miércoles, agosto 18, 2010

Mercado de Abastos de Tokio

Una de las cosas más interesantes de la visita a Tokio fue la visita al Mercado Central de Tokio. Un mercado que todavía está en el centro de la ciudad, pero dado su enorme tamaño no puede ser movido con facilidad, aunque está condenado a ello porque genera muchísimo tráfico. Como te imaginarás, siendo Tokio la ciudad más grande del mundo, su mercado es el que más productos frescos mueve al día: 20.000 toneladas de pescado se mueven cada día por sus puestos. Una oportunidad única para apreciar la gran variedad de productos del mar que forman parte de la gastronomía japonesa. Y además puede ver a nuestro guía más famoso, el Señor Obata.


El Mercado es una ciudad en si, tiene dentro calles en las que venden otras cosas para la gente de los kioskos. Como en este caso son setas. De todos modos el mercado se divide en secciones por el tipo de producto, no sólo tienen pescado, lo que pasa es que para nosotros era lo más interesante de ver, por eso nos centramos en ello.


Es un sitio gigantesco y donde hemos podido ver cantidad de cosas que ni conociamos. Lo que sorprende es que todos los kioskos son pequeñitos, no son grandes mayoristas, sino pequeñitos y muy especializados.


Esto te puede ayudar a ver el ambiente de un sitio asi. Yo pensaba en mi padre, que lo habría disfrutado como nadie, con lo que le gusta a él el pescado, ver un mercado de este tamaño es algo inimaginable.


Aunque el ritmo de trabajo era frenético y no es un sitio para turistas, no pusieron ningún problema a que nosotros paseamos por allí e hiciesemos fotos y grabásemos video.


Todo estaba muy fresco, pero a la vez muy bien envasado y mantenido, en cajas de poliespan con hielo.


Había cada cangrejo gigante que me imagino ver eso en la playa y no me acerco al mar en años.
Seguramente en un plato esté riquísimo, pero asi en vivo da miedo.


Muchos peces se venden por piezas por su rareza y valor comercial, como ciertas clases de atún, que es el pescado más apreciado por lo japoneses, que se come crudo y es delicioso.


Y como siempre con los japoneses, la obsesión por la higiene, esta era una máquina de corte, pues la limpiaban con un esmero, que pasaban una y cien veces por el mismo sitio, como ves la máquina estaba lustrosa y perfectamente limpia. Incluso en un sitio como este, que con tanta cosa podría dar un poco de asquito, como son tan limpios, la sensación es que se podría comer hasta del suelo.

Si sabíamos que era un 10% de lo veíamos, ya sabíamos demasiado, porque todo eran cosas rarísimas. El pescado forma tanta parte de la gastronomía japonesa que comen todo lo inimaginable que esté relacionado con esto, como estas huevas de todo tipo.


Si quieres viajar a Japón te recomiendo:
Hoteles baratos que pagas al llegar al hotel en: http://www.hotelmania.com.es/
Comparador de vuelos para encontrar lo más económico: http://es.flightsmania.com/
Alquiler de coches en Japón
Aeropuerto Narita Tokio    Aeropuerto de Haneda Tokio    Estación de Tokio    Kioto    Tokio 


Esto menos fresco, porque es preparado, pero tambien vendrían ensaladas de algas, de los recolectores, que te las vendían tanto frescas como ya condimentadas de esta forma. Son un país muy pequeño con mucha gente, la agricultura no da para todos e importar hace que las verduras sean caras, así que lo barato es tomar los vegetales del mar y los japoneses comen muchísimas algas.

Por respeto (ya que no me lo podía traer) no lo probé, pero me quedé con las ganas, todas estas cosas preparadas tenían una pinta de lo más exótico y a mi me pierde lo raro.

Como allí lo que prima es la frescura se veían cantidad de cosas vivas, sobre todo crustaceos.

Ya te puedes hacer una idea del tamaño del sitio...

Tambien había cosas que daban un poquito de asquito....

En los puestos de fuera de las naves gigantes vendían toda clase de productos envasados para acompañar los frescos, ya que la gente (empresarios) va a compar, ofrecerles más cosas para sus tiendas y restaurantes.




Una visita muy muy interesante, nada turística, pero muy educativa para ver la fauna de Japón y sobre todo apreciar la gran variedad de su gastronomía.

Y alucinante en el exterior como se amontonaban los restos de poliespan y eso que no paraban en ningún momento de recogerlo. El movimiento del sitio era totalmente frenético.

Y es muy típico ir a los alrededores y dentro del mercado a comer, está lleno de restaurantes muy chiquitos, donde caben menos de 10 personas. Es donde se sirve el pescado más fresco de Japón, porque tal y como llegan por la mañana los compran y los preparan en unos minutos (total, si se come crudo) y se puede degustar algo único.

1 comentario:

  1. Anónimo8:49 p. m.

    Cual es el nombre de este mercado?

    ResponderEliminar