sábado, diciembre 01, 2007

Noche de Sidrerías


A veces soy de un inculto de lo flipo, siempre he creído que lo de las sidrerías eran algo Asturiano, no vasco, pues aquí también tienen sus sidrerias distintas a las de Asturias. Anoche nos llevaron a una de las más tradicionales de San Sebastián y la costumbre me pareció curiosísima, era enorme, con grandes mesas corridas, tú llegas y te coges el vaso y te vas a la zona de las barricas, que son gigantescas, tuvimos la suerte que abrieron la parte de las buenas cuando llegábamos para que las viese un grupo y nos las enseñaron. La tradición es que tu vas con tu grupo entre las barricas y bebes, te colocas en fila, se abre el grifo que lanza la sidra a más a un metro y así se escancia la sidra, cada uno de la fila tiene que estar preparado para que la sidra no caiga al suelo. Cada barrica tiene una sidra distinta en función del tipo de manzana y puedes beber todo lo que quieras, tú pagas por entrar, de hecho a tu mesa tienes que ir con el vaso vacío  cada vez que quieres beber te tienes que levantar o bien te pides una botella.



El menú es fijo, cada sidrería tiene su menú propio, a la que nos llevaron ayer era tortilla de bacalao, bacalao con pimientos, chorizos a la sidra y chuletones. A Javi, como no podía comer los primeros, le prepararon una ensalada y un plato de pimientos fritos con cebollita. ¡¡Nunca creí que el bacalao estuviese tan bueno!! Riquísimo, muy fresco y sobre todo la tortilla me encantó. 


Nos lo pasamos genial, sobre todo porque era una experiencia auténtica, porque Koldo y Maider nos contaron que hay otras más famosas para los visitantes, pero esa es de las de verdad, de las que van la gente de aquí.

Yo nunca había oído hablar euskera, creía de hecho que normalmente no se hablaba, sino que era algo más rollo político. Pero si que se habla, nos pareció muy curioso como suena, se habla super rápido y es dificilísimo de entender, nos costó entender algunas cosas, no se parece en nada a ningún idioma que conozca, los sonidos son los del español, pero es su único parecido, es un lenguaje muy curioso. La gente de la sidrería era muy maja, como vieron que no hablábamos euskera nos hablaban en español. Admito que tengo mucha curiosidad, por desgracia, siempre que se habla del País Vasco en las noticias es para algo malo. Así que ahora que estamos aquí vamos a poder ver por nosotros mismos como son las cosas. Y por ahora nos está sorprendiendo y encantando.

Donostia es una ciudad increíble  muy monumental, muy cuidada. La Playa de la concha por la noche es tan bonito, con las islas iluminadas, que se te saltan las lágrimas. Nos dieron un paseo por todo el centro y es una ciudad muy afrancesada, por las grandes avenidas y el tipo de edificio, no es para nada la imagen que traía de lo que sería esta ciudad.

Ya nos han dicho lo que vamos a hacer hoy, una de las cosas que más ganas tenía de ver en el mundo nos lo han preparado con guía y todo y esta noche nos tenemos que poner las mejores galas porque vamos a cenar en uno de los restaurantes más famosos de España, en el restaurante de tres estrellas Michelin de Pedro Subijana... pero no me adelanto, ya te iré cotando, creo que este va a ser uno de los viajes más especiales que hayamos hecho.


Para viajara a San Sebastián recomiendo:

2 comentarios:

  1. Anónimo1:00 a. m.

    euskadi es la gran desconocida. Disfrutar y pasarlo bien.

    Besos prima Helem

    ResponderEliminar
  2. Sí que hay sidrerías en el País Vasco, y es una tradición muy popular para nosotros.

    Para la próxima vez échale un vistazo a este portal:
    www.sidrerias.ws.

    Ahí podrás encontrar sidrerías sin problemas

    ResponderEliminar