martes, mayo 08, 2012

Saint-Malo

Bretaña es una de las regiones con más encanto de Francia. Hemos buscado un hotel "Bueno, bonito y barato" sin importarnos la distancia de Monte Saint-Michel, porque tenemos el coche y mirando hemos ido a sar justo al lado de una ciudad que no había oído nunca: Saint-Malo que está cerca de donde está el hotel y ha sido una gratísima sorpresa, nada más pasar con el coche dijimos "Oooooohhhh" así que hemos hecho una visita a esta preciosa ciudad amurallada, que te recordará a Carcasonne.

Saint-Malo es una de las ciudades más turísticas de Bretaña y tiene como peculiaridad que es la ciudad de Europa con más restaurantes de marisco por metro cuadrado, sobre todo es muy famoso por sus ostras. 



Es una ciudad amurallada, totalmente rodeada, aunque las murallas son una reconstruccción. La ciudad fue totalmente arrasada durante la Segunda Guerra Mundial y luego tuvo un proceso de reconstrucción muy minucioso, por lo que hoy en día es una ciudad cuidada y que conserva todo su explendor. A nosotros que tenemos más tradición musulmana (hablo como cordobés), nos llama la atención esta arquitectura tan medieval. 




La muralla rodea la ciudad por completo, hasta por las partes que da al mar. 

Saint-Malo también es conocido por su importancia marina en los descubrimientos de marineros franceses, de aquí partieron los descubridores de Isla Mauricio y los exploradores de Canadá. 






Es una ciudad muy bonita y muy llamativa, con el aliciente de estar todo tan bien conservado.



No es que tenga muchos sitios por visitar, pero lo chulo es pasear por estas calles llenas de tiendas, es un sitio con mucho encanto. 









Me hacen gracia los edificios que se pegan a otros y luego tienen un paso por debajo para que pasen los coches, una curiosa mezcla entre los antiguo y lo moderno. 







No tiene muchos jardines, porque al ser un recinto amurallado han ocupado todo el espacio disponible, pero los que hay son muy bonitos. 





Hasta algo así de viejo y estropeado resulta encantador en un entorno como este.





Y en Saint-Malo sobre todo hay pastelerías. No sé que tienen en esta ciudad con los dulces, pero está llena de pastelerías, con dulces además gigantescos. 

Y esto está riquísimo, es una masa como de churro frita en forma de espiral, se come frita recién hecha, caliente y le echan, como si fueran gofres, cosas por encima. 

Aunque parece un dulce seco es muy esponjoso y está riquísimo 

Y Javi se lo comió con Nutella. 

Y así el fue...

Y lo otro bonito que tiene Saint-Malo además de la muralla, es su costa. Rodeada de pequeñas islas o peñones que a su vez tienen pequeñas fortalezas para la defensa de la ciudad. 



Esto es muy curioso porque cuando la marea sube se cubre todo esto de agua y cuando baja, tienen construida una piscina que se queda llena de agua y así aunque el mar retroceda tiene la gente para bañarse. 







Cuando la marea baja se puede ir andando por la playa hasta algunas fortalezas, que cuando la marea sube sólo se puede acceder por el agua. 













Cuando baja la marea las zonas de rocas del fondo quedan expuestas, ahí quedan atrapados o viven muchos animales, por lo que la gente va a recolectar ostras, mejillones, langostinos, etc. 









Y yo he sido feliz entre las rocas a la caza de bichos

Ves a muchas familias con los cubos buscando entre las algas





Aquí el fruto de mi pesca, un langostino, jejejeje

Aquí hay uno que no pesca mucho..

Y como toda ciudad de Francia que se precie, Saint-Malo tiene también su tiovivo. Algún día alguien hará un estudio psicológico sobre lo que tienen los franceses con los tiovivos, porque no es normal. 



Y dejamos otra preciosa sorpresa de este viaje. Saint-Malo es una preciosidad, un sitio encantador, no me quiero imaginar todo lo que hay por descubrir en Bretaña, estoy muy contento de haber hecho esta desvío en el camino. 


3 comentarios:

  1. Todo un descubrimiento!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:49 a. m.

    Ana Urba:

    Precioso el sitio, una monada. No había oído hablar de él.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un regalo para la vista es ver todo lo que estas mostrando ¡¡ Soy igual a Javi !! ni ahi me vas a ver atrapando a esos bichitos aunque me gusta comerlos jejejee la foto del perrito es una dulzura. besos !!

    ResponderEliminar