Antes y Ahora

Cuando este verano volví de las vacaciones con mis padres decidí que había tocado techo en el tema del peso, no salía en casi ninguna foto y eso era síntoma de que no me estaba sintiendo bien conmigo mismo y no quería verme. No es superficialidad, aunque todos tenemos un puntito de vanidad, siempre he sido delgado y el peso llegó un momento en que era una gran molestia que afectaba en todos los aspectos de mi vida, menos actividad, menos energía, menos capacidad y el hecho de no reconocerme en esa persona que veía en el espejo, por eso no quería que me hicieran fotos.
Es una situación a la que te vas acomodando y poco a poco no te das cuenta de hasta donde llegas, pero es un camino que no lleva a nada bueno. Este es el David que no quise que vieras, no poniendo estas fotos en el Blog de Estocolmo y San Petesburgo:

Tras ver esto decidí cambiar y saque fuerza de voluntad para coger las riendas de mi vida. Empecé a hacer deporte y sobre todo me eduqué en como comer, por que me encanta la comida y soy absolutamente incapaz de hacer dieta, pero se puede perder peso si se come con cabeza. ¡En 15 días perdí 7 kilos! y he perdido más en estos meses. Dejé de hacer deporte enseguida, no es lo mio, pero lo que aprendí sobre alimentación lo he seguido haciendo, ya ni me cuesta, sale solo y ha hecho que me haya mantenido incluso en los viajes, que siempre se descontrola la comida.

Ahora todo el mundo me ve y nota mucho más que he adelgazado por que me he comprado ropa de mi nueva talla, sólo de pantalones he bajado tres tallas. Ahora se me nota más por que antes seguía llevando la misma ropa. Ahora me estoy poniendo toda esa ropa que tenía en el fondo del armario “por si algún día quepo” que era de antes y que ya ni de broma podía ponerme. Me siento muy bien conmigo mismo y no sólo por que me gusta más el David que veo en el espejo, sino por que me siento mucho mejor, más activo, con mucha más energía y me cuesta mucho menos hacer las cosas. Creo que he ganado mucho en calidad de vida con el cambio y estoy muy orgulloso de haberlo conseguido.

Ayer me hizo Javi una foto mientras jugaba con Thor y al verla me ha sorprendido ver realmente hasta donde ha llegado el cambio y quería que vieras estas fotos de “Antes y Ahora” típicas de los anuncios, pero en este caso aplicado a mi mismo. Este soy a día de hoy:

Cuando las cosa se ganan con esfuerzo uno tiene que sentirse más orgulloso, no ha sido fácil y he hecho cosas que nunca creí que hiciera, como salir a correr a las seis de la mañana. He tenido que hacer sacrificios, pero me encanta el resultado, me encanta como me siento conmigo mismo, la energía que tengo ahora, la capacidad de hacer cosas, la resistencia y el puntito vanidoso de que me gusta el David que veo en el espejo ¡Si hasta vuelvo a tener culo!
No quiero presumir, tampoco tengo de qué, esto ha sido una guerra personal contra mi mismo, contra los problemas que me estaba generando, por no decir como estaba de-generando. Cada uno puede ser como quiera y tener el cuerpo que quiera, tampoco es algo para obsesionarse, pero lo que si tenemos que ser es la persona que queremos ser, por dentro (sobre todo), pero tambien por fuera. Que uno pueda dormir cada noche tranquilo con su conciencia y a gusto con su cuerpo.

Experiencias relacionadas

13 Opiniones

  1. Anónimo
  2. Juana

y tu ¿qué opinas?