Casi nos lleva al altar

5/5 (1)

Mientras lees esto Javi y yo podríamos ser suizos. Ya que fue un chico de esta nacionalidad, el que casi nos lleva «al altar«,quien dio el paso de convertir una relación de pareja de tres, trieja en un matrimonio, de tres,  trimonio.

Vivíamos en Los Angeles y Javi conoció a este chico primero con unos amigos en una fiesta. Cuando llegó a casa me dijo que había conocido un chico que era guapísimo y que además era justo mi tipo. Me habló de un chico italiano que tenía que conocer. No le hice mucho caso, suelo entusiasmarme poco por esos comentario. Y además Los chicos guapos en Los Angeles son la norma.

Antes te hablé de un suizo y ahora de un italiano. Aclaro eso. Javi pensó que era italiano, por que se llama Francesco y hablaba italiano. Pero en realidad es suizo. Suiza es un país federal que se compone de 40 pequeños Estados, que se llaman Cantones. Y estos Cantones tienen cada uno su propio idioma.

Suiza tiene 4 idiomas oficiales y los Cantones Suizos pueden hablar alemán, francés, italiano o romanche. Francesco es de esa minoría de suizos que habla italiano, que viven en los cantones del sur. Aunque llevaba una temporada viviendo en California y NUeva York donde trabajaba como modelo con mucho éxito.

Cuando conocí a Francesco

Una tarde Javi estaba con unos amigos cuando me llamó, yo estaba en casa, me dijo que fuese, que estaba Francesco. Que quería conocerme. Tengo que admitir que no fui por él en concreto.

Sino por otro chico que habíamos conocido y quería volver a ver, el Bloguero más famoso sobre coches de alta gama de Estados Unidos y era un chico espectacular y me encantaba hablar con él.Pero así funcionan las casualidades, vas por una cosa y sales enamorado.

Cuando vi a Francesco me quedé sin habla, la verdad. No sabía ni que decir, no podía hablar. Sólo mirarlo y ya era alucinar. Pero es que él conmigo igual, nos mirábamos un poco embobaos. Sin decir nada y Javi a nuestro lado riendo. Al final Francesco dijo la palabra que más nos repitió siempre: «eres perfecto» y ahí nos besamos. Por fin abrí la boca.

Pedida de mano

Ese mismo día nos pidió matrimonio. Nos dijo que éramos perfectos, los dos. El rubio perfecto y el moreno perfecto. Y aunque él nunca se había planteado una relación a tres, había encontrado en nosotros la perfección ideal. ¿Cómo no te enamoras de alguien que te trata así? Por muy suizo que fuera. Francesco tenía esa pasión mediterránea italiana. Desde ese día se tomó totalmente a pecho que era nuestro marido. Desde un grupo de WhatsApp «Maridos», que eso hoy en día es ya casi como la boda legal. Y pasó a serlo de verdad, es que no nos dejaba ni a sol ni sombra. Él trabajaba como modelo y empezó a meter a Javi en muchos trabajos, preocupado por nuestra economía. Nos cuidaba como se debe cuidar a tu pareja.

Tenía gestos maravillosos de marido perfecto. Un día que nunca olvidaré estaba yo en la cama malo, sólo en casa y él se volvió del gimnasio y se metió en la cama conmigo, sólo para hacerme compañía y reconfortarme. Esas cosas son las que enamoran.

Francesco en el Show de Ellen DeGeneres

Francesco en el Show de Ellen DeGeneres

El mayor gesto de amor posible

Francesco se quería casar con nosotros. Sabía que nuestra estancia en Los Angeles era sólo temporal. Teníamos que irnos pronto a un posible trabajo en Suiza, a Zurich. Era un proyecto que estaba muy en el aire. Desde Los Angeles volábamos a Zurich al trabajo para de allí, al terminar, volver a España. No volvíamos a Estados Unidos. Pero no estaba cerrado, ya que era un mercado que no nos había terminado de funcionar. De hecho Gifmania Suiza se cerró poco antes.

Él decidió que se iba de Los Angeles con nosotros, volábamos juntos a Suiza y luego a Madrid, que se mudaba con nosotros. Zurich no es de donde es su familia,. Zurich es la parte alemana del norte. Dejaba la ciudad por amor, se venía a Madrid a vivir con nosotros. ¿Dime que no es lo más bonito que puede hacer alguien por tí? Dejaba su vida ideal en California por estar en la nuestra.

Todo era muy rápido. A nosotros Francesco nos encantaba. Nos sentíamos genial con él. La opción de vivir juntos nos sonaba muy bien. El estaba dedicado a nosotros y eso enamora. En un mundo tan egoísta, dar con alguien dispuesto a todo por ti, engancha. Todo era muy rápido, pero los tres estábamos muy bien juntos.

Pero todo se tuerce

No obstante la relación se torció. Y tengo que decir que fue nuestra culpa. El proyecto en Suiza, como imaginábamos se cae antes de empezar. Ya no tenemos que volar a Suiza, sino que decidimos volar a Madrid de vuelta. Pero él ya había sacado su billete para Suiza por que teníamos una fecha aproximaba. La situación era complicada. No teníamos ya motivo para ir a Zurich salvo por él. Pero era un gran gasto y una incomodidad pasar por Suiza antes de ir a Madrid. Y discutimos, como cualquier pareja, pues entre tres igual.

Francesco nos pedía que le acompañásemos a Suiza y volver los tres juntos a Madrid para empezar una vida juntos. Y a nosotros el pasar por Suiza nos venía mal. Y aunque la razón admito que la tenía él, por qeu él si había hecho eso y mucho más por nosotros. No siempre podemos hacer lo que queremos. Era mucho dinero y tiempo, sin el proyecto aquel nos interesaba volver a Madrid a trabajar rápido.

Tu a Suiza y nosotros a Madrid

Tomamos la decisión más obvia, ya que el no quería venir a Madrid directamente. Ya que le había dicho a su familia que iba a ir. Nosotros volvíamos a Madrid y él ya vendría. Y obviamente, por que ya sabes que no tengo un Francesco ahora en mi vida. Él nunca vino. Se quedó en Suiza. El enfado se pasa, pero el enamoramiento también.

A nuestra vuelta a Madrid empezaron a pasar muchas cosas. Líos en casa, entre nosotros, con el trabajo. Francesco cuando llego a su casa, su madre le cogió y no le dejaba irse por que llevaba mucho tiempo fuera del país. Con el tiempo la relación se enfrió. De charlar a diario a todas horas, pasó a menos y poco a poco se iba enfriando. Así hasta que dimos por sentado que no iba a venir los tres, sin más explicación.

El amor, las relaciones, como todo, hay que cuidarlo o se pierde. No sabemos que habría pasado de ir juntos a Suiza. Pero la vida así ha querido que saliesen las cosas. Tuvimos una experiencia maravillosa y conocimos un hombre genial, pero el amor no quiso estar de nuestro lado. Así que seguimos siendo dos y españoles.

¿Te ha gustado la entrada? ¡Vota!

Experiencias relacionadas

5 Opiniones

  1. Natalia
    • dvdzapata
  2. Manuela
    • Manuela
    • dvdzapata

y tu ¿qué opinas?