miércoles, febrero 14, 2007

Último Día en Las Vegas



Hoy ha sido el último día en la ciudad de Las Vegas y ha sido genial, un día que nos ha dado mogollón de anécdotas y de esos días que nunca olvidas.. te cuento. El desayuno ya te conté que descubrimos que el buffet de desayuno del Hotel Mandaly Bay era lo mejor, comida excelente, variedad para todos los gustos, así que repetimos, no recuerdo todo lo que desayuné: Quiché Lorraine, croissants rellenos de jamón y queso, salchichas, huevos revueltos son salmón, jamón asado a la miel, arroz basmati al jazmín . si, para desayunar...y más ¡Hay que empezar el día con energía!

Luego nos fuimos a que Elena comprase una cámara de fotos, aquí es algo que merece mucho la pena, así que había estado estos días comparando y al final se decidió por una Olympus de 7 megapicseles extraplana que es una chulada y por un precio genial. Nosotros hicimos las tareas y le compramos a Elena (Helem en el blog) su super iPod de 80Gigas con Video, una pasada que me ha dado una envidia :-D Con lo que me gusta el iPod esa máquina es una pasada. Javi se compró un mini iPod que han sacado para deportistas, pequeñito como un sello.


De ahí nos fuimos a Venecia, el Hotel Venetian, que es lo mismo, no entraré en el arduo debate de si es mejor ver la original o esta, tan limpia, cuidada.. pero el caso es que les encantó a Ana y Elena, es el casino favorito de mi madre. El monumental, gigantesco, quizá demasiado recargado. Estuvimos en una galería de arte chulísima porque eran obras de arte pop y sobre Snoopy, nos dijeron que al día siguiente iba a estar el artista allí con los clientes, habría estado bien conocerle. Y despedimos la visita con un auténtico helado italiano :-D


Y ahora, esta historia es de las que sólo nos pasan a nosotros.. Salimos del Venetian camino de Bonanza, la mayor tienda del mundo de souvenirs para que las niñas comprasen algunos recuerdos cuando ... en el carril de al lado había un descapotable con un cámara grabando al coche que llevaban detrás, que se puso a nuestro lado, era un todo terreno descapotable negro, impecablemente limpio y el conductor.. era para verlo, llevaba un traje morado pero iridiscente, que cambiaba de color según le dira la luz, Ana y yo que íbamos en las ventanas le saludamos y el tio nos empezó a saludar, así que empezamos a hacernos gestos cuando nos dimos cuenta que la cámara nos estaba grabando a nosotros, el del coche flojo de risa con nosotros y cuando nos rebasó nos despedimos...... y vimos donde entraba ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Era Steve Wynn!!!!!!!!!!!! 

El dueño de la mitad de Las Vegas, era el dueño del MGM Grand, del Bellagio, del New York New York, del Mirage, Excalibur, Treasure Island, Luxor, Mandalay Bay, Circus Circus, Monte Carlo y ahora del Hotel Wynn (como su propio nombre indica) que te conté que era el hotel más caro del mundo de construir, 7 Billones de dolares!!!! Pues el tio saludándonos y nosotros haciéndole gestos mientras lo grababan, seguro que es para algún documental sobre él ¡¡Y seguro que nos sacan!!

Flojos de risa al ver en la que nos habíamos metido nos fuimos a Bonanza y luego a otro sitio que te lo tengo que contar en otro post, por ser el día que es. Más tarde nos fuimos a comer, volvimos a repetir la Langosta Roja, pero otro en el otro lado de la ciudad y volvimos a comer genial, me pedí un plato de gambas gambas gambas de tres maneras distintas mmmmmmm

Otro momento estelar del día fui que al salir nos fuimos a un Starbucks, al drive thru, que lo piden desde el coche para llevar, pero empezamos a pedir, la que tomaba pedido era una mujer mayor y con nuestro acento no nos entendía, y si decíamos chocolate ella decía mocca... nos fue dando la risa floja y cuando llegamos a recoger el pedido estábamos flojos de risa y seguimos liándola con el azúcar  este es tu café no el mío... montamos una cola de coches esperándonos detrás que llegó un momento que teníamos tal ataque de risa que me tiré medió café encina, Javi la otra mitad por el coche, Ana llorando de risa y Elena que no daba para poder poner orden de lo floja que estaba, ni drive thru ni nada, terminamos parando el coche para dejar de reir y tomarnos los cafés.


Luego nos fuimos al que resultó ser uno de los hoteles favoritos de las niñas, el New York New York, Ana hizo ciiiieeeeeeeennnntos de fotos dentro del hotel, es un casino distinto, más orientado a la diversión no es juego por juego, muy bien decorado, muy bien ambientado en Nueva York, hasta tienen alcantarillas que echan vapor, restaurantes, edificios y hasta una estatua de la libertad a lo Marilyn Monroe. Allí tuvimos otro momento estelar, nos separamos Elena y yo para comprar un regalo y Ana y Javi fueron al baño y nos fuimos a cruzar en medio de una escalera mecánica enorme que unía dos niveles del casino, llena de gente y emoezamos a saludarnos de coña porque ellos nos estaban buscando y claro, íbamos en sentido contrario... empezamos a saludarnos y de repente toda nuestra escalera empezó a saludar a Javi y Ana que se quedaron alucinados y ni que decir que cortadísimos, nosotros oíamos las risas, pero ya nos daba vergüenza darnos la vuelta a ver que pasaba... ¡Que día!


Luego nos fuimos al hotel favorito de Mari, el Excalibur, que es el castillo de cuento que está decorado en plan medieval, allí echamos unos dolares a las tragaperras, hasta Elena, enemiga acérrima del juego terminó jugando. La verdad es que hemos jugado poquísimo esta vez, ni 20 dolares entre todos los días y tampoco se nos ha dado mal, en el Hotel Mandalay Bay eché cinco y salí con 9. Y no nos ha dado ni por una ruleta.

Luego estuvimos en el Tropicana, un clásico en Las Vegas, uno de los primeros casinos fuera de Freemont en el Strip, que es muy distinto a los resorts modernos, es HORTERA, con mayúsculas, las tiendas de ropa son el paraíso de la pedrería y las pieles falsas. Pero tenía algo que teníamos muchas ganas de ver, que nos lo recomendamos Carlos y Gabriela en el crucero del viaje de novios, una exposición sobre el Titanic, con más de 200 objetos rescatados del barco expuestos contando toda la historia del barco, tiene la exposición unas maquetas, un trozo de hielo gigante allí en medio y reconstrucciones de los camarotes, la cubierta, salones.. está genial y lo más divertido es que 
cuando llegabas te daban tu pasaje, en él tomabas la identidad de uno de los tripulantes del barco, un tripulante real: yo era Sir Cosmo Edmund Duff-Gordon, un deportista olímpico de 49 años que viajaba con mi esposa y mi secretaria en primera clase, aunque viajaba con nombre falso por ser un personaje muy conocido, mi esposa era la dueña de una cadena de tiendas de moda en las grandes capitales europeas y Nueva York, por eso viajábamos a la ciudad. ¡Sobreviví! Javi era el Doctor Henry William Frauenthal de 49 años que viajaba con su esposa y su hermano, iban en primera clase. Se habían casado en Francia y volvían de luna de miel a Estados Unidos. ¡Javi sobrevivió! Ana tambien viajaba en primera clase, pero no sobrevivió y Elena era una pasajara de tercera clase y no sobrevivió. Me gustó este juego porque ves las historias reales que hay tras una tragedia como esta. Las listas de víctimas por clases y entre los tripulantes te ponían la piel de gallina.


Luego nos fuimos al "Museo de los M&Ms", donde Ana, como ella dice "perdió los papeles", eran cuatro plantas de objetos relacionados, ropa, juguetes y toooooodos los colores existentes de los M&Ms, todos saben igual, es una tontería, pero a mi me gustan los morados, así que me compré una bolsita y cuando fui a pagarla la chica de la caja me la regaló!!!!!!! Es lo que tiene ser tan guapo jajajajajajajaja Fue un detalle chulo. Ana se compró un montón de cosas, estaba como una niña chica, todo le gustaba. Javi le regaló un penique troquelado con los M&Ms y le encantó, para mi que ha sido de lo que más le ha gustado de Las Vegas :-D


De allí, aparcamos en el casino Paris, que les gustó mucho a las niñas y fuimos a ver la Fuente del Bellagio, y mira que casualidad que vimos el "My Heart Will Go On" de Celine Dion en Titanic, los 4 con el vello de punta, Elena se me acercó en un momento y me decía ¡Que bonito!¡Que bonito! y Ana terminó con las lágrimas saltadas de la emoción. Fue un número precioso. A la vuelta entramos por el Bally's y vimos lo que no habíamos visto en todo el viaje, alguien verdaderamente enganchado al juego, jugadores compulsivos de ruleta que juagaban mas de 500$ por mano, nos quedamos escandalizados, pero eso también es Las Vegas, no sólo lo bueno, esta ciudad tiene su lado oscuro y nada divertido.

Y como no podía ser de otra manera tuvimos un final acorde al día que llevábamos. Nos fuimos a cenar de despedida de la ciudad a un restaurante que había visto en anuncios en otros viajes y quería conocer, se llama Olive Garden, es un italiano. El sitio era una preciosidad, pero nosotros estábamos "con el pavo" bien agarrao. Nada más aparcar, como estaba chispeando y era un sitio así elegantón, salió una chica con un paraguas a recojernos del coche.. pero no nos dimos cuenta del detalle, Ana y yo salimos corriendo del coche chillando y pasamos a su lado sin darnos ni cuenta, me imagino la cara de la chica al vernos pasar chillando... Elena, detrás nuestra, pasó a su lado y la saludó... y siguió andando!!! La chica ya debió pensar que estábamos locos y ni se atrevió a acercarse a Javi. Mientras comíamos hablabamos de las bodas y Javi comentó que a cien dolares por boda desde el coche ganaríen mucho y salto Ana ¿Hacien-do qué?, nos volvió a dar la risa floja y fue a más y a más hasta que la encargada del restaurante se acercó a nosotros para ver si estábamos bien, no estábamos montando un espectáculo ni nada, de hecho estábamos casi solos en esa sala, pero les debió chocar vernos tan flojos de risa, pero claro, le preguntó a Javi que en ese momento estaba en pleno ataque y no acertaba más que a decir "sorry sorry.." entre lágrimas, a lo que más risa nos daba a los demás. Nuestra camarera hablaba español, pero siempre empezaba a hablarnos en ingles y luego iba cambiando al español, no sabemos porque, y me preguntó algo, no me enteré, pero me inventé lo que me había preguntado así que le dije primero que si, luego que no y al final que no sabía.. bueno, que tumulto de risas, llorando a lágrima viva. Sé que estas cosas son difíciles de transmitir, en realidad no hay nada más tonto que esa risa tonta que no puedes controlarte (con Cesar y Mari en Paris tuvimos varios de estos), pero te lo pasas genial. Al final, Javi fue al baño y vino la encargaba corriendo a preguntarnos si estaba bien y se fue ella sola hablando diciendo "Fantastic, faaaaaantastic....". La salida del restaurante no pudo ser de otra manera, intenté abrir la puerta por el otro lado y me estampé contra la puerta delante de todos los camareros y la encargada que estaban allí reunidos y Javi al salir con el coche no vio que una pequeña mediana separaba los dos carriles y casi se estampa, sólo era un bordillo, pero de imaginarnos la imagen vista por los del restaurante del coche pegando un bote saltando por encima de la mediana nos volvió a dar otro ataque.... ¡Y que bien viene la risa! Hoy he dormido como un bebé :-)

Ahora nos vamos de la ciudad, a Ana y Elena les da mucha pena, les ha encantado, salen las dos alucinadas y entienden de verdad nuestra pasión por esta ciudad. Volveremos.. volveremos.


Si quieres viajar a Las Vegas, te recomiendo:
Alquiler de Coches  Las Vegas   Aeropuerto de Las Vegas 

Hoteles a precios baratos y que pagas al llegar http://www.hotelmania.com.es/
Vuelos baratos a Las Vegas http://es.flightsmania.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario