miércoles, septiembre 24, 2008

Me gusta como eres

En Estados Unidos lo de la propina es algo totalmente establecido y yo soy un firme defensor de su uso. Sé que desde el punto de vista español, donde no damos propinas, si acaso dejamos las monedas de la vuelta de la cuena, es demasiado dinero dejar un % de la cuenta. Pero en USA es algo totalmente obligatorio, sobre todo en el caso de los camareros, se trata de pagar por el servicio, por que te atiendan en realidad, el precio que tu ves en la carta es sólo la comida, aparte se pagan los impuestos (que nunca aparecen reflejados en los precios, en nada) y luego aparte la propina. Con la propina estás pagándole al camarero su sueldo, cobra un mínimo del restaurante, pero el grueso de lo que gana es lo que le pagan los clientes por servirles. En España esto nos suena rarísimo, por que el sueldo al camarero se lo paga el hostelero... así nos va. Un camarero americano tiene claro que se tiene que ganar el sueldo, así que si no te atiende bien, la propina será muy baja, sin embargo si hace un buen trabajo y tu te sientes bien atendido,serás más generoso con la propina. En general el servicio que se tiene en los países donde la propina está instituida (USA o UK) es muchísimo mejor que donde no se tiene por costumbre, como aquí donde en general el servicio es bastante malo. Al final no pagas más, a nosotros se nos hace raro por que una cuenta tiene tres cosas a sumar, la comida, el servicio y los impuestos, pero si miras una cuenta española verá que has pagado lo mismo, pero aquí nos lo dan todo junto sumado y no vemos los tres conceptos. La diferencia es que allí el servicio lo decides tú, si se lo ha ganado o no.

Tras mi alegato en defensa de la propina... que nada tiene que ver en realidad con lo que te quería contar hoy... te cuento que hay otros casos donde la propina es habitual, basicamente se le da a cualquier persona que te preste un servicio, como una peluquera, taxista, botones, etc. Y una costumbre es que cada mañana, cuando sales de tu habitación de hotel le dejas a la señora que te limpia la habitación unos dolares sobre la almohada o la mesita de noche. No es una costumbre sólo en Estados Unidos, Maider me ha contado que los japoneses también la tienen. Dejas ese dinero como muestra de agradecimiento. Dolar a dolar es una ayuda más para esa persona.

Y de quien te quiero hablar hoy es de Rocio, nuestra compañera de viaje a Miami, amiga desde hace mucho y una de las personas más concienciadas que conozco, una persona extremandamente cariñosa y cuidadosa. Pero que en el viaje me sorprendió, me sorprendió muchísimo, de hecho me emocionó mucho el gesto que tuvo hacia la señora que limpiaba su habitación (lo habitual es que te dejen una tarjeta con su nombre por si tienes que localizarlas que sepas como se llama). En realidad a esa persona es muy raro que la veas, ellas (son toda mujeres, que las vimos) trabajan cuando los huéspedes están en el parque.

Una cosa que no conté durante el viaje es que Antonio y Rocio, tenía una puerta que conectaba su habitación con la nuestra, unas habitaciones siamesas, solíamos tenerla abierta y nos pasábamos de una habitación a otra, una mañana salía yo por su habitación a la calle, cuando vi que Rocio dejaba una nota sobre la cama, creí que se trataría de una nota para la camarera de la habitación podiendole algo. Esta curiosidad malsana que suelo tener hizo que me acercase a ver que necesitaban, cuando me encontré esta nota:


Me quedé de piedra, me emocioné mucho. Nunca se me habría ocurrido, ni en un millón de años un gesto tan bonito como este, dejarle un mensaje a la camarera dándole las gracias ademá del dinero, tan atento y tierno hacia una persona completamente desconocida, por que nosotros no la vimos nunca. Pero creo que Rocio demostró una atención hacia esa persona, una muestra de cariño tal que me dejó emocionado, le pedí permiso para tomar la foto. Espero que la mujer a quien iba destinada la nota la entendiera y la valorara como la muestra de cariño que representaba. Ha tenido suerte de tener una huesped como Rocio.

Como estábamos en Disney World, puedes pensar que Rocio se dejó llevar por ese espíritu Disney y por eso hizo eso, pero estoy convencido que Rocio es así de especial siempre, con todo el mundo. Yo siempre he creido que a las personas no hay que juzgarlas por lo que dicen, sino por lo que hacen, por eso hoy puedo decir: Rocio, me gusta (mucho) como eres. Por simple y sencillo que sea, nunca he visto un gesto más claro de calor (y valor) humano.

5 comentarios:

  1. Antonio Bueno1:11 p. m.

    Qué puedo decir de mi niña... Es la mejor :D Muac !!!

    Saludos a tod@s

    PD.: Hoy mi niño cumple 17 años. Toma castaña!!!

    ResponderEliminar
  2. Ese Larry!!!
    Felicidades!!!!
    Ya casi vota!!!! Que bien!!

    ¿Que vais a hacer para celenbrarlo?

    Un abrazo para los 4!!!

    DVD

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:01 p. m.

    Hola a todos, ya estoy aquí denuevo, ayer me fué imposible escribir el comentario, pero para que supierais que estaba con vosotros te mándé un correo a la direccion que pone en el perfil.

    Me encanta el detalle de Rocio, la gente que estamos trabajando con pùblico generalmente cuando se ponen en contacto con nosotros suele ser para decirnos que no hacemos bien y las pegas en general, por eso cuando alguien te dice lo bien que has hecho tu trabajo , te hace sentirte fenomenal y me motiva a seguir haciendolo.

    Un beso muy fuerte a todos,

    Patricia

    ResponderEliminar
  4. Yo sólo he visto a Rocío dos veces en mi vida, pero sin duda no me ha extrañado nada este gesto, parece que le pegue tanto!

    Soy de las que opinan que si fuésemos por la vida de una manera más agradable y cordial hacia los demás, el mundo sería un lugar mucho mejor

    Besos mil

    ResponderEliminar
  5. Hola Patricia y Anita!

    Que razon teneis las dos, en estos momentos estoy colorado de vergüenza como madrileño. En el programa "El Intermedio" de La Sexta han hecho un experimento y han dejado una bicicleta en la calle a ver cuanto tiempo tardaban en robarla y en Madrid la han robado dos veces en menos de cinco minutos... ¡Que asco de gente! No me imagino ir por la calle y robar una bicicleta...

    A favor, A Coruña, no la han robado ni una sola vez.

    Un abrazo

    DVD

    ResponderEliminar