miércoles, enero 28, 2009

Medio día en El Alma

Cristina nos tiene clasificados como clientes nocturnos del Alma, pero la verdad es que tenemos una honrosa excepción, el día que conocimos el restaurante, que era denoche, empezó nuestro feeling con el sitio y estando allí reservamos para volver a comer al día siguiente, que nos volvíamos a Madrid con mis padres y estábamos deseando que conocieran esa pequeña joya de sitio que acabábamos de conocer ¡Quien nos iba a decir a nosotros que terminaríamos así!

Durante el viaje nos han hablado mucho de la famosa tortilla de patatas del Alma, algo que ni nos imaginábamos, siempre piensas en productos más exóticos que una tortilla de patatas, pero teníamos mucha curiosidad, así que hemos aprovechado el último día que teníamos en Córdoba, que era martes, nos fuimos a ver a Cristina y Javier, esperando tambien ver a Mario, que la verdad es que despues de estar una semana juntos, se les echa de menos.

Ya como nos conocemos llegamos y le dijimos a Javier "Danos de comer.." directamente en sus manos, por suerte (para nosotros, claro) el restaurante estaba tranquilo y pudimos pasar casi todo el rato juntos.

Tras la tortilla de patatas, que tiene muy muy merecida su fama, repetimos tortilla, es que no podía ser de otra manera. Luego de entrantes un queso de cabra a la parilla sobre berengena.

Una loncha de foie para cada uno con gelatina de Pedro Ximenez, con manzana a la parilla.. una delicicia y nuestro entrante favorito del restaurante.

Y para el nene un tartar de atún rojo, especialidad del restaurante como sabes y mi plato "fetiche", pocas veces uno está comiendo algo con mayor certeza de estar haciendo algo estupendo no solo por su estómago, sino por la salud, es un plato ligero y muy sano.... ¡Y riquísiiimo!

El tartar es atún crudo cortado en trocitos mezclado con especias (no picante para no matar el sabor del pescado, que es muy muy suave) y vegetales para potenciar el sabor. Estoy seguro que un nutricionista aplaudiría un plato como este.

Javi, el sano de la familia comió una parillada de verduras, uno de sus platos favoritos. Es el típico plato que se pide el día que está lleno o le apetece algo saludable.

Tienen una forma muy buena de hacerla, con espárragos verdes, setas shiitake, tomate, pimientos de colores, berengenas, endivias, puerros y más.

Nos lo pasamos muy bien, aunque nos quedamos con las ganas de ver a Mario que salía más tarde del colegio, pero nosotros ya teníamos que irnos a Madrid. Nos alegró mucho pasar un rato con ellos, que nos sirvió para recordar cosas del viaje y contarnos mutuamente como ha sido la vuelta. ¡¡Y probar la famosa tortilla!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario