viernes, abril 17, 2009

Microayudas


Cuando era sólo un niño gané un concurso sobre redacción (un hecho biográfico poco conocido y sé que sorprendente) sobre como deberíamos ayudar a la población de los países del tercer mundo a salir de la pobreza. Yo era sólo un niño, pero ya creía que lo mejor era ayudarles a trabajar, no sólo darles de comer. Mi texto que gustó mucho (mi madre tiene la medalla de oro en algún sitio) y mis padres se lo enseñaron a un amigo que trabaja en Naciones Unidas y les dijo que lo que yo proponía era justo lo que se estaba ya haciendo, el niño había descrito perfectamente una solución en la que se trabajaba. Han pasado más de 20 años de aquello y todavía hay mucho por trabajar en los países del tercer mundo, pero yo sigo creyendo que esa es la manera de ayudar, de verdad.


Nosotros colaboramos con una ONG que trabaja en África, pero se basa en el otro gran pilar del desarrollo, la educación, es un colegio para niñas. La buena formación creará personas capacitadas y preparadas para trabajar, pero aun así siguen necesitano nuestra ayuda para poner en marcha sus recursos. Siempre he buscado mejores maneras de ayudar, somos personas afortunadas y podemos ayudar a los que no lo son tanto, pero no siempre es fácil encontrar una ONG de confianza y que trabaje bien, que el dinero que das sepas a ciencia cierta que va para el destino... pero nunca he dejado de buscar formas de ayudar.

Hace unos días encontré la ONG perfecta, ese niño que hay en mi, el que escribió aquella redacción, encontró la via de poder ayudar a quienes lo necesitan y no dándoles de comer, sino ayudandoles a trabajar y Javi y yo nos hemos volcado en ello.


¿Sabes lo que es un microcrédito? Funcionan en los países del tercer mundo, una persona que necesita algo de dinero para poner en marcha un negocio o para mejorar el que tiene, como comprar un carro, una maquina de coser, un arado, un burro, semillas para el campo o fertilizantes... cualquier cosa, pero que son en realidad pequeñas cantidad de dinero o un grupo de mujeres que quieren poner un taller de costura o montar una tienda.. cosas de este estilo en personas pobres que nunca serían escuchadas por un banco tradicional, lo piden a una ONG de microcréditos, le dejan el dinero y tiene un plazo para devolverlo, el dinero no es donado, es prestado, en un tiempo el dinero se devuelve, pero no tiene que pagar intereses y las condiciones son muy benevolentes, que no ahoguen a la persona. Así esa persona compra lo que necesita y pone en marcha su negocio para sostener a su familia sin depender de las ayudas humanitarias y así se genera riqueza en los países que más lo necesitan.


Pues esas ONGs locales que dejan el dinero tienen, logicamente, unos recursos muy limitados, pues hay una ONG americana que se dedica a buscar dinero para estas ONGs. Lo bueno que tiene es que el dinero que das es para una persona en concreto y le llega el 100% de lo que das, es como si tu se lo dejases a esa persona, tu elijes a quien se lo quieres dar según tus propios criterios personales. La cantidad que tu quieres o puedes prestar la elijes tu, no hay nada fijo mensual, lo das cuando quieres y a quien quieres. El dinero se reutiliza para ayudar a más gente, lo puedes recuperar si quieres cuando te lo devuelve la persona, pero nosotros nos lo hemos tomado como "donado" para cuando nos lo devuelvan prestarlo a otra persona y así en cadena siempre, que un mismo euro sirva para ayudar a mucha gente, nuestra intención es ir añadiendo cada mes algo más para que crezca y poder ayudar a más gente.


La ONG se llama KIVA, es la que se encarga de recoer las peticiones de la gente de los países del tercer mundo a través de las ONGs locales y los pone en la red, tu puedes ver todas las personas que estan pidiendo y para qué, a través de la web creas una cuenta a la que transfieres dinero y lo vas prestando como quieres y luego te es devuelto.


El dinero se transfiere por Paypal o con tarjeta de crédito, el problema es que la web es en inglés, digo esto por que se lo comenté a mi madre y quiere colaborar tambien, Conchi también ha dicho que quiere colaborar y seguramente Pepi. Si tú tambien quieres, puedes crear una cuenta en la web o bien habla conmigo para que lo deposites si quieres a través de la cuenta que he creado a nombre del Blog. La idea es ir poniendo los nombres de los que vamos participando y que sea algo de todo el que quiera. El mínimo son 25€, cuando se deja dinero se hace una pequeña donación para la ONG americana para su mantenimiento, que me parece lógico. Al ser de USA no sirve para desgrabar en España, por si alguien se lo quiere desgrabar, eso sólo vale para las ONG de España. Aqui puedes ver la ficha de la cuenta del Blog.

Dicho esto, que me lo había pedido mi madre, Javi y yo pensamos a quién ayudar, son tantas personas que piden cosas que realmente necesitan, que te gustaría poder ayudarlos a todos, decidimos que ayudaríamos a mujeres, por que por desgracia son las que peor lo tienen, incluso en los países más pobres son ellas las que se llevan la peor parte, así que nuestra ayuda iría destinada de principio para mujeres, empezamos a ver y seleccionamos una cada uno:


Te presento a Antoinette Kao, tiene 40 años y es de Togo, en el África subsahariana, ella mantiene a su familia con su vieja máquina de coser, pero es muy limitada y necesita una máquina nueva que le cuesta 1.175$ para mejorar en su trabajo. Ha sido la elección de Javi. Te la presento en primera persona, como haré con las demás por que ahora formamos parte de la vida de estas mujeres y ellas forman parte de la nuestra, tienen cara y nombre, las conocemos, no es una ayuda anónima. El dinero es únicamente para ayudarla a poner en marcha su negocio, no se permiten las donaciones.




Te presento a Minda Angulo, tiene 46 años y es agricultora, heredó de sus padres dos hectareas de un campo de arroz del que viven ella y su familia, tiene 5 hijos y quiere que estos estudien, pero las tasas en Filipinas son muy altas, por lo que necesita 325$ para poder comprar dos cerdos y poner en marcha una explotación de carne para complementar lo que genera con el cultivo, también para comprar fertilizantes. Minda ha sido mi elección por que creo que la ayuda es doble, la ayudamos a ella a que saque adelante su negocio y a su vez colaboramos con que sus hijos se eduquen, lo que en un futuro será mejor para su país.



No nos queríamos quedar ahí, hemos estirado lo que podíamos hacer, así que en nombre de la empresa decidimos ayudar más. Ella es Nemia Medida, también es de Filipinas, también es granjera, tiene 36 años y tres hijos. Necesita 275$ por que sus tierras ya son poco fértiles, necesita comprar fertilizantes para mejorar la cosecha y dar de comer a su familia, así como comprar mejores herramientas de trabajo. Como ves son ayudas pequeñas, pero tú no tienes que dejárselo todo, tú le dejas lo que puedas y entre todo el mundo van dejándole hasta completar la cantidad total, que luego KIVA le transfiere a través de la ONG de microcréditos local, la colaboración es de muchas personas distintas de muchos países distintos. Eso si, ni Nemia Medida ni los demás "emprendedores" que es como se llaman los que piden estos microcréditos, saben quienes les han dejado el dinero.



Y finalmente, en nombre del Blog, decidimos hacer otra aportación más y buscamos para ello un grupo de gente, como lo somos nosotros. También se puede prestar a grupos, gente que va a montar un negocio junta, el dinero se presta individualmente y luego lo van devolviendo con el compromiso de que si una persona falla lo suyo lo devuelven los demás.


El grupo que seleccionamos es este de señoras de Uganda, con Harriet Nkoyoyo a la cabeza, tiene 44 años y es madre soltera de 3 hijos. Quieren montar un taller de ropa para niño y mujer, se dedican tanto a la fabricación como a la venta de la ropa. Están pidiendo $4,875 para poder comprar más ropa y materiales para fabricar y mejorar su capacidad de producción y venta.

Como ves y lo que me gusta, por que va más con mis ideas, es ayudar para trabajar, ayudar a mejorar a personas en condiciones difíciles y luego esa ayuda se re-invierte en ayudar a otras personas. Es una cadena de ayuda, nosotros lo que hacemos es poner el primer eslabón.

La ayuda tiene cara, estás viendo a quien estás ayudando, es algo directo, estás implicado en la ayuda, no es una donación anónima que no sabes como se usará, sino que sabes que los hijos de Minda Angulo podrán ir a estudiar gracias al trabajo de sus padres y estos podrán trabajar por que tú les has ayudado a comprar fertilizantes. Hay muchas maneras de ayudar a la gente que lo necesita, esta es una y creo que muy buena. Te recomiendo que veas la web, que veas a estas personas que están pidiendo y para qué haz click aquí.

Hoy no me siento como un adulto que se siente responsable y echa una mano a quien más lo necesita, sino que vuelvo a ser ese niño que quiere ayudar a construir un futuro mejor.

2 comentarios:

  1. David, me ha encantado este tema. Sabes que yo colaboro con 7 ONGs y porque no puedo más, que si no...
    Los que tenemos más de lo que realmente necesitamos, estamos obligados, sí, obligados, a ayudar a los que no tienen casi nada. Eso es lo que yo pienso. Personalmente, no podría dormir en paz sabiendo que puedo ayudar y no lo hago. Gracias, chicos y un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:40 p. m.

    Pues ojalá hubiera ese tipo de cosas para España, donde también hay gente perdiendo sus casas, sin trabajo, sin ingresos de ningún tipo. Pero aquí no hay nada.

    ResponderEliminar