martes, febrero 04, 2014

Tarta Sacher en el Hotel Sacher

Viena es famosa por muchas cosas, por sus valses, por sus conciertos de Fin de Año, por Mozart, por su noria, por la ONU....y por la Tarta Sacher. Una tarta inventada en una pequeña cafetería frente a la Ópera, pero que se hizo tan popular y famosa que la cafetería se convirtió en hotel de lujo por la selecta clientela que atraía su célebre tarta. Hoy en día la Tarta Sacher es muy popular a nivel mundial y la puedes comprar en cualquier pastelería. Pero nos dijeron que si íbamos a Viena, teníamos que probar la auténtica Tarta Sacher en el Hotel Sacher. Y allí que fuimos a hacer lo que nos dijeron que teníamos que hacer. Desde ahora no le hagas caso a lo que la gente te diga que tienes que hacer... bueno, salvo que te lo diga yo.. jajajaja

Tarta Sacher

Que algo sea típico de un sitio no significa que sea lo mejor, por que la verdad, los sabores se adaptan y en cada sitio tenemos un gusto. O directamente se mejoran, como pasa muchas veces. La cosa es que fuimos y pagamos la catetada. No es que sea para turistas, que la verdad es que casi todo eran austriacos. El café está dentro del hotel, muy muy elegante, muy fino todo. 
Tarta Sacher
Un sitio muy bonito, los camareros con unos uniformes que recuerdan a otro siglo. Muy ceremoniosos. Como ir a tomar un café y tarta en 1800.
Tarta Sacher
Todo huele en el Hotel Sacher y en su cafetería a antiguo, a tradición. Lo cual no siempre es bueno. La carta practicamente reducida a tomar su tarta. 
Tarta Sacher
Me quedo con el sitio, por que es curioso estar en ese corazón de Viena clásico, anticuado, anclado en el pasado y a la vez elegante y divertido. Como un gran decorado. Todo llamaba mucho la atención. 
Tarta Sacher
La realidad es que no merece la pena hacerlo, por que esta tarta se puede tomar en medio mundo y la hacen hasta mejor. Por que habrá nacido aquí, pero no deja de ser bizcocho de chocolate con chocolate por encima. Es decir algo que no tiene nada de nuevo ni original. Pero bueno, me quedo con la experiencia de haber tomado la tarta en su lugar de origen, pero no merece la pena la catetada, jajajajaja
Tarta Sacher

7 comentarios:

  1. Manuela8:41 a. m.

    Quedaros con que visteis algo diferente; seguro que la tarta la habeis comido mejor en otros sitios!!

    ResponderEliminar
  2. Como el chocolate no me gusta no me habrias convencido ni tú, y mira que soy muy obediente y siempre te hago caso, jijiji
    Tampoco es que a simple vista esté diciendo cómeme !
    Nos has enseñado cientos de tartas con una pinta mucho más suculenta que esta.

    Y lo de las catetadas forman parte de los viajes. Podrias hacer un concurso a ver quien gana, jajaja

    ResponderEliminar
  3. Hola! Lo del concurso de catetadas viajeras me parece una idea estupenda!!! Ya me estoy riendo de pensarlo!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Manuela! Si, esa tarta está bien en todos sitios, es muy universal.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maria Jose! Hola Lorena!

    Vale, me mola lo del concurso. Aquí va la mayor catetada que hemos hecho nosotros y la pagamos bien. Fue cuando fuimos a visitar el Mont Saint Michelle en Francia, que comimos el plato típico que es la tortilla. Pero en la letra pequeña del menú te decía que si no la pedías específicamente sola, se servia con langosta y de los 20€ de la tortilla pasó a 75€ por la langosta....Y si que nos sentimos la mar de catetos por pagar esa burrada por una tortilla.

    Siguiente....

    DVD

    ResponderEliminar
  6. Veeenga va !!
    Nosotros acumulamos muchas por aquello del idioma, jajaja

    Cuando estuvimos en Washington entramos a desayunar en un sitio con muy buena pinta. Nos acercamos al mostrador a pedir " two anahein panini y two coffes with milk "
    Hasta ahí bien, ... pagamos y nos dieron un cartón con un número. Pensando acertadamente que era nuestro número de pedido, nos quedamos como dos catetos pegaditos a la barra esperando a que nos dieran nuestro desayuno.
    Nos miraban con cara muy rara y nos soltaban una parrafada en inglés que a nosotros nos sonaban a chino. Y allí seguíamos nosotros pegados a la barra transcurridos unos cuantos minutos y otras tantas parrafadas. Hasta que viendo que no nos moviamos, uno de ellos nos quitó el cartoncito con el número y se fue a una mesa donde había un soporte alto y metalico donde colocó el cartón.
    A los pocos minutos nos sirvieron el desayuno y retiraron el cartoncito.
    Se desayuna fenomenal , y cada vez que hemos vuelto a San Diego donde también funciona esta cadena, no podemos evitar reirnos de nosotros mismos recordando el numerito cateto que montamos.

    ResponderEliminar
  7. Ay chicos! si me hubiérais preguntado!!! la sacher pichi picha en el hotel sacher la que está realmente espectacular es ... la selva negra!!!!! Es la mejor selva negra que hemos probado, jajaja mucho más rica que la sacher. Curioso no? que aqui en Stuttgart hagan mejor la Sacher que en su propia cuna, y sin embargo la Selva negra sea mejor que allí. (Excepto la de ROlf, claro, la de ROlf te quita el sentío, a ver si cuadra y os prepara una... ;) Besos besos besos!

    ResponderEliminar