El primer amor

En el amor uno no decide de quien se enamora. Y además uno no busca. Si intentas decidir en el amor o buscarlo, no va a funcionar. Me ha pedido la psicóloga de Javi que hable más de nuestra relación en el Blog. Ella es una nueva lectora. Lo que estoy haciendo es muy bueno. Una relación a 3 sigue siendo un tabú social. Pero por otro lado resulta interesante y diferente. Así que iré contando algunas cosas. El primer amor en mi vida es Javi. Mi todo, mi mundo. Pero igual que queremos a varios amigos, varios hermanos, etc. Creo que podemos querer a diferentes personas, de diferentes maneras.

El primer amor

El primer amorEl primer amor que tuvimos como pareja no es quien tú conoces como nuestro tercero. La primera vez que alguien nos tocó el corazón fue muy diferente. Y esta vez si le vas a poner cara. Aunque te adelanto que se trata de una historia algo triste. ¿Es muy guapo verdad? Pues le conocimos una mañana de casualidad y nada más conocernos, surgió una química enorme y no parábamos de hablar. Un chico cariñoso, abierto, volcado con nosotros. Nos contó toda su vida. Nos hizo sentir muy cómodos con él. Tanto que no nos podíamos separar.

I ❤️ Cuba

Lo malo: era nuestro último día en Miami en esa visita. Es cubano y nos invitó a comer en el mejor cubano de Miami. Nos explicó cada pequeño detalle de su gastronomía. Lo cual ya sabes que capta mi atención. Nos hizo partícipes de su vida y sus ideas. Entre ellas, que quería estar con nosotros. Que se sentía muy atraído por nosotros a todos los niveles. La vida fue muy injusta. Nunca nos había pasado el conocer a alguien y no querer separarnos. Una puerta que se abre a todo un mundo al que no puedes mirar por que te tienes que ir.

💔

Pero al final del día yo tengo a Javi a mi lado. Pero él no nos tenía a nosotros. Fue muy duro. Pasamos un día entero juntos, sólo un día. Pero cambió muchas cosas. Era la primera vez que emocionalmente había alguien a nuestro lado. Alguien que nos encantaba, que le encantábamos. Que nos cuidaba y mimaba como no te puedes imaginar. Alguien que tenía una historia terrible a sus espaldas. Huérfano por abandono por sus padres. Pero a la vez muy sensible, que trabajaba cuidando niños con Síndrome de Down. Fuerte y duro por fuera pero con un corazón enorme por dentro. ¿Cómo no te enamoras de un chico así?

👬🚗     😢

El primer amorY nos enamoramos. Pero la vida no nos iba a dejar disfrutar la experiencia. Y al día siguiente. Llorando, nos despedimos. Nos íbamos por Estados Unidos y él se quedaba en Miami. Nos pasó algo muy curioso. Tristes por separarnos de él. ¡Pero nos dio un pavo! Nos pasábamos todo el día hablando por WhatsApp. Debimos intercambiar miles de mensajes cada día. Todo el día hablando “mi rubito” “mi moreno“.

Y entre nosotros tranquilamente hablando las cosas. Sin secretos, a los dos nos encantaba. A los dos nos cuidaba. Había cruzado una barrera que nunca nadie había hecho. Pero estábamos muy tristes. Dejarle atrás nos costó mucho. Nos dolió mucho. Los mensajes eran tristes, eran de esperanza. Se atisbaba algo que hasta entonces ni nos habíamos planteado en serio. Una relación con otra persona.

Pareja de tres

Pasamos meses separados. Poco a poco dejamos de escribir a todas horas. Pasó a ser una vez al día y algunos días ya no escribíamos. No por que no pensásemos en él, que lo hacíamos muchas veces. Sino por que dolía. Dolía de verdad pensar en qué podría haber pasado de conocerle el primer día en vez del último. Que habría pasado si se hubiese venido con nosotros. Que pasaría si viviera en Madrid. Demasiadas incógnitas. Pero lo peor no era nuestro lado sino el suyo. Se sentía sólo en Miami. Sin nosotros. Sólo un día que nos cambiaron a los 3.

Ruptura

Al final llegó el mensaje más triste: Chicos, no puedo esperaros. Nuestra vuelta a Miami no tenía fecha y era injusto que él esperase por nosotros. Así que la vida tenía que seguir y él se echó pareja. No obstante la relación de los tres siguió. Cuando volvimos a Miami nos volvimos a ver. Siempre. Todas y cada una de las visitas hemos vuelto a estar los tres juntos. Nuestro tercero sabía de su existencia y lo respetaba.

La relación con él ha sido muy estrecha, siempre íntima. Alguien realmente especial. Y nos ha cuidado en la distancia como si estuviésemos allí. Si se rompía la batería del coche él iba y nos la cambiaba. Nos preparaba el coche cuando íbamos a llegar. Siempre ha estado ahí para nosotros y nunca nos ha ocultado sus sentimientos. Ni nosotros tampoco. Aunque la vida ya nos dejó claro que no estábamos hechos para estar juntos como pareja. En nuestra relación había demasiados “y si…” pero juntos estábamos muy bien.

Todo queda en familia

Y nunca dejamos de estar juntos. La relación ha sido una constante y hasta el final. Cuando nos negaron la entrada a Estados Unidos. Todas nuestras cosas pasaron a ser de él. Nuestro coche por ejemplo. Ya pasó a ser su coche, porque de cierta manera, era la sensación de que se quedaba en la familia. Sé que no le volveremos a ver. Pero ha sido alguien que nos ha querido mucho, nos ha cuidado mucho y nos dio la oportunidad de abrir nuestro corazón a una tercera persona. Lo que nos preparó para la relación que tuvimos después que tanto y tan bueno cambió nuestras vidas.

El primer amor

Termino con esta imagen, una de mis favoritas. Estábamos en Miami y él le agarra la cintura a Javi mientras duerme. Javi iba llorando, por que las separaciones siempre nos costaban mucho, aunque él siempre nos animaba. Y hasta dormido siempre era así, un amor de chico que mereció ser nuestro primer amor.

Experiencias relacionadas

y tu ¿qué opinas?