sábado, junio 08, 2013

Miami Beach adora a los Perros


Miami Bach es una ciudad que adora a los perros, ya te conté muchas cosas cuando vinimos la primera vez con Thor en Enero. Ahora seguimos disfrutando de esa suerte, ha sido una cierto traerle, por que estamos haciendo mucha vida con él. Esta tarde nos hemos ido a Lincoln Road, a pasear y ver tiendas con él. Natalia y Esteban han flipado con que las tiendas y restaurantes tengan puestos bebederos con agua fresca (y siempre limpia) para los canes que pasean. Y no uno ni dos, sino muchos de ellos. En todos los restaurantes se puede comer con el perro y la calle, que es peatonal y mi zona favorita de la isla, está llena de perritos de paseo. 



Son pequeñas cosas, que realmente no le cuestan nada al establecimiento, pero que muestran muy claramente la vocación animalística de esta ciudad. La cantidad de parques públicos para ir con perro, hasta algunos sin correa. ¿Y tiene algo de malo? En Madrid te miran mal si vas con perro, no te dejan entrar ni a El Corte Ingles, ni al banco, ni comer en restaurantes. Aquí es lo normal y no se acaba el mundo, al contrario. Más clientes, más gastos y mejor rollo por parte de los clientes para con el establecimiento, por que no olvidemos que para los dueños de mascotas, son como nuestros hijos, un feo a mi mascota me sienta fatal y un establecimiento que le hace un feo a mi perro, me lo hace a mi. El que le trata bien, el que le atienda, me gana por completo y eso es negocio. ¿Es tan difícil de entender?

Miami Beach es una ciudad preciosa, un verdadero paraíso para estar y ha hecho de ser un sitio tan cómodo para estar con tu mascota un valor más de todo su patrimonio. Que el perro esté todo el día en casa encerrado es un rollo, que tampoco creo que tenga que ir a todos sitios con nosotros, hay sitios que por ruido o gente no son recomendables, pero un paseo, unas compras, una cena, etc son actividades que el puede compartir perfectamente con nosotros. 
Hemos entrado a las tiendas y él estaba encantado, los dependientes siempre le hacen carantoñas y aunque de primeras no es precisamente sociable, el descubrir sitios nuevos le gusta. 
Hemos parado a tomar un cocktail en una terraza y él ha sido el primero en mirar la carta. 
La camarera ha venido a hacerle carantoñas enseguida y sin problema por estar en la mesa, al contrario. 
Y además con las bebidas le han traído un vaso a él, para que también bebiera, en la mesa, nada que un cuenco para el suelo. Es que no me imagino algo así en España, con tanta normalidad. 

-----------------------------------------------------------------------------------------
Un pequeño cambio de tema para hablar del tiempo, hemos llegado a la vez que el huracán Andrea, que aunque no está directamente sobre nosotros, que está al norte, nos está dejando un tiempo de perros. Miami que es tan bonito, con este tiempo es una ciudad de lo más soso. Los pobres Natalia y Esteban están deseando ver si son verdad todas esas fotos que han visto de la ciudad en el Blog o si es Photoshop, por que desde que han llegado no para de llover y ni hemos visto el sol. 

Esta tarde ha caído una lluvia torrencial. Se veían las nubes negras como la noche viniendo hacia la isla. Nos avisó David desde Miami que ya estaba cayendo allí lo más grande y no nos ha dado tiempo ni a llegar a un hotel donde habíamos quedado con Miguel y Flavia, nos hemos refugiado (y tomado unos cocteles, por que al mal tiempo buena cara... no hay más que verme en el vídeo) en una terraza y no hemos podido salir de ella en casi dos horas que no ha parado de diluviar. Hemos grabado un vídeo para que veas como llueve aquí cuando dice de llover. 


Como dice mi cuñada Mari: "Nunca llovió que no escampara". Así que es sólo cuestión de esperar, que todo se pasará y ya tendremos sol y playa. Además este fin de semana estamos de excursión y nos lo vamos a pasar muy buen y espero que con mejor clima. 

1 comentario:

  1. Manuela2:43 p. m.

    Cuanto tienen que aprender en España!!

    ResponderEliminar