La familia, el hurón y las espinacas

Parece el título de uno de esos libros para niños que están tan de moda ahora, pero es un pequeño resumen de estos dos días. El tener a mi madre y Pepi aquí ha hecho que aprovechemos para ver a la familia, porque al final casi siempre necesitas una excusa para reunirte. Pero como tengo excusa llevo días días con mis tíos y primos, que es algo que me gusta mucho, sobre todo en estos momentos, a mi lo que no me emociona el fútbol lo hace el periodo electoral, vivo una noche electoral con más pasión que cualquiera una final de la Champions, y es algo genético, porque en las reuniones familiares está siendo el tema estrella, lo bueno es que hay de todos los colores, no hay problemas por eso, lo que todos tenemos claro es que lo importante es participar, da lo mismo a quien se vote, o que se vote en blanco, pero es juego se completa con todos los participantes.

La primera reunión familia fue antes de ayer en casa de Manoli, donde pude conocer a Lola su nueva hurona, que es una gozada, es super cariñosa, no hace nada, juguetona y como un juguetito de peluche, me dejó estar así con ella tranquilamente. El hurón es un animal que me gusta mucho, creo que es una buena mascota, aunque tienes que estar preparado para el olor, tiene un olor peculiar, a mi no me disgusta, pero para otras personas si lo es. Pero es un animal cariñoso, que se acostumbra bien al contacto con las personas.

El salón de la casa de mis tios Manoli y Jose Luis es una chulada, elegante como pocos.


Aquí tienes la mesa puesta, parece un anunio de «Zara Home», porque mi tia siempre pone unas mesas  preciosas. Y de la comida ya no te hablo, porque hizo unas tortillas de espárragos que estaban buenísimas… ¡¡Y yo siempre hablando de comida!!

Mi tío Fernando siguiendo el debate de los representantes de todos los partidos. Yo no pude verlo como hubiera querido. Fernando es miembro del PSOE y una de las personas que más admiro en política, una persona de principios inquebrantables.


Mi madre con su hermana Josefina… hablando de joyas.

Mira que ensalada más «bonita», con esos colores entra ya directamente por los ojos.

Y todos de debate, porque mira que nos gusta a todos hablar. Aquí todos escuchamos a Javi, lo que no recuerdo es de que hablábamos….

Y terminamos la noche viendo las fotos del viaje de la familia en Navidad a Marruecos, me dio mucha envidia, no por el sitio, que a mi Marruecos no me llama nada, sino porque las fotos mostraban sitios que son el sueño de un fotógrafo por el colorido.

———————————————————————————————-

Ayer la reunión fue en casa, hice una cena con una ensalada muy parecida a la que te receté el otro día, de espinacas y pasta con pesto rojo y unas patatas como las famosas «del Dennys» que le gustan a Mari, con bacon y queso fundido y la verdad es que no sé si decirte que me gustan más con patatas de aquí que con patatas de USA. Son estas de la foto… ¡mucho queso! ¡mucho queso!

El punto divertido de la noche es que la ensalada era de Espinacas y mi prima Alejandra odia las espinacas, se las comió, le encantaron y hasta que no terminó no le dijimos lo que eran… tenías que verle la cara, se quedó alucinando, ella creía que eran berros o algo así… tengo que decir que eso nos ha pasado a todos alguna vez, que hemos comido algo que nos ha gustado creyendo que era otra cosa y ha resultado ser algo que no nos gustaba… hasta ese momento.

¿Te ha gustado la entrada? ¡Vota!

Experiencias relacionadas

5 Opiniones

  1. conchi
  2. Anónimo
  3. Anita
  4. Sonia G

y tu ¿qué opinas?