Museo d´Orsay

Me encanta descubrir de que pronto sé muy poco de París, me encanta saber que tenía pendiente este gran y maravilloso museo. Tras años sin venir a la ciudad veo cada vez más cosas que me vuelven a enganchar y el Museo d´Orsay, el Museo de Arte Impresionista como también se le llama ha sido algo así. Porque nunca había estado, en todas las visitas hemos entrado al Louvre, pero como me dijo Maria Jose, está vez, déjate de Louvre y disfruta del d´Orsay, porque es una visita con colas, por supuesto, muchas, pero que se visita rápido, se entiende bien y ayuda a conocer el alma de la ciudad. 

Este museo se concibe como el hueco entre el arte más clásico que alberga el Museo del Louvre y luego las obras de arte más contemporáneo que podemos ver en Centro Pompidou. Sobre todo son las corrientes innovadoras de finales del siglo XIX que tuvieron en París su centro, es como un museo de historia del arte de la ciudad, mientras que para los que la visitamos es la «catedral» del impresionismo.

Para mi este museo tiene dos cosas buenas, primera que tiene corrientes artísticas que en general son del gusto de todo, no es tan «peligroso» como las vanguardias o las cosas demasiado modernas que nos dejan fríos o las cosas muy clásicas que aburren. Y luego que tiene un tamaño que lo ves tranquilamente en un par de horas o menos, según te quieras parar, pero no es un museo maratoniano como el Louvre, que terminas tan saturado que haces fotos a las papeleras creyendo que son obras de arte. 

El edificio del museo es una gran obra de arte en si mismo, si no te gusta el arte, sino la ingeniería, es un sitio perfecto para disfrutar de ella. Era la antigua Estación de Ferrocarril d´Orsay, construida para la Exposición Universal de París de 1900, estuvo 39 años funcionando. Posteriormente se abandonó y tuvos diversos usos y desusos hasta que en 1970 el Estado tenía que elegir entre demolerlo o restaurarlo, así se crea el museo. Se inauguró en 1986 por  François Mitterrand, siendo un museo bastante moderno. 

Como ves, sacaron todos los trenes y crearon una gigantesca sala de exposición donde se puede seguir fácilmente la cronología del arte y luego en las salas de los lados exposiciones temáticas por corrientes o artistas. 

A mi me ha encantado la parte de Art Nouveau, que es una corriente que me encanta, pero que es relativamente difícil de encontrar en un museo porque se dió sobre todo en los muebles y los objetos de uso cotidiano. 

No hace falta se un experto, ni siquiera un entendido, en un paseo puedes ver obras de Delacroix, Degas,  Manet, Monet, Renoir, Pisarro, Cézanne, Van Gogh, Gauguin, Seurat o André Derain, recorrer un momento cumbre de la historia del arte

Este es el Café Campana (que se llama así, en español), es un restaurante diseñado por los hermanos Campana de Brasil, es un tributo al arte Art Nouveau. 

No he podido hacer demasiadas fotos porque no se pueden hacer más que en un par de sitios y yo suelo ser muy cumplidor de las normas, ya sabes. Aunque un par de ellas para que se viese el contenido si que he podido hacer. 

Lo considero una gran visita a París, un museo muy bueno, cómodo y organizado, muy moderno y que se disfruta facilmente, aunque no seas un gran amante del arte, hay para todos los gustos. Además está en frente del Puente del Amor de París

Termino con una foto que me ha encantado de hoy, que es el reloj de la fachada, pero el que da al exterior, no ese que te he enseñado antes del interior, pero con la esfera vista desde dentro del edificio, espero que te guste:

¿Te ha gustado la entrada? ¡Vota!

Experiencias relacionadas

8 Opiniones

  1. Anónimo
  2. Manuela
  3. Lola Ariza

y tu ¿qué opinas?