jueves, julio 11, 2013

Pagos desde el Teléfono movil con Tarjeta de Crédito

No te descubro América, si me permites el chiste, si te digo que la economía de Estados Unidos es la más dinámica del mundo. Y es dinámica por que todo se hace para que sea dinámica. La gente que quiere ganar dinero hace por ganar más dinero. Mientras que en España damos pasos hacia atrás a cada momento, allí van hacia adelante con la economía en ebullición. Cuando montamos la agencia de viajes tuvimos muchísimos problemas para poder cobrar a los clientes con tarjeta de crédito, fue quizá la sorpresa más desagradable que tuvimos en el negocio. Estuvo a punto de irse todo a pique antes de nacer por que dos bancos (Banco Popular y La Caixa) nos dijeron que no nos daban el TPV, el sistema para cobrar a los clientes. Sin poder cobrar no se puede vender. La economía la mueve el dinero y hay que hacer que el dinero fluya para que genere más dinero. En España eso no lo aprendemos, por que nos pusieron todos los obstáculos del mundo. Una tienda que no puede vender por que no puede cobrar a los clientes, esa es la radiografía del sistema económico español. No quiero ser negativo, quiero ser crítico. 

Pagos desde el Teléfono movil con Tarjeta de Crédito


Cuando estábamos en Miami con la Chupipandi y nos fuimos todos a San Agustine, Paula pagó todos los gastos de todos, por simplificar y luego todos le dimos nuestra parte. Y en estos casos siempre pasa lo mismo, que si no tengo suficiente, que si no tengo cambio... bla bla bla. Y todo se arregla cuando saca un cuadradito y lo pone en la entrada del iPhone. ¡Un lector de tarjetas de crédito personal! En España conseguir un lector es una tarea imposible y en Estados Unidos cuesta 11€, lo venden en todas las tiendas de electrónica y sirve para que tú mismo cobres con tarjeta. A nivel personal o profesional da lo mismo. 

Pagos desde el Teléfono movil con Tarjeta de Crédito
Como ves, es un cuadrado pequeñito, unos centímetros y se inserta en el movil. Activas una aplicación y basta con pasar la tarjeta de crédito, marcar la cantidad, el dueño de la tarjeta firma con el dedo en la pantalla. ¡Y ya está! El dinero está en el banco de Paula. Me quedé alucinado y te lo tenía que contar. Con todo lo que pasamos y fue por que intervinieron Maria Jose y Felix y nos ayudaron a que nos lo concediera Bankia, que también nos habían dicho que no, pero ellos hicieron que nos lo dieran. Y aquí lo puede llevar todo el mundo en el bolsillo. 
Pagos desde el Teléfono movil con Tarjeta de Crédito
Una solución ingeniosa, cómoda, la puede tener todo el mundo. Es barata y muy segura. Hacer que el dinero se mueva, que pase de mano en mano con facilidad. Y Paula tiene en su cuenta todos los cobros de todo, con comodidad, sin tener que llevar dinero y vale para cualquier cantidad. Muchos no llevamos dinero en metálico encima, yo nunca llevo, pero sin la tarjeta no he salido nunca. 

Cualquier negocio lo puede disfrutar, un representante, un taxista, un repartidor a domicilio o simplemente tú, por que nunca sabes cuando tienes que pagar a alguien y no llevas dinero y es incómodo para ti y para la persona. Así que esta solución es genial. 
Pagos desde el Teléfono movil con Tarjeta de Crédito
En España no es que no tengamos nada parecido, es que no vale ni siquiera con las tarjetas de aquí, por que los bancos no quieren. Pero es bueno saber que hay más mundo, saber que hay soluciones posibles, que aunque aquí no nos dejen hacer algo así, por lo menos aprendamos de los éxitos de los demás. A mi me encantaría tener este lector, jejejejeje Más info en : https://squareup.com/

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Para que la economía sea fuerte, el dinero debe moverse. El dinero pasando de mano en mano genera más dinero, más actividad y más riqueza. Y aunque no es del todo correcta, hay una historia que me gusto mucho y hoy la comparto contigo, por si no la conoces. Ayuda a entender la importancia de la circulación del capital. Espero que te guste:

Es un día tranquilo en un pequeño pueblo en Extremadura. La situación del pueblo es como en otros muchos sitios. Los tiempos son duros, todo el mundo tiene deudas y todo el mundo vive del crédito.

Ese día un turista ruso rico llega al pueblo, se para delante del hotel del pueblo y deja un billete de 100 euros en el mostrador, diciéndole al recepcionista que quiere ver las habitaciones para poder elegir la que más le guste para pasar la noche.

El dueño del hotel le da las llaves y le invita a subir las escaleras para que vea las habitaciones con tranquilidad a su aire. Coge el billete y se va corriendo para pagar sus deudas al carnicero, que servía al hotel aunque no le podía pagar. 

El carnicero coge el billete de 100 euros y corre calle abajo a saldar su deuda con el criador de cerdos, que le proveía de lo que vende en la tienda, aunque vende poco y no le podía pagar.

El ganadero coge el billete y va a toda prisa a pagar su deuda con el fabricante de piensos, que le adelantó el alimento de los animales. 

El fabricante de piensos va a ver a la prostituta que le ha hecho “a cuenta” un par de favores sexuales.

La prostituta coge entonces el billete y sale a toda prisa hacia el hotel y paga los 100€ al propietario, por el uso de las habitaciones que había usado con los clientes, pero no había podido pagar. 

En ese momento el ruso baja las escaleras, coge el billete de 100 euros del mostrador, dice que en el hotel no hay ninguna habitación que le guste lo suficiente, guarda el dinero en su cartera su cartera y abandona el pueblo.

Nadie ha producido nada. Nadie ha ganado nada. Sin embargo, todo el pueblo ha quedado libre de deudas, el dinero ha circulado y los habitantes pueden mirar ahora al futuro con mucho más optimismo.

3 comentarios:

  1. Manuela8:32 a. m.

    Que chuli este lector de tarjetas!! Haber si aprendemos un poco en España, que somos (son) unos "carcas".
    Este aparatito a mi me iria de maravilla, por que yo también soy de las que nunca lleva dinero encima, pero la tarjeta siempre va conmigo.
    Muy buena la historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Como flipo!!! Yo también soy un desastre con el efectivo me encanta el tema de poder pagar hasta un chicle con el plástico, más cómodo imposible!

    ResponderEliminar
  3. Lo que no inventen estos americanos !
    No me extraña que estemos a 100 años luz. Siempre están facilitando los negocios, igualito que aquí

    ResponderEliminar