martes, abril 15, 2014

Kinkaku-ji, el Pabellón dorado

La joya, literalmente, de Kioto es el Pabellón dorado. Un edificio patrimonio de la humanidad, que es pequeñito, pero una preciosidad. Su nombre oficial significa Templo del jardín de los ciervos. Se construyó como parte de un palacio de recreo del rey de la zona (shogun) en el siglo XIV. El edificio no es de oro ni de broma, sólo tiene un recubrimiento de pan de oro, que no debe valer nada, pero queda tan bonito y el efecto es muy real, parece de verdad de oro. Es el monumento más famoso de la ciudad y el sitio que más visitantes atrae. Las dos primeras plantas son diáfanas y no tienen nada, la superior si que alberga una estatua de Buda y otras 25 estatuas. Aunque nada de esto es visitable, sólo se puede ver desde fuera. Lo bonito es también que está al borde del agua, en el lago llamado "Espejo de agua" que le da todavía más efecto. Han conseguido convertir un pequeño edificio de tres plantas de los que hay a patadas en Japón en una autentica joya. 

Pabellón dorado

Hay una versión parecida que es el de plata. Aunque es mucho menos conocido. Lo bonito de este de oro es su jardín, que tiene un precioso jardín japones, con fuentes y estanques que es una preciosidad. Es una visita muy chula, indispensable para ver en Kioto.

Pabellón dorado

Pabellón dorado

Pabellón dorado
Nosotros ya lo visitamos con Sonia, pero merece la pena volver a verlo. 

Pabellón dorado


Pabellón dorado


Pabellón dorado

Pabellón dorado
A la familia le ha gustado mucho. 
Pabellón dorado

Pabellón dorado

Pabellón dorado
El estanque está lleno de islas, son artificiales y están relacionadas con la historia del budismo. 
Pabellón dorado

Pabellón dorado

Pabellón dorado
Y el paseo por el jardín japonés es el complemento a la visita al templo, que son tres minutos, por que es pequeño y se ve desde fuera. Es una visita muy rápida. 
Pabellón dorado

Pabellón dorado

Pabellón dorado

Pabellón dorado
Un sitio muy bonito, no es que sea una gran maravilla, pero es vistoso, como un joyero muy grande. 
Pabellón dorado

2 comentarios:

  1. Anónimo10:29 a. m.


    Ana Urba:

    Una preciosidad. Muy bonito el efecto "oro" del templo y supongo que, al natural, mucho más bonito. Pero lo que me maravilla son los jardines, especialmente el estanque.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana!

    Es una preciosidad, es como una pequeña joya en medio de un parque.

    Un besazo!

    DVD

    ResponderEliminar