miércoles, febrero 01, 2012

Noche de Jazz en Nueva Orleans

Hoy hemos tocado el alma de Nueva Orleans con una noche de Jazz en vivo. Si quedaba algo por descubrir de esta ciudad que nos siguiera enamorando, hemos llegado. Hemos descubierto todos que.. ¡Nos gusta el Jazz! A Pibona su jefe le insistió muchísimo en que teníamos que ir a escuchar jazz una noche, que aunque sea una ciudad insegura, que asuste un poco, con no dejarlas solas en ningún momento no pasaba nada, pero que fuésemos al Barrio Francés a escucharlo. A ninguno de los cuatro nos gusta el Jazz, así que tampoco nos llamaba demasiado la idea. Pero como el rollito de la ciudad nos va gustando, pues hemos hecho caso.

Así que esta noche hemos salido por el Barrio Francés buscando un patio muy recomendado que hay para escuchar la música en directo y la experiencia para todos ha sido magia. 



No soy un gran melómano, ya lo sabes y el Jazz no me ha llamado la atención en la vida. Nueva Orleans es una ciudad complicada, por decirlo finamente, para salir por la noche, así que teníamos todos los ingredientes para no salir, pero nos hemos animado y hemos dado nuestro paseo por la zona por la noche, que impresiona pero tampoco asusta. Por la noche es una ciudad chusquilla, de gente bebiendo por la calle, los relaciones públicas de pubs y puticlubs intentando captar clientes, etc. Tampoco nada que escandalice o nos haya hecho sentir inseguros, sólo es una zona de ocio para adultos. 


Hemos ido al "Musical Legend Park" que es un patio entre dos edificios con un restaurante y un bar que comparten mesas para que escuches a los músicos tocando en vivo. Está en la Calle Bourbon y está recomendado por las guías. Al ser un espacio abierto es más tranquilo que meterte dentro de un garito. 


Te compras la bebida o comida en las barras y vas y te sientas donde quieres. Al llegar el cantante te pregunta de donde eres y te saluda desde el escenario.

La banda se llama "Steamboat Wille", casualmente como el primer corto de Mickey Mouse. 

La gente hace peticiones cada poco rato y el músico va preguntando a la gente qué canciones quieren. 

Nos tenía alucinado con los mofletes, de tanto tocar la trompeta los tenía totalmente deformados, como un sapo que se le hinchan las bolsas para croar, así se le ponían los mofletes, algo totalmente antinatural, porque cuando no cantaban a piel le caía fofa a los lados.



La música en vivo no tiene nada que ver con el sonido grabado, ni siquiera en televisión. Nos ha pasado como con el flamenco cando fuimos a Casa Patas en Madrid, que nos encantó el flamenco en directo cuando nunca nos había gustado. Con el Jazz ha sido algo parecido, estar sentado escuchando y viendo tocar el vivo nos ha tocado el alma, nos hemos quedado los cuatro obnubilados (si, las cervezas que nos hemos tomado ayudaban también ayudan a esa sensación jejejeje). 


Estábamos los cuatro que ni pestañeábamos, nos quedábamos embobados canción tras canción. La música de vive cuando se ve en directo, no se parece ni remotamente a la experiencia del sonido grabado. Estoy seguro que después de esto en Jazz va a seguir sin gustarme, pero durante una hora he sido su fan número uno. 

Estamos entusiasmados de haber podido tener esta experiencia, encantados de poder conocer esta ciudad hasta este punto. 

Nueva Orleans tiene muchas luces y sombras, pero sobre todo tiene ritmo y alma. 





Las chicas querían pedirle una canción que les gustaba a las dos, pero no se sabían el título, finalmente era la canción "In the Mood" de Glen Miller. Puedes escucharla aquí


Pero bueno, con la escusa de la canción que buscaban se han hecho amigas del cantante, que era un verdadero showman, saludando a todo el mundo todo el rato, despidiendo a los que se iban y agradeciendo las propinas. 


Y es que los músicos en Nueva Orleans tocan por las propinas, pero todo el mundo les da y es que es para darles, lo hacen muy bien, la música es magia y además animan un montón. Nosotros de hecho les hemos dado dos veces de lo emocionados que estábamos. 


Y llega la despedida de esta noche mágica que hemos vivido en Nueva Orleans. 

Y para compartir sólo un poquito de esta magia te he granado un video, espero que te guste y no te pierdas los mofletes del trompetista...


Si te gusta la música, te recomendamos:
Fuentes de Música - Entrar
Salvapantallas de Música y Artistas - Entrar
Juegos de Música - Entrar
Fondos de Música para iPhone - Entrar
Fondos de Instrumentos Musicales para iPhone - Entrar
Salvapantallas de Música Rock - Entrar
Juego de Componer Música - Entrar
Dibujos para Colorear de Música -  Entrar
Fondos de Pantalla de Música - Entrar

4 comentarios:

  1. Desde luego aunque aparentemente no os llamara la atención el jazz (a mi tampoco), era casi imperdonable una sesión así....Y al final, ves tú...una experiencia inolvidable. Me alegro.

    Besos a los 4.

    ResponderEliminar
  2. Lola Ariza9:21 p. m.

    Ha sido un colofón perfecto para vuestra visita a esa emblemática ciudad.Lo de los mofletes del trompetista, impresionante.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Noelia!

    La verdad es que me alegro mucho que al final nos hayamos animado a ir, es una experiencia totalmente nueva. Me gusta descubrir el mundo.

    Un besazo!

    DVD

    ResponderEliminar
  4. Hola Lola!

    Lo de los mofletes nos tenía locos, como se le inflaban, era una cosa que parecian efectos esepciales, jejejeje

    Un besazo!

    DVD

    ResponderEliminar