lunes, abril 09, 2012

Restaurante Duke

Esta Semana Santa la mitad de los restaurantes de Madrid se han tomado vacaciones, porque hemos intentado ir a un par de ellos y no había manera, por suerte no todos y hemos ido a probar un sitio que no conocíamos, el Restaurante Duke, un bistro pequeñito. La palabra bistro o bistrot es típica de Francia y es un sitio donde ir de tapas y a tomas vinos y quesos, suelen ser sitios baratos, aunque hoy en día en general han derivado hacia sitios especializados en productos gourmet. Este es uno de esos casos, es un sitio para ir a comer de tapeo y platos compartidos, pero son platos muy cuidados, muy bien elaborados y de precio no son muy baratos, aunque es una manera de comer bien, cosas originales sin dejarte un dinero, como sería una cena convencional en un restaurante. 



Hemos llegado al Restaurante Duke mirando sitios en Madrid que no conociesemos y que estuviesen abiertos estos días, que la verdad me ha sorprendido que haya tantos sitios cerrados, precisamente en un momento en que hay muchos visitantes en la ciudad, aunque la mayoría de los madrileños hayan salido, no sé si es un buen momento para cerrar. Desde luego este estaba lleno. 


Hemos venido a cenar con Pibona, recién llegada de unas vacaciones de esquí en Suiza e Italia. Nos ha regalado una bola de nieve muy chula para la colección. Tal y como llegó del viaje nos llamó, una ducha y ya estábamos en la calle, viene entusiasmadísima del viaje, tanto que ya nos ha convencido para que nos vayamos el año que viene a esquiar con ellos, porque hace mucho tiempo que no esquiamos, tanto que creo que es algo que no ha salido en el blog, pero nos gusta mucho y antes esquiábamos mucho, pero lo hemos ido dejando. Pibona se lo ha pasado tan bien que nos apuntamos el año que viene al viaje con ellos. 


El Restaurante Duke nos ha gustado mucho, pero tengo que decir que hemos tenido una pésima primera impresión. Cuando se abrió la puerta del restaurante dentro eran los años 80, me pareció algo ya anacrónico y es que TODO EL MUNDO  estaba fumando, tanto en la barra como en las mesas. Nos quedamos los tres clavados en la puerta, no sabíamos si entrar o que, ver a todo el mundo fumando y el humo que había directamente daban ganas de irse y eso que Pibona fuma, pero es super respetuosa siempre. Allí todo el mundo estaba fumando. Javi le preguntó si no había zona de no fumadores y le dijeron que no. Imagino que saben que la ley prohíbe fumar en los bares y restaurantes, mucho, muy claramente. 

Lo odio, directamente, tenemos unas leyes para proteger a los no fumadores de cosas como esta. Los fumadores tienen todo el derecho del mundo a fumar, es su opción y su decisión, lo defenderé siempre, pero más derecho tengo yo a no respirarme el humo de nadie, así que en los sitios cerrados no se fuma. Entrar a un sitio que aparentemente no cumple la ley me dio muy mala espina. La camarera fue a las demás mesas y les pidió que se fuesen a fumar a la barra, que nos molestaba (y nos señalaba cosa que creo que no debía hacer) y muy bien por la gente, todo el mundo desde ese momento, fue muy respetuoso y se iban a la barra a fumar y no en las mesas, aunque estuviese a sólo un metro de la mesa, creo que por lo menos es un gesto. 

Imagino que este sitio debe ser una especie de refugio de fumadores, donde parece que les merece la pena saltarse la ley, pero las leyes son para todos y no puedo ir a un sitio donde se fuma, estamos en 2012 y está prohibido fumar en los sitios públicos, por suerte, no tengo ganas de salir a cenar en los años 80. Así que a este sitio no volveré y es una pena.

El local es muy chiquitito, sólo tiene 6 mesas y una barra en forma de "L" y estaba lleno cuando llegamos, es un sitio íntimo y se puede hablar con tranquilidad. Decorado con mucho encanto y me ha gustado, por eso me ha dado tanta pena la mala impresión (además del olor) que nos hemos llevado. Pero por una cosa negativa no hemos dejado de disfrutar la noche y la cena, no quiero que te de una mala impresión. Esto es mi opinión personal, no todo el mundo se siente incómodo en un sitio lleno de humo.


El sitio es fantástico, pero con algo malo, lo que no quiero que parezca es que porque hable de algo malo, eso sea lo único que hemos visto del sitio, que no. 


El sitio es lo que se suele decir "una cucada", pequeñito pero lleno de detalles. El servicio muy bueno, muy atento y rápido. 


Y Pilar venía pletórica, nos ha enseñado las fotos de la nieve en los Alpes y es una preciosidad. Y por cierto, el Blog como siempre hace que el mundo sea un pañuelo, estaban Sonia e Ignacio esta Semana Santa paseando por Valencia y se han encontrado a Feli, nuestra otra compañera de viaje a Nueva Orleans y se han reconocido del Blog y se han puesto a hablar. Esto ya es un poco "Blogeros por el mundo"








El vino delicioso, un Valdelainos de Rueda, que últimamente nos hemos aficionado mucho al Verdejo. El viernes hicimos una cena en casa y cayeron dos botellas para 4 personas. 


Lo mejor del sitio es la comida, una carta no muy grande, pero cargada de exquisiteces. Ideales para compartir, aunque te las puedes pedir como plato. Es un sitio que invita a una cena más distendida de degustación y platos para todos. 


Hemos empezado por un foie, que ya sabes que es mi debilidad. 

Ensalada de espinacas con queso de cabra y cranberries. 

Tostas de queso de cabra con cebolla caramelizada, que estaban deliciosas.

Y tostas de foie, que estaban mejor todavía. 

Y lo que nos encantó a los 4 fue esta piadina (pizza pequeña de masa muy fina) de trufa, que estaba realmente deliciosa, sólo el olor a la trufa hacía que se te hiciera la boca agua. 

Y para mi, tarta de queso, muy suave, riquísima.

Javi la tarta de limón, muy cremosa, que le encantó

Y Pibona, por completar el trío de tartas, la de manzana

Un sitio muy chulo para ir con los amigos a tomar algo y probar cosas con una elaboración y materias primeras muy buenas. Un sitio acogedor y con personalidad, una pena que no cumplan con las normas que están para todos. 

Por si te animas: Reservar Restaurante Duke
Web del Restaurante Duke    Menú     Fotos     Como llegar

8 comentarios:

  1. Me parece fatal que se pasen las normas por el forro; ya se puede comer estupendamente, que yo no entro a un sitio con humo!!! Con la calidad ambiental que se ha ganado en los bares y restaurantes, sin humo...Suerte que la comida valió la pena.

    Un beso a todos!

    ResponderEliminar
  2. Mari Cruz Melero9:53 p. m.

    Pues sí que es una pena tener que comer con humo, con la buena pinta que tiene todo, esa ensalada de espinacas está riquísima, la hago mucho, yo le añado nueces y pasas, y la foto con pibona abrazados me encanta. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. No me lo puedo creer!! Un restaurante que se fumé!! Eso aquí es impensable. Como sabeis yo soy fumadora pero eso no lo veo bien.

    ResponderEliminar
  4. Hola Noelia!

    Estoy contigo, se ha ganado un derecho a respirar tranquilos para ahora ver sitios chulos, que podrían ser un sitio recomendable estropearse así y además lo mal que es ver como alguien se salta la ley. En fin.. peor para ellos.

    Un besazo!

    DVD

    ResponderEliminar
  5. Hola Mari Cruz!

    Si, es una pena que te escuezan los ojos al comer, creía que era algo que no volvería a hacer.

    La ensalada estaba deliciosa.

    Nuestra Pibona estaba pletórica, se le nota la felicidad.

    Un besazo!

    DVD

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuela!

    Aquí tampoco es normal, pero la Comunidad de Madrid ha sido muy benevolente con los que no cumplen la ley, dando amparo a que se la salten algunos sitios.

    Yo tengo que decir que tú y tu familia sois un GRAN paradigma del respeto a los no fumadores y con tu permiso lo cuento. Cuando nos fuimos de viaje a Huesca, estabamos solos en el restaurante, ya cerrado y les dijo el dueño que podía fumar si querían y ninguno de ellos lo hizo, se siguieron saliendo a fumar fuera. Me pareció algo muy muy muy bonito, muy respetuoso.

    Un besazo!

    DVD

    ResponderEliminar
  7. Lola Ariza12:03 a. m.

    Estoy completamente de acuerdo con todos los comentarios sobre lo desagradable de encontrarte a estas alturas con un restaurante en el que se fuma.
    No me explico como pueden ocurrir ests cosas lo encuentro increible!!
    yo creo que no entro.
    respecto a lo de conocernos los amigos del blog, nunca he comentado que en la Navidad pasada reconocí en el Corte Inglés a Ana Gordejuela y nos saludamos y alegramos mucho de ser amigas del blog.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1:08 a. m.

    Pues a mi me parece que en un pais con tantos bares y restaurantes como el nuestro debería haber sitio para todos: los que disfrutan fumando y los que no.

    ResponderEliminar