La Familia y el Descapotable

Hoy a medio día hemos ido a recoger al aeropuerto de Miami a Koldo y Maider que por fin han llegado, teníamos ganas de verles, de saber de la boda, tener nuestros primeros invitados ya en la casa arreglada, tener la primera opinión en directo del trabajo que hemos hecho. Antes de que llegasen hemos ido a recoger nuestro nuevo coche de alquiler descapotable: un Chrysler Sebring descapotable, que es una pasada, nada más verlo Javi y yo nos hemos peleado por ver quien lo conducía (he ganado yo, por cierto je je je). Es comodísimo, muy suave en la conducción y muy amplio, para ser un descapotable los asientos de atrás no están nada mal. Hemos llegado al aeropuesto todo contentos de tener tal juguete para nuestros desplazamientos por la ciudad y Florida.

Koldo y Maider han llegado cansados pero ilusionados, no se creían que por fin estaban aquí. Cuando hemos llegado al edificio les ha encantado, ese rollo casi de ser un hotel, hemos estrenado el aparcacoches, que no te discuto que es una pijada, pero también es una comodidad muy grande eso de que llegues a la puerta y luego te lo tengan preparado al salir.

Les hemos enseñado la casa, les ha gustado mucho, una ducha rápida, que no somos unos anfitriones negreros y han descansado un poco y de nuevo a la carga porque… ¿¿¡¡Quién se viene a Miami sin bañador!!?? Pues a estos dos felices recién casados 🙂 Así que nos hemos ido a la zona más chic de Miami a ver tiendas y se han comprado unos bañadores, para que mañana nos vayamos a los Cayos a que descansen un poco, porque el resto de los días esto va a ser un no parar de nuevo. ¡Que contento estoy de ternerlos aquí!

Para cenar hemos querido agasajarles con un restaurante que recomiendan todas las guías de Miami, el «Casa Juancho«, un famosísimo restaurante de la Pequeña Habana, donde se come la mejor comida española de la ciudad y uno de los restaurantes más exquisitos. Comida 100% española, con ingredientes españoles.. ¡¡¡Si hasta había una tuna!!! Hemos comido genial, la comida deliciosa y hemos podido hablar con calma de muchas cosas, contarnos cosas de la boda, proyectos de trabajo, consejos.. de todo un poco. Lo que nos pasa es que no podemos parar de hablar cuando estamos los 4.



Para terminar la noche, hemos quitado la capota y nos hemos ido a Ocean Drive la calle principal de la vida nocturna de Miami, la calle de los mejores restaurantes, los clubs, hoteles.. chicos guapos, chicas guapas, tacones imposibles, trajes estrechos, música… un sitio muy auténtico, que es parte de espíritu de Miami Beach. Una calle preciosa toda de estilo Art Decó, con anuncios luminosos de neón y mucha vida, sobre todo mucha vida. ¡Me encanta esta ciudad!




¿Te ha gustado la entrada? ¡Vota!

Experiencias relacionadas

6 Opiniones

  1. marymarisol
  2. Anita
  3. Sonia G
  4. carlos

y tu ¿qué opinas?