martes, septiembre 07, 2010

Mercado de Ameyoko

Otro de los sitios más originales que visitamos de Tokio, que además fue por sorpresa, fue el Mercado de Ameyoko. Ni siquiera habíamos oído hablar de ello, pero estábamos viendo otra zona cuando en el mapa vimos lo del mercado, le echamos un ojo a la guía y nos pareció un sitio interesante. La verdad es que hemos exprimido todos y cada uno de los días que duró el viaje.


Lo peor es que en la mano llevamos vasos del McDonalds, pero palabra que sólo era bebida, que la comida era japonesa. Mientras íbamos hacia allí vimos un McDonalds y entramos a por bebidas, porque hacía mucho calor. Es que no va a pegar nada tener ese vaso con lo que vas a ver que era el mercado.


Cuando la Segunda Guerra Mundial termina, Japón se rinde incondicionalmente y el país el ocupado por el ejercito americano. La ciudad está hecha escombros y el país empobrecido, así que el mercado se convirtió en el centro del mercado negro. Como además los americanos empezaron a introducir sus productos, que no eran conocidos en Japón, los japoneses por imitación empezaron a comprarlos y este era el sitio donde comprar cosas como medias de Nilon.


No es un mercado glamuroso ni para turistas. Ya ha perdido todo lo relacionado con el estraperlo, pero sigue siendo un mercado muy popular con cientos de tiendas.

Está organizado por temas, como esta parte de comida, con un pescado muy fresco.


Y muchos sitios para comer en la calle, que no veas que ganas me daban, aunque estos me miraban mal, como si estuviera loco. Pero con lo obsesivos que son los japoneses con la higiene y la calidad de la comida, hasta aquí habría comido.



Si quieres viajar a Japón te recomiendo:
Hoteles baratos que pagas al llegar al hotel en: http://www.hotelmania.com.es/
Comparador de vuelos para encontrar lo más económico: http://es.flightsmania.com/
Alquiler de coches en Japón
Aeropuerto Narita Tokio    Aeropuerto de Haneda Tokio    Estación de Tokio    Kioto    Tokio 


La zona de los relojes era enorme. El reloj digital por si no lo sabías de empezó a producir en Japón. El inventor lo llevo a Suiza, que hasta ese momento tenía el monopolio mundial de la producción de relojes, lo fue presentando de relojera en relojera, pero todos lo rechazaron, finalmente llevó la idea a Japón y en unos años el 90% de todos los relojes del mundo se fabricaban allí. Entonces Japón tiene una gran tradición relojera digital. Aunque hoy en día se fabrican en China... como todo. Aunque los veas así no son baratos, Japón es un país caro en todo, hasta para los mercadillos.


Una cosa super curiosa era la parte del mercadillo dedicada al golf, a los japoneses les gusta mucho el golf, entonces tienen su mercadillo de palos de golf, guantes, pelotas, etc. Como un mercadillo pijo, porque en realidad son productos muy caros.



Y esta es la calle de restaurantes, que se me saltan las lágrimas de acordarme de la cantidad de opciones que había... snifffsssss ¡Japón te echo de menos!


Tambien había una calle para la ropa de reportes, sobre todo para los zapatos. Pero esto directamente ni lo miramos, con los cuerpecitos que tienen, que no nos valen ni las camisetas, no me imagino unos zapatos, tamaño Geisha para mi 43....


Pese al calor si que había cantidad de gente. Es un sitio muy activo y popular, si vas a Tokio, ponlo en la lista de visitas porque es un sitio que merece la pena.


Y por supuesto, Ameyoko no estaba a salvo de la "Fiebre Roja":



Y esto un restaurante de Sukiyaki, mi tipo de cocina favorita de Japon.


Y es uno de los pocos sitios donde hemos visto fruta, que para los japoneses es carísima en las tiendas normales y para nosotros hasta en los mercadillos.

Quizá por lo exótico del país todo nos llama la atención, hasta un mercadillo, que en Egipto me repugnaba, aquí me ha encantado. Ver algo mas que las super tiendas que la ciudad, sino el mercado donde va la gente normal.. aunque sea a comprar palos de golf... los japoneses son geniales...

1 comentario:

  1. No se os ha escapado nada!!! parece que habeis estado un mes en Japón... Ha tenido que ser increible este viaje.... Y el mercadillo tenía buena pinta, aunque no me imagino con PAblo por allí. Esta claro que mis destinos van a ser algo menos exoticos, jejejeje...

    Besos

    ResponderEliminar