El Muelle de Santa Mónica

Los Angeles es una ciudad costera que vive de espaldas al mar. Los americanos no son demasiado playeros o es que en una ciudad con buen clima siempre, lo de la playa no convence tanto como a los que vivimos en sitios donde existe el invierno, que nos volvemos locos por eso te tirarnos al sol, meternos en el agua, etc.

Santa Monica es la más famosa de las playas de Los Angeles. Sobre todo es famosa por la serie de televisión “Los Vigilantes de la Playa“, que en realidad muestra unos vigilantes de la playa que no se parecen a los de verdad, como dijo mi madre cuando fuimos (aquí cuando fuimos con Ana y Elena) “¡Cuanto daño ha hecho la televisión!“.

Pero se trata de ver la playa, de llegar hasta el Oceano Pacífico y disfrutar de un poco de Sol. 


Santa Monica es famosa además de por sus vigilantes, por su muelle, un muelle que tiene sobre el mar un parque de atracciones. Es pequeño y antiguo, pero tiene su encanto y sobre todo es un punto de reunión habitual de la gente joven, un sitio con mucho ambiente donde pasear. 

Y esta es la famosa playa de Santa Monica, que tiene de bueno que es muy ancha, anchísima, la playa mas grande que yo haya visto nunca. Menos mal que es una arena que no quema, porque sino llegas al agua sin pies.










También aquí tienen la costumbre de poner un candado para sellar el amor. 

Y aunque no hace día de meterse en el agua, si que el sol invitaba a jugar en la arena. 




















Y este muelle es el final de la Ruta 66, justo esta señal es lo que marca que se ha terminado la ruta en mitad del muelle, sobre el agua.

Y como esto es América, aquí está la última tienda de toda la Ruta 66. 



Y nuestra comida en Santa Monica, una pizzas 😉


Salvo yo que no soy muy pizzero y me he pedido una ensalada. 

Y para mi sorpresa me han puesto las hojas de lechuga enteras!
La ensalada más rara que he visto nunca. 

Experiencias relacionadas

6 Opiniones

  1. Lola Ariza
  2. Betty

y tu ¿qué opinas?