jueves, febrero 24, 2011

Cuidado con las Pipas

Yo soy un poco loro en esto de comer pipas de girasol, me pierden. Soy capaz de comerlas, además, a una velocidad pasmosa. No hay nada mejor que tumbarme a ver la tele con mi bolsa de pipas, mis favoritas las Aguasal, que son más grandes y sobre todo, me pierdo por las Pipas Facundo, las de la bolsa blanca, están deliciosas.

Y en toda una vida dedicada a comer pipas, al por mayor, me ha pasado lo que me ha pasado esta semana. Por la noche, después de un atracón de pipas en toda regla, me empezó a molestar la garganta. Creí que podría ser una irritación, porque cada noche, a última hora, sacamos a Thor a un paseo rápido para que se acueste con las tareas hechas y podría haber cogido algo de frío en el paseo, por el cambio de temperatura con estar en casa. Pero lo malo vino a la mañana siguiente, en la que la garganta realmente rabiaba, cuando tragaba y sobre todo al hablar sentía como si tuviese fuego en la garganta, unas punzadas terribles

La cosa se puso tan fea, que en medio de una reunión con Sali, tuve que decir que parábamos, que me iba corriendo al médico. Justo en frente de casa hay una clínica privada y allí que me metí a que me viesen cuanto antes. Desde el 1 de Enero tenemos seguro médico privado, pero no tenía prisa por probarlo. Pero ahora estaba en la situación y momento perfecto para hacerlo.

Me atendió el médico y le dije lo que me pasaba y que mi sospecha recaía en las pipas, que como si fuese una leyenda urbana, lo que me pasaba es que tenía una cáscara de pipa clavada en la garganta. El médico me miró muy incrédulo, pero como le dije muy claramente cuales eran los síntomas me auscultó... el médico soltó un taco irreproducible aquí cuando vio que, efectivamente, bastante dentro, en la garganta tenía una cáscara de pipa clavada.

Algo que, además de muy doloroso es peligroso, me dijo que me la tenían que extraer de inmediato o sino irme inmediatamente a urgencias hospitalarias. Me llevaron a una sala donde había una enfermera y le dijo que tenía una cáscara clavada en la garganta, la cara de la enfermera era un poema... no sé, yo creí que ya que me había pasado a mi, sería algo más normal. Pero parece ser que no, que yo no soy normal ni en temas médicos....

Y ahí empezó la película. El médico con un palo de esos de helado gigante me abría la garganta, mientras la enfermera me metía una linterna por la garganta y con la otra mano, el médico me metía unas tijeras hasta el fondo del gaznate... lo peor, es que a mi, en esos casos de imaginarme la escena desde fuera ,siempre me da la risa. Aunque fue muy desagradable, la que liaron hasta que el médico consiguió quitarme la espina. UUUffffff que peso me quito de encima, uno no valora las cosas cotidianas hasta que las pierde y poder hablar con normalidad o tragar de repente se convirtieron en un auténtico placer. 

Salí de allí con una sonrisa de oreja a oreja, muy liberado, dejando a un médico y una enfermera alucinados de lo que acababa de pasar. Y desde ahora, las pipas, a comerlas con más cuidado. Acuérdate de mi cuando abras un paquete...

9 comentarios:

  1. Ufff! que mal rato no? yo en una escena así no pararía de dar arcadas mientras me manipulan la garganta...
    Gracias que solo fue un susto. Que te mejores. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lucia!!

    Salí como nuevo, una vez extraida la espina se me quitó todo. Y si, me dieron un monton de arcadas al sacármela, pero tenía tantas ganas que ni me molestaba.

    Un besazo!

    DVD

    ResponderEliminar
  3. Mira que eres !!! Con tal de ir al médico ya no sabes que idear, jejejeje.
    Me imagino tu angustia. A Javier cuando tenía 7 u 8 años le pasó algo parecido pero con una cascarilla de palomitas, incluso le produjo un pequeño corte. Desde entonces no las ha vuelto a probar, y yo las miro con mucho respeto.
    A partir de ahora ten cuídado no solo con las pipas !!

    Feliz fin de semana. Yo estoy de "Rodriguez", me acaban de llamar que ya están por Roma : Qué peligro !!!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Maria Jose Rodriguez!
    Ja ja ja ja ja

    JO, lo de las palomitas me ha dado más miedo todavía, porque yo me las suelo comer a puñados, me encantan!!!! glups!

    Desde ahora las miraré con otros ojos :-)

    Es una pena que nos vayamos este fin de semana, porque podríamos haber organizado alguna aprovechando tu rodriguéz ;-)

    Un abrazo!

    DVD

    ResponderEliminar
  5. Natalia1:44 p. m.

    Jajajajaajajaj, perdona que me ría pero es que me ha exo mucha graciaaaaa!!!! (no te lo tomes a mal porque debió ser angustioso) pero de imaginar el follón que se montó, me da la risa!
    Espero que estés bien ya, que eso és lo más importante, y ten más cuidado!!!
    Besososos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:18 p. m.

    Gracias por el consejo! A comerlas con más cuidado.

    ResponderEliminar
  7. Pues aunq tarde, os puedo decir q eso a mi me ha psdado 2 veces la primera como a ti y la segunda me sacaron fuera tanta lengua q ni podia imaginarlo..... Asi q como pipas de vez en cuando.... Y dos o tres...... Llegue hacer promesa pues la segunda vez casi q me operan

    ResponderEliminar
  8. Hola, tengo esa molestia que describiste en su día, y también sospecho de una cáscara de pipa. Fui al otorrinolaringologo y me vio la garganta mediante una laringoscopia indirecta aunque no consiguió verme nad. Me dijo que para ver más abajo había que poner un tubo y que seguramente no tuviera nada, sino un rasguño y hacerme pasar ese sufrimiento era innecesario. La realidad es que después de 4 días sigo con la molestia. Si me podéis dar algún consejo...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4:36 p. m.

    Yo ayer tambien comi pipas y me noto como que tengo una cascara de pipa en la garganta me molesta muchisimo ayudanme!!!! :"(

    ResponderEliminar