martes, enero 15, 2008

Hogar, Dulce Hogar Miami Beach


¡Ya estamos en casa! ¡Estamos en Miami Beach! Y además te escribo ya desde nuestra propia conexión y tenemos teléfono! Y es casa casa... ¿Del viaje que te cuento? Laaaaaaaaargo, muchas horas de avión que fueron cómodas, pero mucha y el último tramo, del Aeropuerto de Filadelfia al Aeropuerto de Miami ya estábamos cansados, así que agradecimos llegar. No hemos visto casi nada de la ciudad de Miami, del aeropuerto a casa, tras recoger el coche de alquiler en Miami y parando a comprar para desayunar hoy.


Esta es una visita rara, porque cuando vas de viajes vas a un hotel que te lo tienen todo preparado, pero esta vez es todo lo contrario ¡¡No tenemos de nada!! Tuvimos que parar por el camino a comprar papel higiénico, porque no veíamos en serios apuros si no teníamos; lo bueno es que cuando llegamos el anterior inquilino se había portado y nos había dejado cosas para este primer día, varios juegos de sábanas, una colcha, vasos y platos de plástico y papel higiénico. Aún así la llegada fue triunfal ¡Como en las bodas! Javi me cogió y me entró por la puerta con estas tres flojas de risa y corriendo a ver todos los detalles de la casa. Temía alguna sorpresa de última hora, pero la casa está muy bien, tendremos que limpiarla y alguna mano de pintura (papá y mamá venirooooossssss!!!), pero estamos muy ilusionados los 5 y nos lo vamos a pasar genial. Ya te iremos contando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario