lunes, junio 16, 2008

Chico listo

Aunque esté feo que lo diga yo mismo, hoy he sido un chico listo, bueno, más bien me considero un chico listo. Después de todo lo hablado estos días de la huelga de transportes hemos ido a hacer nuestra primera compra. Javi tiene que hacer un bodegón para la clase de fotografía, le he echado una mano y hemos pensado que sea de productos naturales, mejor que poner unas figuras o unas flores, que sean productos españoles. Tomates, pan, ajos y aceite de oliva virgen. Así que aprovechando que la huelga de camioneros se muere y en Madrid circulan las mercancías hemos ido al Makro. Y lo dicho... chicos listos, el hipermercado vacío  casi nadie, se ve que todo el mundo hizo las compras y ahora no hay nadie que necesite de nada, así que hemos comprado solos, cómodamente y a precios de antes de la huelga. Es verdad que faltaban algunas cosas (sobre todo leche y alguna verdura) pero de lo demás había era en cantidad.


Hemos comprado varias botellas de diferentes aceites, para las fotos, espero que Javi me deje ponerlas en el Blog. Yo no dejaba de pensar en toda la gente que vimos como locos en los supermercados, de los nervios, pagando precios de locos y pasando estres .. hasta llegar a robarle la comida a Marisol. Estoy seguro que no ha sido nada aislado. Ahora se ha acabado la huelga y me siento eso.. un poco "listillo", sé que está mal que lo diga, pero no hemos gastado innecesariamente, no hemos pasado miedo y no hemos acaparado nada. Ayer echamos gasolina más barata volviendo de Córdoba y no hemos tenido en realidad necesidad de nada que no hayamos encontrado de un modo u otro.



Creo que nos estamos volviendo una sociedad un poco paranoica, demasiado acomodados como para reaccionar con cabeza cuando algo sentimos que amenaza ese "estado del bienestar". No me ha gustado ver a la gente como se ha comportado, hemos sido borregos y hemos pagado un precio muy alto por... humo, nada más que humo, por que en realidad nadie puede decir "pues yo tengo lo que los demás están necesitando" por que no ha dado tiempo a que faltase nada en las tiendas. Me preocupa el día que pase algo y que haya una escasez real o una necesidad. Siempre me he sentido orgulloso de vivir en el país donde más donaciones de órganos se hacen y más sangre se dona, pero ahora veo que no es oro todo lo que reluce y que tenemos que aprender a compartir más y a ser un poco más racionales.


La huelga ha terminado, y no ha pasado nada. ¡Que somos unos paranoicossssss!

2 comentarios:

  1. Siento el retraso hoy en publicar, una mañana de locos y hemos pasado la tarde en la Clinica Ruber Interancional acompañando a una amiga, que su padre está allí siguiendo un tratamiento esperimental contra el cancer de pancreas. Y acabamos de llegar ahora.

    Que por cierto, vaya pijerío de clinica, aquello parece más un centro comercial por los modelitos que se ven. Estábamos en la puerta cuando han llegado dos Mercedes negros llenos de guardaespaldas que no nos ha dado ni tiempo de ver quien era :-) Pero tiene un nivel aquello que nada que ver con los hospitales de Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Será de familia, ya que mis padres tampoco han comprado compulsivamente.
    Y aunque no tengas genes con mis padres, las compras las haceis los 2.

    ResponderEliminar