domingo, mayo 03, 2009

¡Vivan los Novios!

Este fin de semana como ya sabes veníamos de boda a Córdoba, se han casado Ada y Jose, que como otros muchos novios han tenido que cambiar su Luna de Miel en el último momento, por que se iban a Ribera Maya y al final lo han cambiado por Punta Cana, de lo que nos enteramos en la misma celebración, por que sino volvemos a hacer lo del regalo en dólares otra vez je je je je je Pero habíamos hablado con ellos hace un par de días y nos habían dicho que no sabían si se irían a Grecia, por eso no nos arriesgamos. Tengo pocas fotos por que el iPhone no hace bien las fotos con poca luz y no pude hacer fotos en la recepción y sólo en la mesa de la cena y cuando llegaron los novios nos pusimos a hablar y se me olvidó hacer fotos, pero iban los dos muy guapos!!!!

Nos lo pasamos muy bien, fue una boda rara, por que éramos muchísimos invitados, no sé si Ada me lo dijo en serio o bromeaba, pero había más de 400 invitados. Yo nunca he estado en una boda con tantísimos invitados, así que pasé la noche y no vi a casi nadie más allá de nuestra mesa. Nuestra mesa fue la más divertida, aunque eso pensarán todas las mesas, claro, estábamos con Miguel y Rosa, Jose y Esperanza, Rafa y Pili, Carlos, Jesus, Javi y yo.

He sido fiel a mi palabra en una cosa, pero me he terminado arrepintiendo. Como ya sabes yo no soy católico, soy ateo, en mi familia no hay nadie creyente, ni en la paterna ni en la materna, así que tengo poca experiencia con misas. Desde que conocí a Javi si que he empezado a ir a las misas de las celebraciones de su familia que si son católicos. Pero la verdad es que no me siento cómodo dentro de una iglesia, me es un rito ajeno y la mayoría extraño, me merece todo el respeto del mundo, como cualquier otra creencia, pero no es lo mio y me he sentido siempre fuera de lugar. Imagina para una persona que no tiene ni idea de religión, que no cree y de repente, le metes en una misa, todo me suena raro. Y la verdad es que me cansé, en la última boda decidí que era punto final, se habían acabado las misas para mi, con la salvedad de que la persona que lo celebre me lo pida por que le haga ilusión, entonces si que entraré. Aunque imagino que, en realidad, no quieres tampoco tener a nadie incómodo en tu celebración, si no es necesario. Por ejemplo Miguel y Rosa si que me han pedido que esté con ellos en el bautizo de su hijo y si que voy a entrar, claro que tambien, Javi y yo somos los fotógrafos del bautizo y desde la puerta las fotos se van a ver raras :-)))
Como te decía, ya no entro a más misas, luego participaré con la familia la familia en la celebración, pero esa parte me la salto. Así que no entré a la misa de la boda de Ada y Jose... ¡Y me he arrepentido! Ellos pertenecen al "Camino Neocatecumenal", lo que se conoce como Kikos, que son un grupo (no sé muy bien como llamarlo) dentro de la iglesia católica y tienen sus propios ritos, que yo desconocía. Yo no soy creyente, pero soy curioso y no tendría nigún inconveniente que entrar en una celebración de cualquier religión, por que me gusta ver como las personas viven la religiosidad, desde el respeto, claro. Pues la cermonia de la boda, todo el mundo coincide, que fue "diferente", no se parece a las misas católicas tradicionales, esta es más festiva, aunque duró más de una hora y media y no sé yo si mi curiosidad habría durado tanto. Pero me lo contaron todo luego con detalle y me habría gustado verlo.
La comida estuvo muy bien, los entremeses los vimos poco durante la recepción, pero fue más culpa nuestra, por que estábamos el grupo de primos en un lado y estuvimos aparte hasta que entramos a la cena, se pasaron algunos camareros pero imagino que entre tanto invitado es difícil fijarte en un grupo en concreto que está alejado.

Eso si, lo mejor, el sitio, espectacular, un cortijo muy grande llamado "Dos Fuentes" a las afueras de Córdoba. Tenía unos jardines preciosos, con fuentes y lo tenían muy bien preparado, había personal que te iba guiando cuando llegabas con el coche hasta el aparcamiento. Otra cosa que me gustó es que las mesas en lugar de números, tenían nombres de flores, nosotros estábamos en la mesa Jazmín, me pareció un detalle muy chulo.


Empezamos la cena con una sopa de melón con jamón, melón verde, que a mi me gusta mucho, aunque le habían echado azúcar  que yo creo que no la necesitaba, de todos modos me gustó mucho la sopa. Luego siguió un lenguado con una crema sobre champiñones y gambas que estaba muy bueno, aunque la verdad es que teníamos el debate si realmente era o no lenguado por que era una pieza bastante grande y el lenguado suele ser pequeño, de todos modos estaba muy rico, a mi fue lo que más me gustó. Después un sorbete de piña y una carne, un solomillo con timbal de patatas.



El postre... los novios fueron muy valientes, por que eligieron un helado de higos sobre una galleta de masa quebrada. Es un postre que se sale de lo habitual y un sabor, el de los higos también arriesgado. Para la mayoría fue sorprendente, pero en mi caso que me encantan los higos, me chifla el uso de los higos en la cocina, me relamí, el postre me encantó y no me comí el de Javi, que no le gustan los higos, por vergüenza, era algo verdaderamente original. Lo tienes aquí debajo.

Hubo un "postre bis" con unas brochetas de frutas para el centro de la mesa, para quien quisiera antes de ir a otra zona del cortijo donde hubo un disk jockey y barra libre. Nosotros estuvimos sólo un rato, por que se hizo bastante tarde y nos fuimos a descansar.

Y el detallazo, una de esas cosas que parece que las hayan hecho para ti, fue el regalo que dieron los novios, en este caso a nosotros nos lo dio Jose. En los regalos de boda no hay recetas, creo que todos al casarnos queremos ser originales y que lo que regalamos sea algo que guste a los invitados y tengan un grato recuerdo, conmigo acierto 100% ya que regalaron botellas de aceite de oliva de Carbonell. Me parece un regalo que es algo práctico y saludable.

Yo por resumir, felicito a los novios, por que la celebración estuvo muy bien. Yo personalmente me lo pasé muy bien, por que no me sentí obligado a asistir a algo que no me apetecía, pero pude celebrar con todos la boda igualmente y por que la mesa que estábamos fue muy divertida, familia que son amigos y que estuvimos muy a gusto.


No quiero terminar sin felicitar a nuestros amigos Rocio y Alfredo, que también se casaron, que no pudimos ir a su boda por que nos coincidió con esta, pero nos habría gustado mucho estar con vosotros en vuestro día. Espero que todo saliese muy bien y que os lo pasaseis tan bien como nosotros. Espero que os lo paséis genial en Canarias y cuando volváis tenemos que reunirnos para celebrarlo con nosotros.
Felicidades a ambas parejas :-)


1 comentario:

  1. Felicidades a Rocío y a Alfredo y que lo hayais pasado muy bien.
    Besitos, chao.

    ResponderEliminar