Thor sobre hielo

No hace falta que te hable del frio que ha hecho estos días. Los estanques de alrededor de casa se han congelado y los pobres patos se han tenido que quedar en tierra. Y se han congelado bastante. Estábamos dando el paseo con Thor cuando hemos visto que en medio de uno de los estanques se había quedado atrapada una pelota de tenis. Para Thor las pelotas son un tesoro, porque son un juguete más para su gran caja de juguetes, así que al verla ha empezado a llorar porque quería cogerla. 

Hemos visto que la capa de hielo era bastante gruesa, no como para soportar el peso de una persona, pero un perrito si podría, así que hemos dejado que Thor entrase al estanque. Al principio tenía más miedo que vergüenza y ha entrado pasito a pasito.

Ni el mismo sabía como era posible, porque se notaba inseguro y se le escurrían las patitas por el hielo, no es que haya patinado porque las patas de los perros tienen su propio antideslizante, pero se notaba que se encontraba en un medio que le era ajeno. Eso si, el tio ha llegado sin problema hasta la pelota en el centro del estanque.

No te voy a negar, que por muy seguro que pareciese todo, yo he contenido la respiración durante todo el proceso. Javi tenía la cuerda tensa, por si en algún momento se oía crujir el hielo, pegar el tirón y levantarlo. Pero la verdad es que la capa era basatnte gruesa y se ha movido perfectamente. ¡Era impresionante!

Y nada, otro juguete más. El perrito valiente ha llegado, ha sacado la pelota del hielo, que estaba un poco fija y se la ha cogido. Un tesoro rescatado del hielo.

Experiencias relacionadas

2 Opiniones

  1. Manuela

y tu ¿qué opinas?