Marcapáginas

Quería aprovechar el Blog para dar las gracias a dos amigos de la urba, Paco (el alcalde de la Comunidad, como le llaman los niños) y María José (Mari Pepi en el Blog) que me han traido varios Marcapáginas para mi colección y es que yo colecciono marcapáginas desde hace años, no es querer tenerlos todos, ni mucho menos, sino tener de cada sitio o diferentes, poder tener de diferentes tipos.

Es como el que se trae una postal o una figura de cada sitio, pues yo me traigo un marcapáginas, así cuando leo un libro, meto la mano en el cajón para señalar por donde voy y me encuentro un bonito recuerdo o un regalo que alguien me ha hecho, que siempre te hace ilusión.

Estos dos de arriba me los ha traido Maria José y los de
abajo son de Paco, entre otros, por que me han regalado más.
¡Muchas gracias!


Y mención especial a los de Juana, que es quien más me ha regalado. Este mismo ha sido el último que me trajo de las Expo de Zaragoza, del Pabellón de Bahamas, tiene un muñequito de peluche super chulo. Ella desde hace mucho siempre me trae alguno de sus viajes que guardo como un tesoro.


Y esto es para que te hagas una idea de como va la cosa y no son todos. Son sólo unos pocos que he extendido por la cama, llevo años comprándolos y son casi medio cajón de la mesita de noche.



He hecho alguna fotillo de detalles, para que veas de diferentes sitios. Museos, ciudades y como no de España, que hay que tener de todos.

Ese de Suráfrica también es un regalo de Juana. El otro es de la Alemania Democrática, Samoa de la Luna de Miel, el British Museum de cuando nos dijeron camino de Londres que Elena estaba embarazada.

Aquí los de madera, ese de Nueva Zelanda tiene incrustaciones de concha, la flor del pacífico, el Pago Pago (Samoa Americana) de la Luna de Miel y el mejor, el que pone «recuerdo de la Tierra Media» para los que conozcan El Señor de los Anillos, es traido de Hobbiton, la ciudad de los Hobbits.

Otro regalo de Juana, de Aruba, uno de Harry Potter comprado en Londres, el cocodrilo de los Evergaldes (Estados Unidos), el Patito de goma que es un marcapáginas de imán y abajo del todo, uno de tela de Estambul (Turquía).

París, Perritos, la NASA, muchos viajes y muchos recuerdos ¿Se te ocurre mejor manera de señalar por donde vas en un libro?

Ahora mismo, mientras te escribo esto y los ponía en la cama, me vienen muchos recuerdos de viajes geniales o sitios especiales: Nueva York, Pisa, Roma, incluso Egipto.

Y luego los especiales, los de colección, las joyas del cajón, los que
no me atrevo a utilizar, son los únicos. Este es de estilo
modernista, de metal, una obra de arte.

El Empire State Building de Nueva York, de metal, lo tengo todo
protegido, me encanta.
Otro metálico, de Nueva Zelanda, un Kiwi del mismo sitio donde vi el pajarillo por primera vez. Este no lo uso por que es muy finito y me da miedo que se estropee.


Este creo que no hace falta que te diga de donde es, es una edición especial. Precioso.

El de arriba es una estilización del edificio de la Opera de Sidney (Australia), otro muy delicado por lo finito que es. Y debajo otro de mis favoritos, de las Naciones Unidas, de cuando visitamos la sede de la ONU de Nueva York.

Otro muy espectacular es esta reproducción de un transbordado espacial, también me da pena usarlo, lo tengo guardado con su estuche.

Y mi favorito es este, con un trozo del Muro de Berlín. Lo compramos en Berlín hace tiempo y es otro de los que no me atrevo a usar por miedo a estropearlo.

Y la Joya de la Corona, y lo de joya es totalmente literal es este marcapágina Patito de la firma Tiffany’s. Es logicamente el más valioso de todos, lo compré en Tiffany’s en el Bellagio de Las Vegas. Además del valor monetario, es más valioso sentimentalmente para mi.

Bueno, pues esta es mi colección, acuérdate de mi cuando veas marcapáginas por ahí.

¿Te ha gustado la entrada? ¡Vota!

Experiencias relacionadas

12 Opiniones

  1. Juana
  2. Anita
  3. Sonia G
  4. Anónimo
  5. Anónimo

y tu ¿qué opinas?