Cambio de Aires

Hoy hemos abandonado el fuerte, hemos decidido cambiar de aires, dejar Auckland y explorar la isla, así que hemos cogido el coche de alquiler y nos hemos venido al centro de la isla, a la mejor parte. Hemos venido para quedarnos, hemos pillado otro hotel, aunque no hemos dejado el hotel de Auckland, no les hemos avisado que no pasaríamos la noche, pero no creo que importe.

El viaje no ha empezado muy bien, porque nada más salir de Auckland nos ha parado la policía por exceso de velocidad, con el consiguiente susto que se ha llevado Javi, que era el que conducía, cuando se ha visto el coche de policía con toda la fanfarria de luces detrás nuestra, el poli ha sido majo, ha visto que éramos turistas, nos ha preguntado cuanto tiempo nos quedábamos en Nueva Zelanda (para evaluar nuestro peligro potencial para el país, imagino) y nos ha dejado ir sin multar. Javi con todo lo negro que está, se puso blanquito. Y es que el límite de velocidad para los coches en Nueva Zelanda es de 100km/h. Cuando uno sale del país debe disfrutar de lo diferente, aprender de lo que vea mejor de lo que conoce y aprender a valorar lo que tenemos y las carreteras españolas son buenísimas, en este país no hay autovías, todas las carreteras son de doble sentido de un carril, es desesperante, ni siquiera la que une Auckland con Wellington es autovía y lo mejor, es que pese a ser así muchas son de peaje ¿Te imaginas pagar en España por una carretera de un carril? En eso ¡Viva mi tierra!

La foto que ves del perro, es un pueblo por el que hemos pasado que todos los comercios o puntos de interés son figuras gigantes, el perro que ves es un centro veterinario (eso es el edificio) y lo de al lado señala la iglesia, una oveja gigante era la oficina de información al turista, una silla gigante la tienda de muebles, imagina de la relojes… era un pueblo super divertido. Casi todos los pueblos aquí son sólo una calle principal en torno a la carretera y unas pocas casas detrás, con las granjas de la zona, entonces esa calle principal está siempre decoradísima, para que te den ganas y pares el coche, en eso me recuerdan a los americanos, se curran mucho la imagen y la publicidad. Eso hace que todos estos pueblitos tengan mucha vida, por las carreteras.

No voy a repetir (aunque me cueste) lo bien que se come aquí, pero hoy se han superado en originalidad, hemos parado en una taberna neozelandesa, teníamos prisa por el Tour de Hobbiton y ese sitio tenía buena pinta, todo en madera, con una chimenea, decorado en plan antiguo, muy acogedor .. pues me he pedido lo que ves en la foto ¡Ensalada de Albóndigas  Si, si, las albóndigas calientes (de cordero), la ensalada tipo griego y todo mezclado, caliente con frío . como comer una ensalada y un plato de albondigas pero todo junto y bien rico que estaba.

¿Te ha gustado la entrada? ¡Vota!

Experiencias relacionadas

4 Opiniones

  1. carlos

y tu ¿qué opinas?