El Bosque de Botellas de Elmer

Cuando Elmer Long era niño le gustaba ir al desierto con su padre a recoger lo que la gente abandonaba y el viento arrastraba hasta allí, sobre todo botellas, se pasó toda su infancia recolectando objetos de toda clase, hasta que su padre muere, para entonces tenía cientos de botellas de cristal de colores antiguas. ¿Qué hacer con ellas?

En el año 2000, con una estructura metálica de forja y las botellas, crea su primer árbol, con los años ha ido haciendo más de 200 y montando su propio bosque en la ciudad de Oro Grande en California, cerca de la ciudad de Barstow. Es una parada indispensable en la Ruta 66


Ha construido cientos de árboles con antigüedades y le gusta que la gente lo visite, le gusta hablar con los viajeros y le cuenta todo a todo el mundo. Se ha convertido en una celebridad para los que hacen la ruta y todo el mundo debería parar, porque es un sitio sorprendente. Nos reímos un montón, porque Sole estaba dormida y cuando despertó y vio que estaba en medio de un bosque hecho con botellas de cristal de colores se quedó sin habla….

Es algo raro, pero es una explosión de creatividad, miles de botellas reutilizadas para hacer algo muy bonito y diferente, que si, que es toda una excentricidad, pero también es hacer algo que marca la diferencia. Quizá este señor con esto consiga pasar a la historia más que otros artistas. 

Desde luego a nosotros nos ha dejado locos el sitio, tan colorista, tan artístico, tan diferente…. una parada por sorpresa la primera vez que pasamos por aquí camino de Los Ángeles. 

Se puede entrar a visitar y le puedes dar una propina para que siga con su trabajo de hacer más árboles. Nosotros lo conocimos hace unos años y ahora vemos como han crecido mucho el número de esculturas, porque en realidad son esculturas, aunque estén hechas con desechos. 

¿Molan verdad?

Como ves no todo son botellas, sino cualquier cosa que haya encontrado la ha utilizado para hacer un árbol, maquinas antiguas, ruedas, juguetes, veletas, carteles, etc. Reciclado en estado puro.




Hasta con las piezas de una gasolinera. 


No hace dos iguales, todos lo árboles son diferentes entre si.

























Una parada muy chula, un sitio algo mágico, diferente, algo que no te esperas en el camino…

Experiencias relacionadas

5 Opiniones

  1. Mari Cruz Melero
  2. Lola Ariza
  3. Conchi

y tu ¿qué opinas?