Restaurante Piscina hawayano

Ya tenemos una nueva tradición, cada vez que vayamos a los cayos vamos a parar en este restaurante, es un restaurante Hawayano que está justo al principio del “Puente de la Siete Millas”. Y habíamos parado un par de veces, pero ahora, despues de lo bien que nos lo hemos pasado esta noche, vamos a repetirlo más veces.

Todo el restaurante es de madera y está recubierto de paja, no tiene paredes al exterior, como el clima es tan suave aquí, no hacen mucha falta, pero da una sensación de rollo caribeño muy chulo al ser todo tan abierto y tan diáfano.

Tiene una parte con una barra en plan bar de copas y luego la sala de restaurante.

Aquí esperando a que nos den mesa como buenos chicos…


Esta foto es reciclada, de la visita con las mamis, porque esta noche estaba hasta la bandera.
Nos han preguntado que si queríamos ir a la piscina a comer y hemos dicho que si, cuando hemos llegado y hemos visto la piscina nos han dado unas ganas locas de meternos en el agua. La camarera nos ha dicho que adelante, que podíamos estar en el agua lo que quisiesemos.

El sitio es una chulada, con las mesas en torno a la piscina y una barra.


Y el sitio es una maravilla para cenar, porque sobre todo tienen muchos pescados y mariscos frescos, en esta zona se pescan muchísimas langostas y cangrejos, así que tienen muchos platos con eso como base, pero frescos a más no poder y a muy buen precio.

Alejandro se ha pedido una pasta con langostinos. Aunque la salsa era picante y ha terminado con morritos (te hubiera encantado, Auxi verle, era “Alex de Mairena“)
Javi y Patricia han seguido su estela y se han pedido langostinos frescos aliñados.
Yo me he pedido un pastel de cangrejo gratinado que estaba para hacerle la ola al cocinero.
Alejandro, que no come pescado, ha elegido carne, con un Filet Mignon que estaba delicioso. Que no solo de pescado vive el hombre por estos lares, tambien tratan genial la carne.
Y Mari se ha pedido Mahi Mahi, un pescado muy bueno con arroz al coco.

Y lo mejor era el meterse en la piscina en medio de todo esto, porque la temperatura es perfecta, que puedes estar mojado sin que te de frio, al contrario, se estaba de maravilla, tanto dentro como fuera del agua.

El agua era calentita, como para que no diera impresion, pero a fresquita como para que el chapuzón fuera refrescante. Hemos tardado lo mínimo en estar metidos en el agua, es una maravilla esto de cenar y bañarse a la vez 🙂


Si te gusta la piscina: Salvapantallas de agua de Piscina o fondo de piscina para tu iPhone


Lo dicho, una cena super original con esto de alternar comida con piscina en medio de la gente cenando. Tenemso que volver más veces a este sitio, que Mari dice que es su nuevo restaurante favorito.

Experiencias relacionadas

5 Opiniones

  1. Anónimo
  2. Mari Carmen
  3. Conchi
  4. juanito
  5. Anónimo

y tu ¿qué opinas?