lunes, noviembre 09, 2015

Aventuras de Martina con T-Mobile

Martina está con nosotros en Miami pasando unos días y la pobre ha vivido una odisea con el teléfono móvil que no puedo menos que contarlo. Ha venido a unas reuniones de trabajo y el móvil era imprescindible. Así que nada más llegar fuimos a una tienda de T-Mobile y allí le vendieron una tarjeta de prepago. "Simply Prepaid" de 40$.

El teléfono se activó y probamos a hacer una llamada y todo bien, salvo que no le dieron recibo ninguno con la compra. El primer día no lo necesitó y no lo probamos más. Nos fuimos a Orlando unos días y nada más llegar nos dimos cuenta que su teléfono no funcionaba, ni SMS ni llamadas. Fuimos a otra tienda T-Mobile y allí le dijeron que la tarjeta SIM estaba mal y le dieron otra. Volvimos a probar el teléfono y genial. Cuando al rato la llaman por teléfono y le dice un hombre muy serio que ella le ha robado el teléfono que va a llamar a la policía, ella se lo toma a broma y cuelga. 

Al día siguiente volvemos a ver que su teléfono no funciona. Llamamos a T-Mobile y nos dicen que la tarjeta SIM que le han puesto en el teléfono no se corresponde con el número. Así que le van a cambiar el número de teléfono (una putada por que ya le había dado ese número a varias personas del trabajo). Le asignan un nuevo número y durante unas horas trabaja con normalidad. 

De repente cuando habíamos vuelto a salir de viaje suena el teléfono y es la policía, para preguntar que de donde había sacado Martina la tarjeta SIM del teléfono, por que estaba usando el número de teléfono de una persona con linea activa. En T-Mobile le quitaron el número a alguien y se lo dieron a ella. Esta persona ni corta ni perezosa llamó a la policía y llamaron a Martina como si fuera culpa de ella. 

Martina alucinando, ella sólo compró una linea de pre-pago de T-Mobile y ya estaba involucrada la policía. Y además para colmo le cortan la linea a las dos horas. Imaginamos que la policía llamó a T-Mobile y estos le cortaron a Martina el servicio, esperamos que para devolver el número a su anterior propietario. 

Vuelve a llamar a Atención al Cliente de T-Mobile y le dicen que no le pueden devolver el número pero que le asignan otro, pero que tiene que dar los datos de la factura de la compra de la tarjeta... que no le dieron y no hay nada más que hablar. Así que al final se quedó sin linea de teléfono y sin tarjeta SIM que se la dejaron inutilizada.

Y encima se ha tenido que gastar el dinero en comprar otra tarjeta SIM y otra linea, con otra compañía, por supuesto. Nunca pensé que una compañía alemana pudiera tener tan pésimo servicio. 

1 comentario:

  1. qué fuerte !!sin comerlo ni beberlo y encima pagando y de buena fe , menudo lío !

    ResponderEliminar