El Hotel Radioactivo

¿El cliente siempre tiene la razón? ¡No! Henry Ford (fundador de la Ford Motor Company) decía que a los clientes no se les debía hacer caso, por que no sabía lo que querían, si el hubiese preguntado a los clientes potenciales qué necesitaban, el 100% le habrían dicho: un caballo más rápido, pero él inventó el automóvil y nos solucionó la vida a todos. Steve Jobs con Apple seguía la misma filosofía, crear cosas chulas, independientemente de las necesidades o gustos del cliente potencial, sus ordenadores no tenían manera de añadir mejoras, ni siquiera podían abrirse, eliminó las disqueteras, creó un teléfono en el que volcamos información, pero no la podemos sacar… y sin embargo triunfó. 
En la agencia de viajes nos encontramos con peticiones y comentarios de clientes que hacen que se te ponga la piel de gallina, por que no sabes si ponerte a reir o a llorar…hoy llevo unas pocas llamadas de estas, que al colgar querrías abrir una botella de algo con mucho alcohol y darle un buen trago, brindando por el (negro) futuro de la raza humana. Y me encantaría poder decirle a un cliente que NO, pero no puedes, así que pones tu mejor voz (¡Que suerte que no me vean la cara de chino con calambres!) y hacer lo que te piden.
La llamada ganadora del día: Ayer hicimos la reserva de las vacaciones para una familia en un hotel en Vera, en Almería, en un sitio con una pinta estupenda, los Apartamentos Paraiso de Vera, un establecimiento con muy buenos comentarios de otros usuarios. La reserva confirmada, para pagar cuando lleguen al hotel y todo perfecto. Reserva terminada, cliente satisfecho.. y yo feliz del trabajo bien hecho. Cuando hoy me vuelven a llamar, que han leído en Internet que el hotel es radioactivo… que les ha dado mucho miedo, que como viajan con tres niños que les da miedo que les pase algo, que ellos (los padres) son mayores y no temen que les pase nada (la edad como escudo antiradiación) pero tienen mucho miedo por sus hijos (¿De qué se conviertan en tortugas ninja mutantes?) que por favor cambian las vacaciones a un hotel sin radioactividad.

Me he imaginado llamando al mayorista para confirmar que hoteles tienen SIN radioactividad. Ahí me tienes con cara de E.T., con los ojos muy abiertos, de lo que me estaba diciendo la buena señora, porque además la reserva tenía gastos de cancelación (pero la seguridad de un hijo no tiene precio) y la señora quería cancelar la reserva y cambiarla por otro hotel en Roquetas de Mar, que no es nada radioactivo (que te lo digo yo).

Y yo sin palabras, me imaginaba a la familia paseando a los niños, el perro y el contador Geiger por la playa. He intentado convencerla de que no hay hoteles radioactivos, aunque lo diga Internet (¡Internet mala!), que Almería no es Fukushima, que es un destino de playa y naturaleza de primera (y sin apenas mutantes), que los apartamentos a los que iban son estupendos y que la radioactividad sería una leyenda urbana o una exageración, que el sitio es totalmente seguro. Pero la señora imaginaba a sus hijos brillando por la noche por la radioactividad y prefería cancelar el hotel de Vera por el de Roquetas de Mar.

Y yo como un agente de viajes diligente he cambiado las reservas y ahora esta familia veraneará en una playa sin necesidad de traje anticontaminación, (que mira que es incómodo para ponerte el protector solar) pero con unos niños con menos posibilidades de convertirse en superheroes. 

¿Te ha gustado la entrada? ¡Vota!

Experiencias relacionadas

18 Opiniones

  1. Anónimo
  2. Lola Ariza
  3. Maricruz. MELERO
  4. Alex
  5. Manuela
  6. Anónimo

y tu ¿qué opinas?