jueves, octubre 23, 2008

Thor, el viajero

Una de las mejores cosas de este fin de semana ha sido tener a Thor con nosotros en el hotel, una grata experiencia para él y para nosotros. Nunca habíamos estado en un hotel donde permitieran perros y menos nosotros con él, es super raro eso de ir por los pasillos con él, o en recepción, hasta en la cafetería, que la gente te mirara raro, como si estuvieras haciendo algo malo.

El hotel, que se llama "Hospedería" por seguir el concepto clásico de hospitalidad en los conventos, es en realidad un moderno hotel, un hotel cómodo y con muy buen gusto. Tiene 3*** en teoría, por que los curas no querían algo ostentoso, así que han preferido algo aparentemnte más discreto que los hoteles de lujo o 4****, pero en realidad es un hotel de cuatro estrellas por los servicios que tiene y sobre todo por el tamaño y comodidad de las habitaciones.

En recepción a nuestra llegada, con los dos perros, Thor y Humo por allí correteando. Sobre Thor se notaba poco acostumbrado, Humo si ha estado más veces y está como en casa, pero Thor lo olfateaba todo y lo miraba todo con curiosidad.


Aquí me tienes auto fotografiandome en el cristal del mostrador de recepción, era un cristal grande y se me ocurrió esta idea, también como ves al perrito apoyado en mi, no pierde oportunidad para hacerse el mimoso.


Esta foto me gusta mucho, Humo estirando su correa desde el despacho del director hasta la puerta, pero si te fijas, se refleja en el cristal del mostrador, de modo que la cuerda parece que llegue de nuevo a sí mismo.


Aquí están los dos locos corriendo por los pasillos, es verdad que se han portado genial, no han ladrado nada, que podrían molestar a otros huéspedes  que nadie más llevaba perro, sólo estaban estos dos en el hotel. Pero a Thor se notaba que le gustaba la experiencia y siempre iba donde iba Humo.



Y lo que te decía de las habitaciones, que son muy grandes, muy cómodas, las camas comodísimas, su tele de plasma, su ducha de agua potente, como a mi me gusta y los productos de baño de L'Occitane.

Todo el hotel, desde la recepción a todas las habitaciones está decorado con fotos antiguas del santuario y la hospedería. La compañía hace mucho, la verdad, pero uno de los hoteles en los que me he sentido más cómodo de toda mi vida y tener a Thor allí ha tenido mucho que ver, ojalá pudiera ir a todos.

2 comentarios:

  1. Anónimo3:43 p. m.

    El hotel se ve muyyy chulo!!!
    Que sueeeeerte haber podido llevaros a Thor.....
    Yo tengo una gata que se llama Lola, tiene un año y medio y es de raza "callejera". Es la niña de mis ojos, pero no me la puedo llevar a ningun sitio, por que con lo loca que está, es capaz de escaparse y perderse y a mi me daria un ataque si le pasara algo. Ahi que ver como se quieren....son uno mas de la familia, por lo que no me estraña que disfrutarais tanto al poder llevaroslo con vosotros.

    Besitos Manuela

    PD- No puedo entrar con el nombre

    ResponderEliminar
  2. Hola Manuela!

    A los nenes se les quiere mucho, son de la familia. Y es una pena que uno no pueda ir con ellos a más sitios.

    Un besazo,

    DVD

    ResponderEliminar