viernes, agosto 28, 2009

El Arrecife de las Sirenas

El otro día fue el santo de mi padre, y como ya hicimos para su cumpleaños, decidimos visitar otro punto de la geografía de Almería que hacía tiempo que no íbamos, se trata del Arrecife de las Sirenas, en el Cabo de Gata. Fuimos hace años cuando mi abuelo dijo un día que quería verlo, y yo le dije que le llevaba cuando quisiera, mi abuelo se fiaba mucho de mi como conductor, así que él encantado de que le llevara. Esto ocurrió hace unos 9 años, desde entonces no habíamos vuelto a ir, así que lo pensamos y así lo hicimos.

Para quien no conozca la zona, es una paraíso natural. Es el finisterre sur-oriental de la Península Ibérica, coronado por el Faro de Cabo de Gata, situado sobre el promontorio que albergaba las ruinas del Castillo de San Francisco de Paula. Esta fortaleza vigilaba los posibles desembarcos de saqueadores en la Playa de Corralete, en la cara sur del cabo.


El faro fue construido en la década de 1860, y sus destellos nocturnos, que superan los 200 kilómetros, sirven de referencia para la navegación de la zona.


Junto al faro se encuentra el mirador de las Sirenas, que ofrece un paisaje volcado al mar, cristalino, arriscado, y desde el que se puede observar, si el viento lo permite, pequeñas lanchas repletas de buceadores que hacen prácticas en estos fondos tan singulares.



Verde escarlata, azul cobalto, ocres, platas… una estupenda paleta de colores tiñe nuestra mirada desde lo alto. La zona es una maravilla y mi familia estaba encantada de estar allí.

La luz era perfecta para hacer fotos, ya que intensificaba todos los colores.

Esta foto me encanta, la verdad es que para lo que son mis padres, que no le gusta nada que le hagan fotos, se portaron bastante bien cuando les pedía que se pusieran para hacer fotos, al final mi madre cedió y no protesto mas, así que entre risas, pude hacer unas fotos que me quedaran para la posteridad.

Mi hermano, tampoco me puso mucha resistencia para que le hiciera fotos, aunque tenía que buscar el momento ya que había bastante gente, y era difícil hacer fotos para que saliera solo.


El sitio como ves es una maravilla. A pesar de que la carretera de acceso es bastante peligrosa, porque va bordeando la montaña, y en algunas zonas solo cabe un coche y tienes que ir despacio, el paisaje merece la pena.



Nos quedamos un rato por allí para ver la puesta de sol porque prometía...


Fuimos andando por la montaña, por un camino que hay para llegar al mejor punto para sacar unas fotos, que después de verlas, llame a David emocionado por los colores que habíamos visto. Las fotos no reflejan lo que vieron nuestros ojos, pero por lo menos, así puedes ver algo que se parece a lo que vimos nosotros.


Mis papas emocionados con lo que estaban viendo.


Mi mami, se nota que se lo está pasando bien estas vacaciones, está totalmente relajada.


Esta foto me la ha hecho mi madre, se animo a coger la cámara, y la verdad, para no haber hecho una foto nunca, le quedó bastante bien.


Con la puesta de sol, nos fuimos al primer pueblo que hay al lado del Cabo, San Miguel de Cabo de gata, un pequeño pueblo de pescadores, que ahora está lleno de turistas europeos que van buscando un lugar tranquilo, evocador. Nos sentamos en un bar a la orilla del mar, y se respiraba tranquilidad, un paraíso alejado de las urbanizaciones, de la explotación urbanística, un rincón para la tranquilidad.

2 comentarios:

  1. ostras...esta mañana he escrito un comentario, y ahora no sé si no le he dado a enviar o no lo habéis publicado, bueno, intento poner lo mismo:

    Me encantan las fotos, siempre he tenido debilidad por las fotografías de atardeceres, son embriagadoras, me encanta esa luz. Y por cierto, te pareces un montón a tu madre y a tu hermano. Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola noelia, no se que habrá pasado con tu comentario, habrá sido un fallo de blogger, se publican automáticamente. Yo también siento debilidad por los atardeceres, es la luz que mas me gusta y en especial en cabo de gata, en ningún sitio he visto una luz igual, a pesar que algún "........" pueda decir que la
    luz es en todos sitios igual, como ya hiciera con el color del mar. Por lo de los parecidos, no me sorprende tu apreciación, siempre nos lo dicen je je je Y yo estoy orgulloso de eso!!!
    Esto ya acaba, es la ultima tarde que contesto al blog desde la playa...
    Un beso

    ResponderEliminar