Porvoo, Finlandia

Revisando las fotos del viaje de este verano (que ya parece tan lejano) me faltaron por enseñarte las fotos de la última excursión, el último día cuando ya volvíamos y no quería dejar de ponerlas, así que Javi, que hoy anda de resaca de la feria de Almeria, me deja el hueco para que te lo enseñe.
En nuestra visita a Helsinki visitamos tambien la curiosa ciudad de Porvoo, que es la segunda ciudad más antigua de Finlandia y que tiene como peculidad ser una de las más bilingües del país. Como te conté en el país coexisten dos idiomas, aunque el finlandés es mayoritario con diferencia, en esta ciudad sin embargo se hablan los dos. Por eso la ciudad tiene dos nombes, Porvoo para los que hablán finés y Borgå para los que hablan sueco.

Es una ciudad medieval, con las casas hechas de madera, la mayoría auténticas y que está muy bien conservado. La ciudad es pequeña, unos 45.000 habitantes y se diferencian muy bien la parte turística con la parte moderna.

Son famosos estos muelles que ves en la foto de arriba que son de madera, en origen eran almacenes, ahora algunos son casas o reconvertidos a restaurantes de lujo.

Había un mercadillo de artesanía en el que estuvieron mis padres, nosotros que teníamos más “interés culinrio” nos fuimos a un supermercado a comprar salchichas y salmón ahumado que nos hemos traido a España.

La ciudad es una preciosidad, el paisaje para llegar a ella es puro bosque y luego llegas allí con el agua, las casitas… es de cuento. De hecho vimos una boda que estaban allí para hacerse las fotos, un marco incomparable.

Javi ya está planeando un viaje a Finlandia en coche, desde Madrid hasta el norte de Finlandia, pasando por Dinamarca y Suecia, pero es que viendo estos sitios dan ganas de pasar más tiempo que una parada de crucero. Aunque estas paradas están muy bien por que son las que te ayudan a decidir que te merece la pena visitar o no.

Conocer la historia de un sitio te hace que te crees una imagen, pero luego estar allí puede modificártela. Una cosa que junca he podido entender como un país pacífico como este pudo estar en la Segunda Guerra Mundial en el lado de los nazís con Italia y Alemania, estando allí comprendes que lo que tienen los finlandeses es “Rusofobia”, ellos entraron en la guerra por estar contra los rusos y evitar otra invasión. Rusia había abandonado y permitido la independencia de Finlandia unas décadas antes, imagino que los finlandeses tenían miedo que si los rusos ganaban volverían a ocuparles. Por cierto, los finlandeses hablan de la guerra en un tono neutro, sin decir en que bando iban, imagino que será algo de lo que no se sentirán orgullosos.

Si quieres viajar a Finlandía y Helsinki, te recomiendo:

Experiencias relacionadas

4 Opiniones

  1. Anónimo
  2. Miriam

y tu ¿qué opinas?