martes, julio 05, 2011

Gruta de las Maravillas, Aracena

Llegamos a nuestro destino para un par de días de descanso en Badajoz y Huelva. Estamos en el mismo Hotel Convento San Diego, en Jerez de los Caballeros de la otra vez, pero esta vez queremos conocer la parte jamonera de Huelva, como la otra vez conocimos la de Badajoz. Empezamos por Aracena, una de las ciudades emblema del mundo del jamón, pero que nos hemos llevado la sorpresa de una visita que nos ha encantado nada más llegar y que te tengo que recomendar. La Gruta de las Maravillas. La entrada cuesta 8.5€ y por 10€ tienes la entrada combinada con el Museo del Jamón.

La visita es con guía, una guía además buenísima. El recorrido dura 45 minutos y se recorre más de un kilómetro de galerías andando, pero no es complicado y puede hacerlo casi todo el mundo. La temperatura es constante durante todo el año y muy agradable.

Esta cueva fue la primera visitable de España, se abrió al público en 1914, por lo que los acondicionamientos ya están muy rodados y se han hecho cosas que hoy en día no se podrían hacer por conservación, pero que como aquí ya están hechos, hacen que la visita sea mucho más cómoda.

La cueva no se sabe como fue descubierta, hay varias ideas locales sobre un pastor o sobre mineros, pero el caso es que desde el siglo XIX ya se conoce su existencia y se abrió pronto al público, porque es una preciosidad y muy fácil de visitar.

A mi lo que me ha enamorado han sido los lagos, está llena de toda clase de formaciones geológicas espectaculares, pero son los lagos de agua pura, lo que me ha dejado más impresionado. Daban ganas de beber ese agua, que por supuesto es potable.

La cueva es enorme, con salas gigantescas. Ha tenido pocos derrumbes, por lo que las salas se ven intactas con todas las formaciones, que hacen que sea una preciosidad. Quizá por no esperar encontrar algo tan chulo nos ha gustado tanto.

















Visita indispensable si vas por Aracena, apta para todos los públicos y todas las edades, muy bien explicada y muy interesante de conocer y por supuesto, una belleza.

4 comentarios:

  1. guauuuu!!! Que preciosidad...aunque tengo que admitir que me da un poco de claustrofobia entrar en cuevas. En general, veo las que son de corta recorrido y duración, porque me agobio mucho. Así que me ha encantado la publicación, ya que de otro modo no sé si las vería.
    Ya nos contarás más de vuestra escapada.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esta cueva es muy grande cariño, muy amplia, no da esa sensación de agobio, yo creo que la podrías visitar. Como tenemos pendiente una visita a esta zone iremos, a ver si lo puedes ver o no :-D

    Un besazo!

    DVD

    ResponderEliminar
  3. Es verdad lo que dice Taron, son inmensa y están muy bien iluminadas. Solo la entrada es un poco más estrecha, pero una vez dentro los techos son tan altos o más que los de una catedral en la mayoría de las salas. La visión de las estalactitas y estalagmitas es impresionante por sus formas y colores.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:08 p. m.

    Tengo recuerdos hermosos .Fui con mis padres y alucine con todo aquello.ahora ire yo con mis hijas y sobrinos.Es una hermosura!!.Ire dentro de poco.

    ResponderEliminar