América, América

Esta mañana hemos desayunado en el café del hotel, rollo super elegante, cubertería de plata, los platos decorados rollo “nouvel cuisine” y 10.000 pesetas dos cafés, dos zumos, un tazón de cereales y un donut (no nos hemos vuelto locos, no lo hemos pagado, los de American Express como reservamos el hotel con su servicio para clientes VIP, cuando hemos llegado aquí teníamos una serie de invitaciones en su nombre, el SPA de ayer tampoco lo pagamos). Bueno, a lo que iba, he visto una cosa que en España llamaría mucho la atención, pero aquí en Estados Unidos es muy normal, y es que cuando tu comes en un sitio si te sobra algo de comida te lo llevas a casa, todos lo hemos visto en España, pero se nos hace raro, tu no te imaginas llevándote la tortita que te ha sobrado del desayuno a casa… pero aquí si se hace, y eso me gusta, no desperdician comida. Una sociedad que cree en el consumo más extremo (aquí no ves a nadie, insisto, a nadie con unos zapatos viejos y no te hablo ya de los coches, que no se tienen mas de dos años) cuida mucho que la comida no se tire. Incluso en un sitio tan pijo como el hotel la gente no permite que se tire la comida.

Y ya que estamos, otra cosa que me mola de Estados Unidos  es que para trabajar no se tienen prejuicios. Tú no te imaginas en España que para atender en una tienda o ser camarero en un restaurante peses 150 kilos, tengas 70 años o alguna deformidad física seria, en España somos de un mirado-estúpido para eso, aquí es inimaginable discriminar a alguien por el físico o la edad. Te lo cuento por que ayer fuimos a Wall*Mart y al ir a Atención al Cliente nos atendió una chica, que cuando habló tenía la voz más grave que yo con catarro, era un transexual obviamente. ¿Te imaginas un transexual atendiéndote en el Corte Inglés? Ojalá claro, pero es un mérito que aquí sea lo normal. Sé que no te imaginabas que esto fuese así, pero este es un país raro de narices, tiene cosas geniales y otras terribles. Me enrollo yo sólo… es que al entrar al susodicho Wall*Mart hay un cartel en plan prohibido perros, prohibido ir sin camiseta y prohibido pistolas… es que aquí lo de las armas es más normal de lo que nos imaginamos, todo el mundo lleva una pistola en el coche, viven tanto con ellas que en los aviones tienen serios problemas por que la gente las lleva a todas partes, no se separan de ellas y como conviven tanto no se imaginan tener que dejarlas. Otra más, paranoicos totales, los americanos no se tocan, dos niños en el colegio no se van a pegar y la gente si te tiene que avisar de algo usan un sólo dedo para tocarte (el meñique además) y te piden mil perdones por ello, si por accidente alguien te toca se va a deshacer en perdones y si lo tocas tú te pueden echar una mirada de las que matan. Si vas en un supermercado con el carro tienes que mirar que no sigas sin darte cuenta a nadie, lo típico que sigues los pasillos en orden… de eso nada, como alguien crea que le estás siguiendo te monta un pollo que lo flipas! Aquí no hay paparazzis como los de España por que hacerle una foto a alguien es un delito gordo, a los turistas nos advierten que no hagamos fotos de los mendigos por que pueden llamar a la policía y demandarte ($$$). Alucinante país Estados Unidos.

Experiencias relacionadas

y tu ¿qué opinas?