Pensacola

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Hoy visitamos un sitio que tiene un significado especial para nosotros. Ya sabes que los dos somos muy detallistas y esta playa y ciudad que hoy te vamos a enseñar: Pensacola, sale en la primera película que Javi y yo vimos juntos: Contact, con Jodie Foster. Así que nos hacía mucha ilusión poder conocerlo, en la película hablan muy bien de sus playas y hoy hemos visto que no se han quedado cortos, para nada. Además es un sitio que nunca habíamos estado, que también nos apetece conocer algunos sitios nuevos, por lo menos mientras vamos camino del gran destino del viaje, que hoy ya dormiremos allí: Nueva Orleans.

Pensacola, o como la hemos llamado todo el camino Peñíscola o Pepsicola, es conocida como la ciudad de las cinco banderas, pues a lo largo de su historia han ondeado las banderas de los 5 países a los que ha pertenecido:e España, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y la de los Estados Confederados del Sur durante la Guerra Civil americana. Bromas aparte, se cree que el nombre de la ciudad puede ser un derivado de la Peñíscola española.

Lo espectacular es que el camino hasta la ciudad lo hemos hecho por una estrecha península, tan estrecho que solo hay playa de arena a  los dos lados y la carretera en medio. Kilómetros y kilómetros de playa, además protegida contra el urbanismo, el turismo y para cuidar la fauna, un verdadero paraiso.

Empezamos el día dejando el hotel de Panama City, toca cerrar las maletas para descubrir que si se había comprado más de lo que se creía y esas “dos o tres cosas de nada” ocupan mucho espacio. Problemas para cerrar las maletas y todavía no hemos llegado a Miami, es que no quiero ni pensarlo… Van a tener que comprar un avión, no pagar las multas por exceso de equipaje. 

Con un poco de ayuda, si nos subimos todos encima y la atamos con una cuerda lo mismo cierra ya…

Al final las cosas se han sacado de la maleta y hemos podido salir de viaje camino de Nueva Orleans, que es el destino final, pero nuestra visita del día es Pensacola. Es un destino muy popular entre los americanos, aunque a nosotros nos suene menos (como a los americanos nuestra Peñíscola). Se accede por un puente y desde él ya puedes ver las playas de arena blanca maravillosa. 

Las casitas alrededor del agua, todas con su embarcadero que se parece a Key West.

La mayor parte de la península es zona protegida, pero en otras si que hay casas y son una chulada, no sabes con cual te quedarías, son una preciosidad, espero que te gusten: 

No me preguntes que es esto, porque se veían algunos de vez en cuando, debe ser que los extraterrestres también tienen derecho a tener su “segundo OVNI” de vacaciones en Pensacola…

Pensacola Beach es la parte más chula, porque es la zona de ciudad más playera, con mucha vida marinera, porque incluso ahora en Enero hace buen tiempo y se veían los hoteles con gente. Como ves el cielo es perfecto y aunque no haga tiempo de bañarse, es un día precioso. 

Y empieza la carretera que es a los dos lados arena, es un espectáculo precioso. 

Kilómetros y kilómetros de dunas, es una arena muy pesada, por lo que se mueve formando estos montículos que imagino que ocuparán la carretera todo el tiempo y tendrán que estar limpiando. No parece la playa, da la sensación de estar en el desierto. 

Y hemos estado nuestro rato paseando por esta preciosa playa, aunque con ganas de meternos en el agua, del buen día que hace. Hemos tenido nuestro rato de relax, porque además esta arena es muy curiosa, porque apenas se pega  la ropa, así que te puedes tumbar y no te manchas. 

Es una arena blanca, muy fina y pesada, procede de los corales que forman la península.

Es una playa a la que no se puede acceder mas que en un par de pequeños parkings, así que está prácticamente vacía. Es algo digno de verse.

Estábamos los 4 como niños pequeños, tocando la arena, cogiendo conchas, tocando el agua… Es una playa, como cualquier playa, pero es diferente, es grande, amplia, blanca, con una luz especial….

Yo siempre buscando bichofauna..

A ver si ves el mini cangrejo transparente de mi mano 🙂

Quien más disfrutó de la playa sin duda fue Feli, que se enamoró de ella. 

Las dos encantadas, ya verás cuando lleguemos a Miami y además se puedan bañar. 

Y muchas medusas azules en la orilla. 

Y dejamos la playa, snifs… para ir a la ciudad de Pensacola.

Y hemos parado a comer en Applebee’s, que hace tiempo que no comíamos en ninguno. Un bar de deportes y sitio de reunión de grupos de amigos y familia, se come muy bien y es otro sitio genuino americano.

A las chicas les ha gustado el sitio nada más verlo, aunque se quejan de que aquí, como en todos los sitios, los aires acondicionados están muy fuertes puestos.

Y hemos empezado con unos nachos que los habían puesto salsa en las calderas del infierno, porque no veas como picaban….

Javi se ha pedido una sopa de tomate con una pasta con queso y pan de ajo

Yo unos tallarines con salsa Alfredo con pechuga de pollo empanada y un poco de maiz con bacon y queso. Lo que viene siendo un montón de calorías en forma de plato…

¡Pero que rico está madreeeeeeeee!

Pibona, más light un entrecot con champiñones rellenos de espinacas a la crema. 

Lo mismo que Feli, así no voy a conseguir que cojan unos kilitos, como manda la tradición de los viajes por Estados Unidos…

Y por pirmera vez desde que empezó el viaje, hemos llegado en la comida al postre…

Y a Pibona le han entusiasmado…

Y esta era la sorpresa que teníamos para nuestra amiga Ana, de la urba. Que le hemos hecho un cartel para dedicarle los 4 una foto juntos. Que nos acordamos mucho de ella y nos encanta que nos deje comentarios. Queremos mandarles un beso muy fuerte a nuestras amigas de la urba (Ana, Maria Luisa, Nieves, Maria Jose, Ara, Pilar, Maripili, etc), que nos acordamos de todas y sabemos que no están siguiendo, palabra que tendréis un regalito cuando vuelvan Feli y Pibona de parte de los 4, que tenemos que hacer otro viaje todos juntos, que sería también genial.

Y nos hemos dado un paseo por la ciudad de Pensacola, que nos ha empezado ya  a recordar lo que vamos a ver en Nueva Orleans. Los edificios con las barandillas y la decoración en metal. Aunque seguimos en Florida, es un poco el recuerdo de la colonización francesa.

La verdad es que el centro de la ciudad de Pensacola nos ha gustado mucho, es una arquitectura muy diferente a la nuestra, muy vistosa y además está muy bien conservada y preservada. Lo han sabido cuidar muy bien. 

Y la presencia española se ve en los nombres de las calles.

Con mayor o menos acierto… claro.

Y seguimos nuestro viaje rumbo a la Louisiana, para eso hemos tenido que cruzar los estados de Alabama y Mississippi. 

Hemos visto una preciosa puesta de sol desde el mar. 

Bueno, no todos la hemos visto…

Y vamos llegando a destino. Por fin vamos a conocer Nueva Orleans, esa ciudad con tantas promesas…

Y para terminar un video sobre la playa, mejor verla en movimiento:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Experiencias relacionadas

15 Opiniones

  1. Mari Cruz Melero
  2. Deiviz
  3. Anónimo
  4. Betty
  5. Manuela
  6. Lola Ariza
  7. Conchi

y tu ¿qué opinas?