miércoles, junio 03, 2009

¡Cuidado con el móvil!

Hoy voy a hacer algo nuevo y es contarte en el Blog un chisme, un chisme fuerte además. Pero es una historia muy fuerte, de estas en las que la realidad supera a la ficción y tengo permiso para contarlo mientras no dé nombres. Tengo una amiga en Barcelona de hace muchos años, hablamos de vez en cuando aunque hace muchísimo que no nos vemos, es una de esas amistades que se mantiene pese a la distancia y tenemos mucha confianza, además a veces tener a alguien así lejos de ti te facilita desahogarte en los malos momentos sin luego tener a esa persona delante todos los días recordándote el mal momento... lo que es un "paño de lágrimas" de toda la vida.

Pues a lo que voy, me llamó mi amiga hace poco hecha polvo, necesitaba desahogarse y era algo demasiado fuerte para contárselo a alguien de Barcelona. La historia comienza meses atrás, cuando a la mujer de su hermano le empiezan a llegar SMS de un número que no conoce, son mensajes románticos, pero a todas luces equivocados, van destinados a otra persona por el tono en plan "Ayer me lo pasé muy bien", "Gracias por todo", "Nos vemos luego cariño" y cosas así que se nota que son equivocaciones. Ella se lo contó a su marido para que no hubiese problemas y la historia se queda poco menos que como una anécdota. Los mensajes llegaban muy de cuando en cuando, uno al mes, dos... algo que no te lleva a pensar nada malo, no piensas que sea ni acoso ni un admirador, sino simplemente alguien que se equivoca.

Un día llega otro mensaje de estos, ella lo lee y se lo lee al marido, lo de siempre, un error, pero él piensa que es mejor que esa persona sepa que se está equivocando, que sepa que los mensajes no están llegando a quien se los envía, ella dice que tiene razón y llama por teléfono al número de los mensajes y le da el teléfono al marido para que hable él.... le coje un hombre el teléfono y él le explica lo de los mensajes equivocados.. y de repente el chico se queda callado y... ¿Papá eres tú?


Era el padre de él... estaba hablando con su padre que enviaba mensajes románticos a otra persona, imagina la situación, por que además ataron cabos rápido ya que una íntima amiga de la familia se llamaba como la hija. La situación explota, lógicamente  el chico habla con su madre y se monta el circo... te puedes hacer una idea.

Esta amiga de la familia pasaba las vacaciones con ellos y ese tipo de cosas, una relación muy estrecha de muchos años y nadie tenía ni la más mínima sospecha. El fallo vino en que el padre, como las dos se llamaban igual enviaba de vez en cuando por error los mensajes de la amante a la nuera.....

El final de la historia te lo puedes imaginar... divorcio, movidas familiares, etc. Me da mucha pena, les conozco a todos desde hace muchos años, pero la historia parece una leyenda urbana de lo surrealista que es y tenía que contarla. Me parece la forma más tonta del mundo de descubrir algo así y además la casualidad es la que ha hecho que se descuba todo.

3 comentarios:

  1. uuuuaaaaalaaaaaaaaa!!!!...de esas historias que si no te las cuentan de primera mano, no te las crees. El padre, la verdad que luces tenía pocas, porque si los mensajes no eran respondidos, pues lo normal es que le preguntase a su amante: "¿recibiste mi sms? ¿no me respondiste?"...pero el hombre insistía,....y luego las casualidades de la vida, que tenga que descubrirlo tu propio hijo, es muy fuerte!!!! ¿y cómo le vuelve a mirar luego a la cara?...buf! yo no sé si podría.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Ya hacía tiempo que no os saludaba así que vaya por delante un gran BUENOS DÍAS!!! La historia de tu amiga es increible pero yo siempre he pensado que lo que no quieras que se sepa, no lo hagas porque al final siempre se escapa por algún lado aunque sea años después.
    Muchos besos a todos!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:15 p. m.

    El mundo es un pañuelo y si algo tienes que ocultar tarde o temprano se sabe.
    Un beso muy fuerte, buen fin de semana,

    Patricia

    ResponderEliminar