Cozumel

Ya estamos en el ¡Mexico Lindo!. México es uno de esos sitios que no tienes demasiadas ganas de conocer, que siempre he tenido ahí como un destino posible pero que al final siempre he encontrado una escusa para no dar el paso de venir. El origen es el miedo, yo soy un turista cobarde, las malas experiencias de mi visita a Colombia han hecho que visitar países de latinoamerica se me haya hecho siempre cuesta arriba. Tener amigos mexicanos ha hecho que esto cambiase, primero Carlos y Gabriela en la luna de miel y luego Adriana, eliminaron esos prejuicios que tenía y visitar México pronto estaba en mi lista de destinos próximos, me apetecía mucho y no ha defraudado mis expectativas y te digo ya, que la sensación de seguridad ha sido absolutísima, como habría estado de tranquilo en cualquier sitio de Europa.

Hemos llegado a Cozumel por la mañana y nos hemos ido de excursión, el barco ofrece muchísimas en cada destino, más que ningún otro barco que haya visto, de hecho nos costó mucho decidirnos por una, porque con tanta oferta casi todas tienen algo que te gusta. Al final nos decidimos y hemos vuelto ENCANTADOS de la visita. Ha sido una visita ecológica y naturalista.

Cozumel no tiene ciudad, no tiene apenas ruinas ni centros culturales, así que la posibilidad de ver algo sobre la cultura de México aquí era casi imposible. Cozumel es una isla frente a la costa de México, pero ir al continente para hacer allí la visita disparaba mucho el tiempo de duración y queríamos ver algo por nuestra cuenta de Cozumel tras la excursión. Así que nos decidimos por una excursión «mixta», que incluía un poco de todo lo que nos gusta.

El sur de la isla es todo un territorio protegido, no se permite urbanizar y todos los hoteles y centros turísticos están en el norte de la misma. Esta isla es muy golpeada por los huracanes, es el primer punto de tierra tras el Mar Caribe, en una de las trayectorias de huracanes más habituales, así que han decidido dejar media isla «al natural» para crear una barrera natural a las tormentas. Los arrecifes de coral dentro del mar para el oleaje y las dunas y selva que cubren media isla detienen los vientos y las lluvias, de este modo han conseguido que la única pequeña ciudad de la isla nunca se haya inundado ni haya sufrido gandes daños.

De todos modos la isla si que ha sido muy golpeada, en año pasado estuvo dos meses sin poder recibir visitar por que estuvo lloviendo 60 días sin parar por un huracán que terminó destruyendo hasta las carreteras. Pero han sabido utilizar lo natural para protegerse y a la vez han creado un paraiso natural donde los corales y animales están protegidos de los humanos, un terreno donde no hay urbanismo. Los mexicanos han sabido hacerlo mejor que nosotros, en España no tenemos ya casi estos santuarios, hemos «vendido» toda la costa para construir, es una lección muy grande como en México, un país más pobre ha sabido proteger mejor sus recursos.

Cozumel es para volver, de hecho te puedo decir ya que me he quedado con ganas de mas, he visto que su infraestructura hotelera es para venir aquí una semanita o más a disfrutar de deportes acuáticos. Noelia, con tu permiso «olfateé» tu blog y tu web y esto debe ser el paraiso de los motoristas acuáticos, por que las aguas son super limpias ¿Has estado por aquí?. Lo seguro que es es un paraiso para los submarinistas, como todo está protegido y la isla está rodeada de arrecifes de coral, se pueden ver aquí cosas que no se ven en otros sitios, hemos visto decenas de empresas de submarinismo, así que tenemos que venirnos aquí una semanita a bucear por la isla. Y sino, con las playas que hay aquí y las aguas tan limpias es un gran destino para venir de vacaciones.


Nosotros, como hemos cambiado de ruta por el Huracán Fay (que al final creo que ni ha llegado a alcanzar la categoría de huracán, después de tanto ruido) hemos llegado a otro puerto, no al Puerto Internacional de Cruceros, como deberíamos sino a uno privado, muy moderno, lo que me ha llamado la atención nada más llegar es que la primera tienda que te encuentras en el puerto ¡Es una farmacia! Ni un bar, ni una tienda de souvenirs, los americanos vienen aquí a comprar medicamento que en Estados Unidos o son carísimos como la Viagra o que no se venden sin receta y que son famosos, así que había cola parar comprar medicamentos, algo que me ha parecido muy llamativo. Lo otro, siguiendo nuestra investigación en este entorno de raza negra, es que ¡Los negros no salen de excursión! No había ninguno en nuestra excursión y eso que los blancos somos la minoría étnica, pero en todas las demás que salían del mismo sitio no había ni uno sólo y a la vuelta al barco por la tarde tampoco hemos visto a ninguno en el puerto, por lo que imagino que es que no han salido del barco.



Nos han llevado en una especie de bus militar gigante al sur de la isla, el camino es por la selva y todo el tiempo viendo el agua. No hemos visto apenas hoteles, más que alrededor del puerto, toda la mitad de la isla es pura selva, como te contaba antes. El destino era el «Ecopark Punta Sur«, la parte más sur de la isla que es todo parque natural y reserva protegida, hemos estado visitando ese edificio bajito (y feo) de las fotos, que es una de las pocas ruinas mayas que hay en la isla, era una especie de «faro», la isla tiene una orografía totalmente plana, lo mismo que la costa de México, así que construyeron esta especie de chimenea, dentro de la que encendían un fuego que produjese mucho humo así las barcas se orientaban por él y llegaban hasta la isla, que no sé a que distancia está de la costa, pero no puede ser mucho por que se ve a simple vista.



Luego hemos llegado al faro, la versión moderna de esa ruina que llaman «el caracol», por que dicen que al pasar el aire por la parte inferior, donde se encendía el fuego, suena como el ruido del soplido de una caracola. El faro es contemporaneo y sirve para que los barcos no se estrellen contra la isla, porque no se debe ver mucho desde el mar, con toda la selva, pero de media altura en la isla y el agua con ese color turquesa. En el faro está lo único turístico de la parte sur, ya que tiene un par de tiendas para turistas, el Museo de la Navegación (Uy! Que malo es) y un restaurante.


Más adentro en el Eco Parque, hemos ido a visitar la laguna de los cocodrilos, una parte de la isla que se llena de agua salada que se mezcla con la dulce de la lluvia y riachuelos y produce un ecosistema único, pero es un ecosistema muy rico, lleno de peces que viven en un agua de temperatura muy alta, así que hay viven cocodrilos, los únicos de la isla, son muy grandes y oscuros, no se parecen a los caimanes de los Everglades. Hemos podido ver uno nada más, pero impresionaba. La torre esta de madera que ver daba miedo, por que sólo podíamos subir de 10 en 10 y lo de arriba se movía como no te imaginas… glups!

Luego hemos llegado a nuestro destino final, un mini resort en una playa para hacer recorridos de snorkeling, con todos los servicios que puedas necesitas, masajes, bar, zonas de juegos, etc. Ahí nos han dado el equipo de submarinismo y durante una hora hemos estado visitando los arrecifes. Lo que te diga de color, te lo imaginas de los documentales, era todo como una postal, corales de todos colores, peces de más colores todavía en un agua calentita. Ha sido una gozada, hemos visto sepias, que es un animal precioso por como se mueve, medusas, una tortuga marina, peces globo, el famoso Fugu de los japoneses que es muy muy venenoso, erizos y miles de peces, como final hemos visto una barracuda, un primo del tiburón. Ha sido genial, un recorrido agotador, que tengo que decir que hemos salido del agua que no podíamos con nuestro cuerpo. Pero muy contentos, ha merecido mucho la pena.


Luego hemos vuelto al puerto (Punta Langosta) por una playa que está totalmente prohibida, por que es territorio de tortugas, allí van por las noches a poner sus huevos ahora, de hecho hemos visto los nidos recién abiertos. Por las noches decenas de voluntarios señalan los nidos y esperan a que los huevos eclosionen, para proteger a las tortuguitas de los depredadores, como aves y mapaches (y sobre todo de turistas) para que Cozumel siga siendo el paraiso de las tortugas.

Hemos llegado tarde al embarque, casi perdemos el barco, ha sido divertido, hemos llegado corriendo el embarque y ya habían quitado las pasarelas, decenas de familias estaban en los balcones, viendo lo que pasaba. Al final si nos han dejado entrar y todos se han puesto a aplaudir desde los balcones. Los negros son muy divertidos. Hemos llegado tarde por que el embarque estaba señalado a las 5, pero te pedían (en letra pequeña) estar media hora antes, y de eso no nos enteramos. Por echar balones fuera, estábamos buscando un imán y un marcapáginas para Anita y Sonia (y para mi, claro). Pero tengo que decir que los souvenirs son muy… «coloristas», muy llamativos, pero poco elegantes, la verdad. Pero chicas, si que os hemos encontrado algo «aceptable». Aquí lo otro que más se compra son los puros habanos, que son ilegales en Estados Unidos, pero vienen aquí a comprarlos. Y la camiseta de Hard Rock para la colección de Javi, claro, que ha vuelto todo feliz con su nueva adicción a la colección.


Nos lo hemos pasado genial hoy, nos ha encantado Cozumel, la pena es que en un barco estás sólo un día en cada destino, así que nos hemos quedado con ganas de más, tenemos que venir. Y te dejo con un par de fotos del camarote como nos lo hemos encontrado ahora a la vuelta de la cena:

Y la foto del mar azul de hoy para ti, que hoy he disfrutado como hace tiempo que no lo hacía sacando fotos, me ha servido de repaso para el curso:


Por si te animas a hacer el viaje a México:
Hoteles en México

Alquiler de coches en México
Alquiler de Coches en Aeropuerto de Cozumel
Alquiler de Coches en Aeropuerto de Cancún
Alquiler de Coches en Aeropuerto de Ciudad de México

Y algo de México en España:
Restaurantes Mexicanos

¿Te ha gustado la entrada? ¡Vota!

Experiencias relacionadas

14 Opiniones

  1. Anita
  2. carlos
  3. Anónimo
  4. Sonia G
  5. MIyami
  6. Anónimo
  7. Anónimo
  8. Anónimo

y tu ¿qué opinas?