viernes, septiembre 24, 2010

Hotel Wyndham Ocean Ridge

Este es el hotel Wyndham más raro en el que hemos estado. Por que no parece un hotel, no sabría muy bien como describirlo. Lo primero es que más casi tan grande como el pueblo de Edisto, abarca una extensión enorme, tanto en habitaciones como en instalaciones, ya que tiene muchos lagos, un campo de golf de 18 hoyos, 3 piscinas, un mini-golf, dos centros para miembros de Wyndham, un restaurante (cosa rara porque estos hoteles nunca tienen restaurante). Lo otro que llama la atención es lo descentralizado, el hotel no es un solo edificio, ni siquiera un solo recinto, el hotel está compuesto con diferentes sitios en el pueblo, una manzana aquí, la siguiente dos calles después. Y luego nada uniforme, cada zona tiene una arquitectura totalmente diferente  unas habitaciones son villas o casas, otras edificios altos, otras bajos, etc. No se sigue una misma idea en casi nada de lo que forma este gran resort. No sé si es idea de un genio o un loco, pero te lo quiero enseñar.


Lo primero que me ha alucinado de este hotel es que hay cocodrilos sueltos. Algo inaudito, pero el complejo del hotel tiene muchos lagos, pues hay cocodrilos, pero no son terrenos acotados, nada les impide salir por la orilla e irse a pasear tranquilamente, que además las zonas de aparcamiento suelen estar al lado de los lagos y por supuesto las propias habitaciones. Es algo que no me consigo explicar y sólo tienen un cartelito al lado de cada lago con "No alimentar ni molestar a los cocodrilos". Anita no podría venir a este hotel :-)


El hotel es como si fuesen muchos hoteles, cada uno con su arquitectura propia, muchos de ellos con su propio nombre, sus tipos de edificio y tan alejados del hotel que no parecen tener relación, como pasa con nuestra zona, que está en toda la punta de la isla. A 5 minutos en coche de la recepción del hotel, que está en la parte "central" donde están los servicios.



En teoria cada zona es porque es un tipo de habitación, donde estamos nosotros es porque son todas las suites de dos habitaciones. Se supone que cada tipo tiene su propia zona donde todas las habitaciones son iguales. Pero hemos visto tantas edificaciones diferentes que cuesta entenderlo.









Como ves, cada edificio de su padre y de su madre. Esto más que un hotel parece una ciudad.

Lo mejor es que tiene cantidad de espacios naturales, con estanques, lagos, arboledas. Es un hotel donde alquilar bicicletas (que lo hacen) para poder recorrerlo entero y moverte por la isla.



Todo esto que ves sigue siendo dentro del hotel.


A mi, como siempre, me pierden las ardillas.



Y en la parte de servicios tiene un restaurante elegante y un bar de deportes.




Este es el bar de deportes, que tiene muy buena pinta. ¿Verdad?





Y el campo de golf, que ocupa toda la parte delantera del complejo, con sus carros de golf y casi siempre hay gente jugango. Algún día aprenderemos para poder disfrutar de tener algo así.





Pero yo me quedo con el mini-golf, que es más fácil y más divertido :-)


Hay un minigolf muy completo, para echar un buen rato.








Ya ves que estamos en un hotel algo raro, muy grande, muy complejo, que nos iremos sin haber terminado de descubrir todo lo que tiene. Bueno, así nos dejamos cosas para cuando volvamos contigo. ¿no?

3 comentarios:

  1. Asco, asco perpetuo a los cocodrilos... yo creo que no podría dormir tranquila sabiendo que están tan cerca

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Pues yo lo veo chulisimo es como una pequeña ciudad, pero para ser un hotel es grandisimo.
    Pero lo de los cocodrilos unnnnnnnnnnn, no se si me sentiria segura, aunque ya sabeis que yo los cojo en brazos y los acaricio y todo, pero los pequeñitos.

    Besitossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Mientras leía este pasaje del blog, pensaba que más que un hotel parece un pueblo pero vosotros lo habeis agrandado.

    ResponderEliminar