miércoles, julio 02, 2008

Historias de la Expo

Ya te he contado como ha sido la visita de este fin de semana, la parte "oficial" de la visita, qué hay en la Expo, qué hemos visto, imágenes de todo... ya te lo sabes, pero ahora quiero hablarte de la parte más humana de la visita, contarte alguna anécdota. Este Blog es más que un panfleto de viajes, también eres mi almohada, en la que todas las noches dejo un trocito de mi vida guardado.


Y si hay algo que quiero guardar aquí y acordarme es de las historias bonitas, de los amigos y de las casualidades de la vida, que uno no sabe donde te pueden llevar. De las buenas personas y los sentimientos. Y para hablar de buenas personas empiezo hablándote de Juana, y es que ¡Nos hemos visto en la Expo! No hay nada mejor que ir lejos para volver a estar con alguien cercano. Yo para verla no tengo más que dar tres pasos e ir a su casa o desde el balcón si no quiero ni andar ¡¡Pero vaya ilusión más grande que nos hizo vernos en Zaragoza!! Aunque nos veamos todos los días, eso de estar lejos le da un toque especial a ese encuentro.

Aquí estamos en el pabellón de Dinamarca. Ya sabíamos que estábamos allí, nos mensajeábamos cual adolescentes el viernes, con lo que veíamos y sobre todo donde comíamos y el sábado mientras veíamos la cabalgata del "Circo del Sol" hablábamos por el movil y resultó que estábamos a pocos metros uno del otro viéndola. Así que nos vimos y pasamos un rato juntos, que hace ilusión por aquello de estar fuera de casa. Y nos reimos y reimos.. por supuesto. Conocimos a los amigos con los que estaban allí, que eran muy majos, Angel era el fotógrafo, que también estaba. Y es que da gusto estar con los amigos, estés donde estés.


Y esta foto la pongo por que me ha gustado, te enseñaba ayer las imágenes de una chica que parecía un personaje de dibujos animados por las caras y viendo ahora las fotos me he encontrado esta mía que no se queda muy atrás en expresividad.

La segunda historia que quiero compartir contigo es de una casualidad. No sé si te acordarás de nuestra accidentada vuelta de Miami hace un par de meses (puedes leerla aquí). Pues estábamos el sábado por la tarde agotados, sentados en el suelo del Pabellón humanitario y medio dormidos cuando un chico se acercó directo a nosotros, me quedé un poco descolocado, esto que la cara te suena, pero no terminas de ubicarla. Nos saludó y ya nos dijo que era uno de los compañeros de desdichas de aquel vuelo. Era un chico joven, que viajaba con su hermano y sus padres. Nos había cogido cariño en aquella experiencia y nos vio de lejos y nos reconoció y quería saludarnos. Me pareció un gesto muy bonito, por que admito que yo no tengo tanta memoria y de reconocerlo me habría dado corte acercarme, fue un detalle por su parte. Uno no sabe en esta vida cuando va a volver a encontrarse a alguien.


Y ahora te quiero contar la historia más bonita, de calidad humana, de dos buenas personas. Una historia de lo más simple, pero que te hace confiar en que todavía queda mucha buena gente por el mundo. Hace unos días Lola y Alejandro fueron a la Expo por la noche a ver uno de los espectáculos y era de agua (como no) y Alejandro terminó muy mojado y en Zaragoza por la noche hace frío  Así que fue a comprarle otra camiseta a una tienda, a este de la foto de abajo. Pero cuando fue a pagar resulta que no llevaba encima la tarjeta de crédito y no tenía suficiente en metálico, así que la chica ni corta ni perezosa le dijo: "llévate la camiseta, el niño no debe estar mojado y ya me la pagarás cuando puedas".

¿Cuanta gente cree que haría eso? Que sin conocerte de nada, sin ser la tienda suya, que es una trabajadora y que se la jugaba al confiar en una total desconocida. Pero imagino que se trata de tener principios, de tener valores y ver que lo que importa es ese niño y preferir arriesgarse a tener que pagar la camiseta de su bolsillo o tener una charla con el jefe antes que remorderle la conciencia por haber dejado al niño mojado por la noche. Por desgracia, la mayoría de la gente optaría por lo segundo, por suerte ella es diferente.
Y ahora voy a la otra parte de la historia. Imagina que a alguien le pasa esto ¿Cuanta gente crees que iría luego a pagar la camiseta a alguien que no sabes si vas a volver a ver? Pues en menos de 48 horas Lola ya había vuelto a la Expo sólo para pagar la camiseta y darle las gracias. Para mi, otro comportamiento "chapeau", un gesto de ser una señora, una persona con principios. Tú has confiado en mi, yo te voy a responder. Y el viernes por la noche fuimos además a llevarle un regalo a la chica, Lola y Alejandro, tras pagar la camiseta querían agradecerle sinceramente con un detalle el gesto que había tenido hacia ellos.

Así que llegamos, nos la presentó, una gaditana encantadora y le dio Alejandro el regalo, una pulsera muy chula que el propio Alejandro había elegido en una tienda. Pues la chica se emocionó y empezó a llorar, Lola se emocionó y en un momento todos estábamos con las lágrimas saltadas. En la foto se nota, Javi captó justo ese momento en que las dos, lacrimosas, se abrazaban. Detrás estaba yo también llorando de la emoción, estas historias me pueden, soy muy sensible y me gusta ir encontrando a buena gente por el mundo. Dos personas, desconocidas totalmente, que tienen gestos de nobleza y bondad sin esperar nada a cambio. Citando a Aquarius: El ser humano es extraordinario.

4 comentarios:

  1. Gracias!

    A veces cuando sientes que te falla la gente, conocer estas historias pueden hacerte sumamente feliz

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Se que a veces puedo pensar raro pero cada vez que veo la expo de Zaragoza me pongo un poco de mala leche solo de pensar el dinero que se han gastado en ella. Si pudiera poner un pabellon en la expo pondria cuatro estacas delimitando el terreno y un cartel que pusiera: "Con los 42 millones de euros que me iba a costar el pabellon he hecho miles de pozos de agua en Africa".

    Eso para mi si es un homenaje al agua y a la conciencia social. Me parece una frivolidad. Me gustaria saber la opinion de los miles de niños que mueren al dia en Africa por falta de agua, sobre las esculturas o pabellones de la expo, creo que eso si seria objetivo.

    ResponderEliminar
  3. David:gracias por lo que dices.Sabes que me hubiera gustado estar más con vosotros, haber comido juntos o algo así, pero no podíamos porque estaba todo ya programado y eramos 10.Me sentí mal por ello.No sabía lo del chico que os encontrasteis de cuando el lío del aeropuerto ¡qué casualidad!.Lo de Lola sí y menos mal que todavía hay gente así, como la chica de la tienda y como Lola.Todavía hay mucha gente así.
    Miyami:estoy completamente de acuerdo contigo.Hay tantas y tantas cosas que se podrían hacer por el tercer mundo...De todas formas yo creo que todos los que hemos ido a la Expo, cuando abrimos un grifo, lo vemos de otra manera y poquito a poco nos vamos concienciando.Algo es algo, pero tienes razón.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Sonia G3:45 p. m.

    Bueno vosotros en Zaragoza y yo mañana escapadita de dominguera (aunque es viernes) a Torremolinos beach...lo importante es salir ¿no?
    Por cierto si que todavía queda gente "güena" por ahí.
    Ah! Y sigue la campañá de adopta a una treinteañera (Sabeis que no es mi caso porque yo tengo ejem muchos menos)
    Besos y mucha agua

    ResponderEliminar