domingo, febrero 24, 2013

Restaurante Blanco Enea

Ha abierto hace poco en Córdoba un restaurante, que desde su apertura ha elevado la categoría gastronómica de la ciudad, uno de esos sitios con alma que será, sin duda, un referente y un restaurante indispensable de la ciudad. El Restaurante Blanco Enea nace de la energía de José María Gonzalez Blanco, un cocinero cordobés que ha creado en la sede de la Casa de Galicia de Córdoba un espacio  gastronómico que mezcla lo moderno, lo original y lo tradicional. Lola Ariza nos había hablado del cocinero y estábamos deseando conocer su trabajo y ver el restaurante que había creado, que desde que abrió sus puertas ha llamado mucho la atención de los medios. 

Restaurante Blanco Enea

Así que hacemos de catadores esta noche, en compañía de Sonia, Lola y Rafael para conocer el nuevo Restaurante Blanco Enea de Córdoba, que ya te digo que vayas revisando tu agenda, para hacerle un hueco a un sitio que seguro va a estar entre tus favoritos. 
Restaurante Blanco Enea
La Casa de Galicia de Córdoba cede sus dos primeras plantas a este restaurante de gastronomía cordobesa, pero con un guiño a Galicia, como los vinos gallegos de su carta. 
Restaurante Blanco Enea
La planta de abajo es una zona de tapas y copas. Un espacio "Blanco" como su propio nombre indica, con una decoración basada en la Enea, ese junto o caña que se utiliza para hacer elementos de la casa, como los asientos de las sillas, que aquí se reproducen en gigante. 
Restaurante Blanco Enea
Las paredes están decoradas por fragmentos de textos con referencias gastronómicas
Restaurante Blanco Enea
Y las mesas decoradas por flores frescas
Restaurante Blanco Enea
Nada más entrar supe que la comida me iba a gustar, por que cuando se cuidan tantos los "pequeños" detalles de un restaurante, más se van a cuidar los verdaderamente importantes, como la comida. 
Restaurante Blanco Enea

Restaurante Blanco Enea

Restaurante Blanco Enea
Me encanta que la enea sea omnipresente. Los restaurantes modernos tienden a ser blancos, es elegante, limpio y da sensación de espacio, pero es frío y a veces intimidante, pero la enea en todos sitios hace que te sientas como en una taberna tradicional, una vuelta a los orígenes, como una tasca de pueblo con un material tan artesanal como tradicional, pero que te hace sentirte cómodo. 
Restaurante Blanco Enea
Me gusta que los materiales naturales estén a la vista, como las tablas de la barra.
Y me han encantado las vigas de madera decapada. 
Restaurante Blanco Enea
Tienes tu barra para tomar copas o un café. Que nosotros hemos hecho buen uso y nos hemos tomado unas copitas de vino y cervezas conociendo a José María Gonzalez Blanco, que es una de estas personas con la cabeza muy bien amueblada y las ideas muy claras y sobre todo un montón de ganas de hacerte disfrutar de la experiencia gastronómica. 
Restaurante Blanco Enea
Hemos tomado unos aperitivos que ya lo han dicho todo, unas morcillas de matanza, nada comprado, sino hecho por el mismo con las carnes de su pueblo. Riquísima, un sabor poco habitual para la morcilla y de color rojo! Y con un delicioso toque de miel de caña.
Restaurante Blanco Enea
La Casa de Galicia ahora ocupa el espacio de la tercera planta, pero Galicia está muy presente en este restaurante cordobés, como en una deliciosa ginebra gallega (Nordés, creada el año pasado a base de destilado de vino albariño e hierbas propias de Galicia). 
Restaurante Blanco Enea
Y este es el libro "A gustar convidan" con poemas de 13 cordobeses con textos sobre gastronomía a los que José María González Blanco ha dado vida en forma de recetas. Un libro de Gastropoesia, que mezcla la poesía y la cocina. El libro tiene prólogo de Juan Mari Arzak. Una iniciativa genial que dice mucho de la creatividad o originalidad de José María González Blanco. 
Restaurante Blanco Enea
 En la carta del restaurante no puede faltar la enea. 
Restaurante Blanco Enea
Y esto tan curioso son torrezneras, que sirven para hacer torreznos y que estos vayan soltando la grasa mientras se enfrían. Un artilugio tradicional muy difícil de ver hoy en día en una cocina. 
Restaurante Blanco Enea
Y geniales los tapetes de colores, hechos por la propia abuela del cocinero y que se utilizan en la cocina del restaurante. 
Restaurante Blanco Enea
Un pequeño detalle... peces en un sentido con un pez que va en el otro, sin seguir la corriente... imagino que así se ve, que ya dice mucho, el cocinero, por que son las ventanas de la cocina, que está totalmente a la vista. Ese detalle siempre me gusta en los restaurante, siempre es un pacer ver a un cocinero trabajando y la garantía de que las cosas se hacen bien. 
Restaurante Blanco Enea
Este detalle de una "lluvia" de enea llama la atención en el patio de la cocina
Restaurante Blanco Enea


Restaurante Blanco Enea
Y mi madre se ha enamorado de estos cuadros hechos con macetas de decoran el patio. 
Restaurante Blanco Enea
Muchos pequeños detalles muy chulos. 
Restaurante Blanco Enea
Y otros más raros, como está silla que se apoya en el techo
Restaurante Blanco Enea
Y este es el "Saloncito", un pequeño salón de 3 mesas con esos detalles tan de este sitio, como todas las sillas blancas menos una roja 
Restaurante Blanco Enea
Un espacio que se puede convertir en un reservado para una cena entre amigos o familia
Restaurante Blanco Enea
Y los colores sobre el blanco
Restaurante Blanco Enea
Y en la parte de arriba está el comedor principal. Un espacio pequeño y cómodo, con una generosa separación entre las mesas, que siempre es de agradecer para tener una cena más íntima y tranquila. 
Restaurante Blanco Enea
La sala es preciosa, muy elegante, con ese juego del blanco y la decoración con elementos tradicionales. 
Restaurante Blanco Enea
 Cuando entramos a la sala hicimos todos un elocuente: OOOOhhhhhhhhh
Restaurante Blanco Enea
Bonito detalle de las flores rojas en las mesas blancas.
Restaurante Blanco Enea
Ya ves que me volví loco haciendo fotos de todo, me ha encantado la imagen del sitio.
Restaurante Blanco Enea
Y este centro de mesa tan natural y floral
Restaurante Blanco Enea
Y los platos de cerámica 
Restaurante Blanco Enea
Y aquí toda la familia reunida para la cena. Organizada por Lola, que le pedí que en cuanto volviésemos del viaje teníamos que ir a conocer este sitio.
Restaurante Blanco Enea
No es mi mejor cara... pero es que iba vestido a juego con la carta
Restaurante Blanco Enea
Sonia muy guapa también. 
Restaurante Blanco Enea
Y esta es la carta de vinos
Restaurante Blanco Enea
La carta de vinos es pequeña, pero tiene un detalle muy chulo, que te puedes llevar el vino de casa y aquí pagar sólo el descorche, por si tienes un antojo de tu marca de siempre. Nunca lo había visto y me ha parecido muy original. 
Restaurante Blanco Enea
Como estamos en la Casa de Galicia hemos pedido un Albariño de Martín Codax, delicioso, para la cena.
Restaurante Blanco Enea
Que hemos empezado con un riquísimo salmorejo, por que José María Gonzalez Blanco es miembro de la Cofradía del Salmorejo de Córdoba, por lo que había que probar su destreza para hacerlo y merece la pena. 
Restaurante Blanco Enea
Y un plato super original, salchichón, pero el relleno del salchichón sacado y mezclado con miel con brotes por encima... una maravilla.
Restaurante Blanco Enea
Mira que pinta... mejor sabe ejejejjejeje
Restaurante Blanco Enea
Y nos pedimos una tabla de quesos, que ya sabes que me encantan y cuando apareció esta tabla yo le iba a hacer la ola. 
Restaurante Blanco Enea
Buenísimos quesos con originales contrapuntos, como paté de aceitunas verdes o pan de higo (otra de mis debilidades en la cocina). 
Restaurante Blanco Enea
Me encanta el queso en la comida, ahí me sale la vena francesa que me queda. Aunque me gustan más de postre, aquí los tomamos de aperitivo. 
Restaurante Blanco Enea
Y la cena muy divertida, muy cómoda en familia. Tras tanto tiempo fuera de casa, da gusto estar entre tu gente.
Restaurante Blanco Enea
Y mi plato un churrasco, aunque no te lo recomiendo, hay platos más elaborados que merecen más la pena, al final una carne te la puedes tomar en muchos sitios. 
Restaurante Blanco Enea
Sorprendente la elección de Lola, con una ensalada de berenjenas que estaban templadas con un sabor riquísimo. Sé que las berenjenas tienen un sabor poco atrayente, pero estas estaban maceradas de un modo muy suave, muy recomendable. 
Restaurante Blanco Enea
Rafael se pidió Rape en salsa de romescu, una buena recomendación, estaba delicioso y muy bien presentado. La salsa romescu es realmente difícil de hacer y estaba buenísima. 
Restaurante Blanco Enea
Y Javi un steak tartar que me lo tengo que pedir cuando vuelva, muy recomendable, delicioso. 
Restaurante Blanco Enea
Y la presentación con una talega con en pan un detallazo. 
Restaurante Blanco Enea
Sonia se pidió un taco de atún con espuma de mar (soja) y fresas que estaba delicioso
Restaurante Blanco Enea
Y una presentación que llamaba mucho la atención
Restaurante Blanco Enea
Los postres, igualmente originales. Como esta tarta de manzana deconstruida, que sin canela, me ha servido para probarla. Muy original. 
Restaurante Blanco Enea
Brioche con crema de queso... raro... dejemoslo ahí....
Restaurante Blanco Enea
Brownie con helado, este indispensable, delicioso!
Restaurante Blanco Enea
Y tarta de Santiago con helado de canela, este no le probé, pero a Javi le encantó, su favorito. 
Restaurante Blanco Enea
Y si te ofrecen esto, "Botones de Sechuan "(Acmella oleracea), corre!! Es una flor brasileña que tiene la capacidad de dormirte la boca. Es una explosión de sabores al morderlo, pero luego te duerme la boca en medio de un picor que es la mar de curioso. Toda una experiencia gastronómica. 
Restaurante Blanco Enea
Ya estamos de vuelta, preparados para el congreso que mañana te empiezo a contar y con ganas de retomar el trabajo con un montón de ideas y ganas. Volvemos con esta degustación del Restaurante Blanco Enea que nos ha encantado, ya es un favorito en Córdoba y al que volveremos. Brindamos por su suerte!!!
Restaurante Blanco Enea

15 comentarios:

  1. Lola Ariza12:34 a. m.

    Una velada inolvidable, la compañía, el sitio y la comida inmejorables.
    Que bien lo has reflejado todo, no se te ha escapado un detalle!!

    Lo pasamos estupendamente, y el detallazo de José María de abrir en un día de descanso digno de agradecer.

    Imagino que ya estais de nuevo en Madrid.

    Muchos Besos
    Tendremos que repetir

    ResponderEliminar
  2. Sonia G1:53 a. m.

    Es un restaurante precioso! José María tuvo un gran detalle al abrirlo. Asi pudimos disfrutar más del lugar y de los detalles (ese pez rebelde )... La comida una delicia menos las Flores Jijiji un sabor "peculiar "
    Creía que el último postre era tarta de Santiago Jijiji es que yo oigo brownie y ya no escucho nada más!
    Y la compañía una delicia como siempre.
    Una gran experiencia que nadie debe perderse.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado en el primer momento q pueda voy gracias por descubrirmelo

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito restaurante, a pesar del blanco es muy acogedor. La comida también tiene muy buena pinta pero lo que más me ha gustado de la entrada es la última foto, parece de estudio!

    ResponderEliminar
  5. Buenooooo, cada vez se me acomulan mas cosas para volver a visitar Córdoba!!
    La próxima vez que vaya tendré que estar como mínimo un mes para ver tantísimas cosas.
    El Restaurante se ve precioso y la comida "una delicia".

    ResponderEliminar
  6. Hola Sonia!

    Tienes razón! Ya lo he cambiado :D

    Gracias!

    DVD

    ResponderEliminar
  7. Hola Lola!
    Estoy deseando repetirlo, el sitio me ha encantado y Jose Maria me ha parecido un gran profesional y una persona encantadora.

    Un saludo!
    David

    ResponderEliminar
  8. Hola Lorena!

    A mi también me ha gustado mucho la foto, fue la pared blanca la que le dio el toque tan original.

    Nos vemos en unos dias!!!

    Un besazo!
    DVD

    ResponderEliminar
  9. Jose Maria, no te lo pierdas !!!
    Y llevate a la Sole, jejeje

    Un abrazo!
    DVD

    ResponderEliminar
  10. Hola Manuela!
    Este indispensable para visitar Córdoba!

    Un abrazo!
    DVD

    ResponderEliminar
  11. Me encantaaaaaa la decoración del restaurante,,,que bonito y con que gusto esta decorado y la comida tiene muy buena pinta,,,,besitosss

    ResponderEliminar
  12. Anónimo6:58 p. m.


    Ana Urba:

    Precioso restaurante, muy acogedor, me gusta.....¡y encima está en la Casa de Galicia!

    La comida tiene muy buena pinta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Ese restaurante lo tenemos a cinco minutos de casa, desde que se inauguró la reforma me llama la atención.
    Así que vamos a tener que hacer una degustación. Imaginaos lo que tiene que ser ver la procesión de la Misericordia de San Pedro desde su balcón entre plato y plato.

    ResponderEliminar
  14. Tsnto el Restaurante Blanco Enea, como Jose Mari son extraordinarios.
    Da gusto estr allí,todo es diferente y cuidado.

    Se ve que lo pasasteis muy bien; solo tengo el gusto de conocer a Lola, y se la ve muy satisfecha.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo1:11 p. m.

    En una semana estaré disfrutando de esos platos... no veo el momento!
    Me ha encantado leeros.

    ResponderEliminar