miércoles, noviembre 30, 2011

Restaurante Bodegas del Vero

Uno de esos sitios que hacen que te sientas especial ha sido el Restaurante Bodegas del Vero, en Barbastro, uno de esos sitios "secretos" que ahí por ahí y que son diferentes y especiales. Aunque no te lo creas estás viendo el restaurante ¿Lo ves?

Es una tienda de productos gourmet, frutería, quesería, etc cerca de la plaza central de Barbastro, justo al lado de donde se pone el mercadillo. Es una tienda normal con sus productos locales que hacen que se te haga la boca agua.


Mira que chulos los panes de pueblo. Y estrás pensando ¿pero esto que tiene que ver con el restaurante?

Nosotros recorrimos la tienda disfrutando de toda la variedad de productos aragoneses.

Por que la sorpresa es que tu te acercas a la tendera y la dices que "Vas a comer en el restaurante" y te acompañan al final de la tienda, donde una escalera baja a las antiguas bodegas del edificio. ¡Ese es el restaurante!
La bodega subterránea ha sido acondicionada muy bien, muy bien ambientada para ser un comedor, pequeñito, pero muy especial.

Y especiales que nos hemos sentido al disfrutar de un sitio así.
Ypor supuesto hemos disfrutado de la inmejorable compañía

¿Y como hemos llegado hasta aquí? Por que no solemos entrar a las fruterías a decir que queremos comer a ver que pasa.. Cuando visitamos las Bodegas Enate, Cristina, la guía, nos lo recomendó, porque le dijimos que queríamos comer cocina aragonesa de verdad.

Y entramos todos alucinando con el sitio, si vas a la zona te lo recomiendo muchísimo.
Puedes ver donde está aquí.


La comida ha sido bastante lenta, dicen que los andaluces somos lentos, pero después de esto, los aragoneses nos ganan. Entramos a las 2 y media y hemos salido a las 6 y media, aunque bueno, nos hemos reido muchísimo y nos lo hemos pasado muy bien.

A todos nos gusta mucho la comida, así que hemos disfrutado de verdad de la expeciencia.





Y por supuesto, la comida la hemos hecho con Vino de Somontano, que ya soy super fan de él, antes me gustaba, ahora me encanta.

La comida empieza con el pan tostado con tomate picado y aceite de oliva.
Una deliciosa ensalada de queso a la plancha con vegetales y otros quesos con tomate.
Y otra ensalada de carne de perdiz con setas y fresas calientes.

Una tabla de ibéricos.
Con extra de jamón para Natalia, la super fan del jamón serrano.

Y la gran sorpresa ¡El mejor risotto que he comido en mi vida! El camarero nos dijo que el plato más famoso era su risotto, que la verdad es que no suena muy a aragonés, pero nos despertó la curiosidad, ya sabes que yo todo lo que lleve setas me encanta, así que lo pedimos y la cara de todos era un poema, una verdedera delicia, ni en Italia ni nada, este es el mejor que he probado en mi vida, si vas, no dejes de pedírtelo.

Tostas de foie a la plancha sobre cama de cebolla y manzana a la plancha.

Memorable.....

Y no nos podíamos ir sin probar un buen chuletón! Con la plancha caliente para hacértelo al gusto, fantástico!
Un heladito para empujar :-D
Una (extraña) torrija, no sé si será típica de Huesca, para mi era desconocida.
 Y yo, que me pierde la gula, me pedí una fondue de chocolate.

Una comida divertidísima, un sitio especial, una de las muchas gratas y originales sorpresas de nuestro viaje por Huesca. Hazle un hueco en tu visita, porque es un sitio que puede ser muy romántico.





Restaurante Hotel Bodegas de Arnés

Como te he contado esta mañana el Hotel Bodegas de Arnés es un sitio especial, diferente, pues en la misma linea es el Restaurante, en el que te sientes casi como en el comedor de casa, porque sólo tiene 4 mesas. Es un espacio íntimo en el que te atienden muy bien y sobre todo la primera noche que hemos estado solos, era totalmente nuestra casa. Y brindamos por esta visita a Huesca con vino de la tierra, por supuesto.

Y lo mejor del viaje ha sido poder pasar unos días con la familia de Badalona, como nosotros hablamos de ellos. No nos habíamos visto desde la boda y tenían muchas cosas que contarnos de su Luna de Miel. Poder estar con Natalia, Esteban, Fausto y Manoli unos días en un sitio diferente, a la gente se la conoce mucho en los viajes, la convivencia y en este caso lo que podemos decir es que son super divertidos!


La cocina de este restaurante es la típica de la tierra y toques creativos. El pan lo hacen en el propio hotel y se sirve tostado. En la región se hace muy buen aceite, asi que en todas las cenas nosotros nos tomábamos nuestras tostas de pan con aceite.

El precio de la cena lo llevábamos incluido en la reserva, por 12€, pero si vas directamente al sitio es menú cuesta 14€ que es muy barato para lo bien que se come. Como esta ensalada con jamón.

O esta con queso. Estaban riquísimas, porque la preparaban con manzana picada y un aliño muy suave.
Y una delicia es esta crema de nata con gambas picadas y luego calamares a la plancha con pimiento asado.


Arroz con langostinos.
Solomillo con setas.
El menú infantil, de Javi, de pasta con salsa de queso.

Ternasco, un plato típico aragones. Es carne de cordero, muy bueno.


Y los desayunos tambien son muy buenos. Muy caseros.

Lo mejor es el pan con tomate y jamoncito, que ya te puedes imaginar lo bien que entra, es algo que podría desayunar todos los días de mi vida...


Este hotel es un sitio muy recomendable, se merece muchas más estrellas de las que tiene y la relación calidad precio es muy buena, porque es un sitio muy asequible. Si quieres hacer un viaje especial y quieres conocer esta tierra de vinos, esta es tu parada.

martes, noviembre 29, 2011

Hotel Bodegas de Arnés

Quizá la mayor sorpresa de todo el viaje a Huesca ha sido el Hotel Bodegas de Arnés. Elegí un hotel que aceptase mascotas, ya que de principio Thor se iba a venir, pero son poquísimos los hoteles de esa provincia que aceptan mascotas y menos cerca de la zona de Somontano, así que tuve que empezar a mirar en otras webs y sitios especializados en hoteles que aceptan máscotas hasta que di con uno, un hotel pequeñito de 2** nada más en Graus, como a una hora de Barbastro.

Pero como no teníamos muchas opciones más, elegí este hotel, cosa que espero que contribuya a quitarme la fama de pijo, que me encantan los hoteles de 5 estrellas como a todo el mundo, pero me adapto a todo sin más problemas y si ahora tocaba de dos estrellas, pues perfecto. Este es el edificio por fuera, es un cubo, pequeñito, con pocas habitaciones a las afueras del pueblo. Muy original que tenga la parte de arriba pintada de azul, pero sólo es una prueba de lo original que es. 
Lo de las estrellas está claro que a veces puede ser muy arbitrario, porque nada más verlo los dos dijimos que a ese hotel le faltaban estrellas. Mucho cuidado de los detalles, algo que no esperas de un hotel de dos estrellas en el campo.

El hotel lo llevan Angel y Rainer, que son encantadores, te hacen sentir como si estuvieras en tu casa, total libertad para todo, te preguntan cuando quieres desayunar, porque no hay horarios, si en cualquier momento te apetece un café o algo sólo tienes que ir a la cocina y pedírselo a Angel. Nos contaron que llevan años con el hotel y han hecho de él un espacio muy personal, algo que no esperas encontrar en medio del campo en Huesca.

Además del servicio, lo sorprendente del hotel son las habitaciones ¿Crees que esto es un hotel de 2 estrellas? Ni de broma. Nos contó Angel que en cada habitación hay 12.000€ en sedas naturales. Todas las camas tienen dosel y todo está hecho con antiguedades restauradas.





¿A que es chulísimo? Además de lo decorado, que ya es cuestión de gusto (aunque este no es mucho mi estilo, si que estaba decorado con mucha elegancia). Lo que tiene son camas comodísimas, amplias y unos colchones en los que se descansa de verdad.

Una pega es que las teles son muy pequeñas y viejas, esta queja es de Javi, a mi me parece fatal irme al campo para ver la tele, pero bueno, recojo todas las opiniones.

Tiene wifi gratis en todo en hotel. Aunque decir lo de todo el hotel es decir mucho, porque  el Hotel Bodegas de Arnés sólo tiene 4 habitaciones. Y nosotros hemos ocupado tres de ellas, así que lo de sentirnos como "en nuestra casa" ha sido verdaderamente literal.

El baño está muy bien equipado y la decoración es muy chula.



Y lo mejor es el precio, porque el hotel es MUY economico, el alojamiento con el desayuno y la cena incluida cuesta 45€ por persona y día. Nosotros cogimos la media pensión, porque el hotel estaba alejado de ciudades y fue un acierto, porque Angel cocina de maravilla, luego te enseño las cosas que hemos cenado estos días.


Realmente un hotel sorprendente y muy recomendable. Si te animas puedes reservar aquí