Sopa de Amor

Como Javi y yo somos unos cursis, solemos ponerle nombres a los platos que nos gustan y el otro día me salió un plato bastante rico, me salió de casualidad y la verdad es que nos gustó mucho. Es una sopa, muy fácil de hacer, casi no tiene calorías y es super sano. Así que Javi la ha bautizado así para pedirmela 🙂 Le prometí a Esperanza que le iba a dar la receta de la sopa, pero mejor para todos.

A mi la zanahoria no me gusta cocinada, así que no te asustes por que sea la base de la sopa por que luego no sabe a ella. Los ingredientes: tres dientes de ajo, tres zanahorias, una loncha de jamón y un sobre de sopa de cebolla en polvo (la del Pollo a la Coca-Cola).

En una olla pones mantequilla y los tres ajos cortaditos en láminas, los salteas un poco en la mantequilla, tambien puede ser aceite. Luego le cortas las zanahorias en rodajas, cuanto mas finas mejor y las vas salteando hasta que veas que la zanahoria va cambiando de color a más doradita y se arruga, vamos, que veas que está hecha, que no se quede cruda. La loncha de jamón la cortas en trocitos y los echas sobre las zanahorias y lo salteas unos 20 segundos nada más y le echas un litro de agua (esto te va a dar sopa para dos personas) y lo dejas que rompa a hervir, si tienes perejil es el momento de que le eches un poquito.

Cuando haya hervido unos minutos metes la batidora en la olla y lo bates todo hasta que no queden trocitos de nada, que se haga un caldo color naranja muy curioso, uniforme y le añades dos cucharadas soperas de sopa de cebolla. Con esto te va a quedar una sopa muy sabrosa por que el dulce de la zanahoria se mezcla con el salado de la cebolla y queda un sabor muy bueno, que no es ni una cosa ni la otra.

Ahora vamos a estropearlo, bueno, según yo a enriquecerlo, pero Javi que es más sano que yo comiendo le gusta solo hasta aquí, lo demás se lo hago a mi plato, ya tenemos el caldo, es el momento de añadirle unos fideos de pasta fina, un puñado por persona, para darle más sustancia. Y ya si quieres que esté riquíiiiiiiisima le puedes echar un puñado de queso rallado, como emmental o mozarella de ese de pizzas en hebras, que con la sopa caliente se deshace y deja un sabor muy rico, si no eres quesero, pues bates un huevo en un cuenco y lo vas vertiendo poco a poco sobre la sopa mientras lo remueves con un tenedor, de modo que el huevo se hace hebritas y tambien le da un sabor muy rico a la sopa.

Al final es un plato consistente, muy consistente y sabroso y la base no dejan de ser zanahoria, aunque creeme que no lo vas a notar, salvo en el color y un leve dulzor en la sopa de sabor de fondo. Y muy sano, mucha fibra y sienta de maravilla como cena. ¡Venga a la cocina!

Si te gusta cocinar, te recomendamos algunos sitios de recetas:
– Recetas de Cocina de Navidad
– Videos de Recetas de Cocina de Navidad
– Recetas para Halloween
– Recetas para San Valentín
– Recetas de cocina con levadura de cerveza

Experiencias relacionadas

2 Opiniones

  1. Anónimo

y tu ¿qué opinas?