martes, diciembre 02, 2008

Restaurante Rubaiyat

El sábado por la mañana estábamos Javi y yo tontones, teníamos la esperanza de que al final no operasen a Thor, así que fue un mazazo que al final si le vayan a operar. Thor en su mundo no se entera, pero nosotros si que estábamos afectados, así que le dije a Javi de salir a comer. Nosotros salimos mucho, no voy a decir lo contrario, pero solos los dos, en plan comida romántica son realmente escasas, por que como siempre salimos con nuestra gente, al final no tenemos tiempo para nosotros dos. Los de American Express, siempre atentos a nuestras necesidades (yo creo que nos espían) nos enviaron esta semana una guía con los 30 mejores restaurantes de Madrid. Así que con el libro en la mano nos decidimos por uno, siempre vamos a los mismos sitios que ya conocemos o a los que nos recomiendan, por lo que al final terminas repitiendo siempre, ya es hora de investigar nuevos sitios. El elegido: Restaurante Rubaiyat, un restaurante brasileño que recomiendan por la excepcional calidad de sus carnes.

La elección fue por eliminación, yo quería ir a un vietnamita y Javi a un italiano... a mitad de camino: Brasil. Rubaiyat es uno de los mejores restauranes de Brasil que abrió este en 2006 en España con ese aval, se le llamaba "la catedral de la carne" y ha ganado cantidad de premios a la excelencia en servicio y por la comida.

Yo por el servicio tengo que decir que genial antes de sentarme a comer, que eso es tema aparte, como te puedes imaginar. Lo primero es que llamamos para reservar y sin problemas, muy amables y eficientes ya l llegar aparcacoches, que es una gozada, sobre todo por que está en una zona del centro que es casi imposible aparcar. (¡Mira que guapo y que elegante iba yo!)

El local es una mezcla de los rústico con lo minimalista, rústico por que todo es de madera, todo el local y poco más, lo que tienes a la vista es la madera de la que lo hacen todo (espectacular la bodega) y llamativas las mesas, por que son una "loncha" de arbol (Ipé) con patas, las sillas de cueron muy cómodas y las paredes decoradas con fotografías.

Nada más entrar te llevas una gran impresión por que lo que se ve es toda la cocina, pero toda toda, es como una pecera gigantesca de cristal donde ves a todos los cocineros, que son cantidad trabajando. A mi personalmente me gusta mucho eso de ver la cocina, por que es un síntoma de que hacen las cosas bien, sino la esconderían.


Lo otro genial es que la zona de fumadores está realmente separada de la de no fumadores, así sales atufando a humo, pero de leña no de tabaco. El sitio es muy auténtico en eso, gran parte de la comida te la sirven con brasas y con las de la comida que se prepara allí mismo sales que podrías hacer saltar una alarma de incendios.

Nada más sentarte tuvimos nuestra anécdota: ¡Catetos saliendo del pueblo! Al darte la carta un ayudante de camarero sirve esta fuente de la foto de debajo con entrantes, coloca las salseras y nos dejó unos vasitos junto a los platos, estaba caliente y humeaba, lo olimos y olía a carne... pensamos: será salsa para acompañar la carne. Pero es ya la sensación de: lo estoy haciendo mal, miramos otras mesas y nadie lo tenía. Estaba caliente como para ser una salsa, además la carta tiene pescados, así que es muy apresurado servir una salsa de carne. Pero por otro lado el vaso era muy grandecito como para ser un entrante tipo "chupito" como otros sitios, olía muy rico y lo probé, estaba riquísimo, pero yo me imaginaba la escena desde fuera: Mira ese bebiéndose el aliño de la comida... Así que al final, haces de tripas corazón y le preguntas al camarero que qué era y si, era una crema de entrante, crema de frijoles negros. ¿por qué estos sitios tan finos no tienen manual de instrucciones?

Como ves en la foto de arriba, todo tiene una pinta estupenda, se nota sobre todo la calidad de los productos, es una barbaridad, los sabores que tienen. Lo amarillo del medio del plato es una tortilla de patatas con pimientos rojos, de ahí el color, que yo al verla pensé que era una mouse. Lo mejor lo de arriba de la foto, los rollitos de queso y salmón ahumado.



Tras el ayudante que traía estos entrantes vino otra chica con una cesta de panes y nos los "recitó", esas cosas deberían darlas por escrito, la variedad hacía que fuese muy difícil decidirte, en mi caso pan de ajo y fue un acierto, se notaba que el pan estaba primero recién horneado y luego recién tostado, untado con mantequilla de ajo. Pasó muchas veces más durante la comida, y aunque yo soy de ir probando las cosas, me había gustado tanto que me lo pedí siempre. Javi pidió pan de mantequilla, que estaba muy suavecito.

De entrantes, mollejas, que me vuelven loco, a Javi no le gustan, así que por él pedimos una provoleta (queso a la parrilla) que acompañaba muy bien. Y para compartir esta "torre de tomate y mozzarella" que estaba deliciosa por lo finito que estaba todo cortado.

El restaurante tiene dos formas de comer, tienes comida a la carta o buffet libre, miramos el buffet y tenía muy buena pinta, casi todo carne y mucha gente lo estaba haciendo. Pero era nuestra primera visita al lugar, teníamos curiosidad y sobre todo era una comida romántica, no apetecía estar levantándose, así que dejamos el buffet para otra visita y pedimos a la carta. Yo un "Ojo de ternera" que es una especi de chuletón y Javi un solomillo. Lo curioso eran las patatas de la guarnición, por que eran infladas, como las ves en la foto, eran unas cortezas de patata, muy delicadas, nunca lo había visto, lo llaman "patatas souflé".

Además de las patatas las carnes se acompañan de esta bandeja de verduras asadas. La verdad es que es un sitio del que sales lleno, un sitio moderno, pero de comer comer bien, sin milindreces, las raciones son generosas sin pasarse. Y lo mejor la calidad, la carne que se sirve se trae de Brasil, donde el restaurante tiene una gran finca y cultiban todo lo que se sirve, las terneras son de una raza japonesa y son el único restaurante de España que las sirve.

Pese a comer tanto nos nos resistimos al postre, los vimos pasar y se te iban los ojos detrás, así que caimos con algo. Además te ponen dos botellas de orujo y licor de hierbas, que nos tomamos unos chupitos "digestivos", aunque con el vino que nos habíamos pedido (la carta de vinos tiene más de 200 vinos diferentes), que fue nuestro querido Enate de Somontano, terminé un poco achispado, por decirlo finamente.

El sitio fue todo un éxito, entiendo perfectamente que sea uno de los mejores restaurantes de Madrid, poco a poco queremos ir probando todos los de la guía, aunque sea uno al mes, hay que darse un capricho e ir conociendo sitios nuevos.

5 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta y la verdad es que tenéis razón, hay que darse una alegría de vez en cuando que a veces hay que desconectar de la rutina diaria

    Por cierto, ¿de que operan a Thor?, de lo de la caída, de la pata?

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:07 p. m.

    David me has hecho engordar solo con ver las fotos. Dile a Javier que me ha llamado tito Lorenzo y me ha dicho que le diera un abrazo de parte de todos por su santo. Lo escribo por si se me olvida cuando hable con el Victoria

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Javi por tu santo, me he acordado porque es tambien el de mi hermano, porque si no, yo tengo muy mala memoria. Estais muy guapos los dos en las fotos, un besito.

    ResponderEliminar
  4. Vale, este año me había acordado del de David, pero el tuyo no lo sabía, en todo caso: Feliz, feliz en tu día ... amiguito que Dios te bendiga .... jajajajajaja

    Feliz día de tu santo

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todos!

    Javi ha leido los mensajes, pero hemos tenido un dia de locos en la oficina y no ha podido contestar. Y mi sorpresa que Santo, que le iba a invitar a un sitio... se ha ido al garete por que hemos salido a las mil de la oficina.. otra vez será.

    Un abrazo

    DVD

    ResponderEliminar