jueves, diciembre 20, 2007

Cena Romántica

Javi se va a Córdoba a pasar la Nochebuena y Navidad y yo me quedo en Madrid, porque suben mis padres... como siempre, que nos hayamos casado no cambia las cosas. Así que para despedirnos le he dado una sorpresa y he preparado una cena romántica para los dos en un sitio que estaba deseando Javi conocer el Thai Gardens, un restaurante tailandés de Madrid, muy conocido, que yo si había estado, pero él no (¡Que no se vaya tanto para Córdoba, así no se pierde las salidas! ji ji ji ji ji ji ji ji ji ji). Así que reservé hace unos días y no supo donde íbamos hasta que no estábamos de camino.


Eso si, como puedes ver en las fotos, antes hicimos una parada técnica en casa de Juana, para desearle Felices Fiestas y despedirse Javi y nos llevamos una muy agradable sorpresa, un gesto precioso por su parte, es que tiene una foto de nuestra boda en el salón de su casa con las fotos de tu familia :-D Es un detalle muy bonito.

Luego nos fuimos a Madrid, al Paseo de la Habana 3, yo estuve en el otro de Jorge Juan, pero ya lo han cerrado por este, que es mucho más grande... corrijo es ESPECTACULAR!! La entrada es entre dos filas de columnas de madera con una escultura dorada al final y el olor a incienso, cuando ya entras un montón de camareros tailandeses uniformados te hacen reverencias y se te llevan los abrigos mientras comprueban tu reserva. Un gong gigante a la entrada (¡¡Que ganas de tocarlo me dieron!!) y muchísimas plantas. Todos los detalles están muy cuidados, la foto de aquí al lado no es del de Madrid, pero es ese estilo, nosotros nos fuimos a la planta de arriba (no fumadores, por supuesto).

Es un sitio muy típico donde ver famosos, si te gusta lo de encontrarte caras conocidas, este es un restaurante perfecto, nosotros nos encontramos anoche a Emma Ozores y la otra vez que fui a Mila Ximénez (ppffffff). Pero es el típico sitio del que hablan en el Tomate y los debates del corazón sobre que han visto allí comiendo a no se cual con no se quien... pero bueno, les alabo el gusto, el sitio es muy elegante y acojedor. Los camareros son super atentos, pero sin llegar a ser cargantes, están a lo que necesites sin tenerlos encima.


Nos pedimos el menú degustación, que es lo típico que se hace en estos sitios exóticos, es la manera de probar mucha cosas, como 10 platos diferentes en pequeñas cantidades. La comida tailandesa es similar a la china, pero más elaborada y compleja de preparar, más picante, para mi gusto (que a mi la comida tailandesa me gusta mucho) lo mejor que tienen son los tallarines, si vas a un asiático y ves los "Pad Thai" en la carta, pruébalos. Son tallarines de arroz al wok, con frutos secos, langostinos y vegetales. El menú fueron cantidad de platos, pero no pude hacer fotos porque me llevé una cámara compacta que no hace fotos en la oscuridad y el sitio es así en plan íntimo, intenté hacer una foto y desistí, así que husmeo por la red para encontrarte fotos del sitio, porque tanto la comida como el sitio en si son muy vistosos.






Este fue uno de los platos que más nos gustó, es pollo preparado de un modo super raro envuelto en esas hojas donde lo terminan de cocinar y está riquísimo, casi no sabes lo que es.


Hicimos una cosa anoche que no había hecho, creo que es justo que se haga, pero al final se me va la fuerza por la boca y me da corte y es llevarse el vino que sobra. Nos pedimos una botella para los dos (Viñas del Vero, últimamente me ha dado la perrera con la Denominación de Origen Somontano ¡Me encanta!), pero no nos bebimos ni la mitad, así que pedimos llevárnosla y nos la prepararon con su tapón en una bolsa y salí todo feliz con mi botella para casa. Muchas veces no pedimos vino por que no nos lo beberemos entero o te quedas con ganas de más pero sabes que una segunda botella será demasiado, los restaurantes deberían fomentar más que te lo puedas llevar, porque así te animas a pedir la botella y luego te la llevas. Pero lo dicho, lo tengo muy claro, pero luego soy un cortado incapaz de pedir la botella, pero anoche lo hicimos y me fui muy orgulloso por ello.

Lo peor del restaurante, el precio, creo que es demasiado caro, el sitio lo merece, pero la comida no es abundante, porque era una cena y no llevábamos hambre, pero si vas a comer a medio día o con un poco de hambre sales buscando un McDonalds, nosotros salimos bien, pero comentamos que te puedes ir con "ganas" y tras pagar una cuenta cara, salir así te sentaría fatal. Yo creo que si lo recomendaría, por la escenografía del sitio más que por la comida en si, que está muy buena, de verdad, pero no es lo mejor, el servicio y el sitio son lo mejor.

Nosotros salimos contentos de la experiencia, Javi por fin lo conoció y tuvimos nuestra cena romántica de despedida a la luz de las velas...

Si quieres ir a este sitio puedes:
Reservar el Thai Garden Online Gratis

No hay comentarios:

Publicar un comentario