Torre Eiffel

La Torre Eiffel es el símbolo de París que primero nos viene a todos a la cabeza. Parece mentira que un montón de toneladas de frío acero se han convertido en un monumento. Es una gran obra de arte y sobre todo, es el corazón de París, Francia y el mundo. Por que la Torre Eiffel no es francesa, es universal. Se construyó precisamente para eso, para ser el símbolo de una Exposición Universal, la de 1889, que cuesta pensar que una obra de ingeniería se construyó en el siglo XIX, esta bonita señora tiene más de 120 años.
Y no tengo palabras para decirte lo que ha supuesto para Javi poder verla en vivo. Al llegar en el coche a París, nada más acercarnos se veía inmensa en el centro.  Es lo bonito de haber venido en coche a la ciudad, que hemos podido tener una entrada espectacular. Es como una gran aguja en el corazón de París. Fue lo primero que fuimos a visitar al llegar, aunque no hemos subido arriba, porque las colas son de película y preferimos sacar partido a la ciudad antes que pasarnos una mañana o tarde enteras haciendo cola.

La Torre Eiffel de París

Es el monumento más visitado del mundo. Todos los años hay millones de personas que pagan por darse un buen lote de subir escaleras y tramos de ascensor. El objetivo es llegar hasta los 300 metros de altura (de los 330 que mide) para tener una preciosa vista de París. Además fue la construcción más alta hecha por el hombre durante más de 40 años, un verdadero símbolo de universalidad.

Gustave Eiffel

En el momento de construcción tuvo una gran controversia, como suele pasar con las cosas innovadoras. París es la ciudad del arte, de lo clásico, de la pintura, etc. Y de repente un ingeniero, Gustave Eiffel empieza a construir una cosa enorme de acero y todo el mundo se rasgó las vestiduras. Fue un gran éxito para los visitantes, a la gente le encantó. Más de 2.000.000 de personas subieron durante la expo y eso que en los primeros meses no funcionaban los ascensores y había que hacerlo todo a pié.
Cuando la expo termina, el interés en la Torre Eiffel desaparece, en los años siguientes apenas 100.000 personas subían al año. Aunque Gustave Eiffel bajó los precios de las entradas para hacerlas más asequibles a los visitantes. El mantenimiento de la torre pierde dinero y aunque se celebró otra expo en París en 1900, no consiguió los números de usuarios que necesitaba. En 1909 la torre estaba en peligro y se hablaba de demolerla.
Pero la ciencia vino a salvar la torre. Gustave Eiffel ve peligrar su gran obra, así que la abre a todas las tecnologías que se desarrollaban en el momento. Así pues se instala un centro meteorológico, un túnel de viento, el primer teléfono de París, un telégrafo, etc. Aunque hoy en día sólo se concibe como punto turístico, resultó ser muy útil como centro de investigación.

Antena de televisión

Pero finalmente, serán la televisión y la radio quienes salven la torre. Se hacen programas desde la misma torre y se convierte en una gran antena de emisión para París, por lo que su vida útil se hace patente. Será el turismo a partir de la Segunda Guerra Mundial con el boom de la aviación, los que la conviertan en lo que es hoy.
Me habría gustado subir, pero viendo las colas inmensas que se forman en todo momento, no hemos subido.
Durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes, al tomar París intentaron quemar la torre y provocaron un incendio. Fue un fracaso y por suerte no tuvo consecuencias. Los aliados la utilizaron como antena para transmitir mensajes a los ejércitos.
Nosotros hemos tenido mucha suerte con el tiempo. Podemos pasear por los Campos de Marte, donde está la torre y disfrutar del sol y ver a la gente, los miles de turistas que venimos a verla.
Había una competencia entre Francia y Estados Unidos por tener una gran torre en una exposición universal. Primero lo intentó Filadelfia con un proyecto de una torre esbelta y finita. Pero no consiguieron el dinero, sería París quien ganaría esa carrera que escondía detrás mucho de decirle al mundo quien es una gran potencia.
 Sobre todo Francia quería tirar la casa por la ventana, porque en 1889 se celebraba el centenario de la Revolución Francesa. Aunque a Gustave Eiffel le costó muchísimo que se llevase a cabo, de hecho él pagó parte de las obras de su propio bolsillo.
La torre es propiedad de la Ciudad de París. Aunque en el momento de su construcción Gustave Eiffel se reservó durante 20 los beneficios que diese la torre a modo de pago, con la venta de entradas, experimentos, usos militares, etc.

Tenemos la suerte de tener nuestro hotel justo a dos minutos de la torre. Nada más doblar la esquina, la tenemos delante y la vista es una preciosidad. En estos momentos me encantaría que las ventanas diesen a ella. Hace unos minutos que la he visto, ya la echo de menos, esta construcción enamora. Para Javi además es más especial, él es ingeniero de obras públicas, así que tener una obra de ingeniería de esta magnitud delante ha hecho que se enamore también de ella.

Por su altura es visible prácticamente desde toda la ciudad de París. Aunque, sobre todo, son muy bonitas las vistas de la torre desde el Río Sena.

A mi encanta que algo que tiene 120 años hoy en día siga siendo un hito tecnológico y que además no se haya quedado anticuada.

Iluminación de la Torre Eiffel

Y por supuesto, si es bonita por el día, por la noche, con la iluminación se espectacular. La iluminación se ha cambiado varias veces y para las ocasiones especiales. Tiene diferentes efectos y colores, como durante la presidencia francesa de la Unión Europea que se iluminó entera de color azul.
Seguimos soñando en París
Consejos. Para visitar París, es muy importante una buena guía:

Producto disponible en Amazon.es

O si ya eres un enamorado de París, la ciudad del amor, unos souvenirs que puedes comprar o regalar:

7 comentarios en “Torre Eiffel

  1. Ayyyyy la Torre Eiffel!!! Estuvimos allí medio día!! Y teníamos las entradas sacadas desde Córdoba. Que maravilla. De noche me ecantó. Te puedes quedar horas y horas allí que no te aburres. Me encanta. Muchos besos y os echarems de menos en la fiesta de Mario…

  2. Ana Urba:

    Me encanta, sobre todo los comentarios, se agradecen mucho.

    Has hecho unas fotos preciosas de la torre, algunas no las había visto nunca, como esa que haces justo debajo de ella. Pero mi favorita es la primera, habéis conseguido que se vea la torre entera (con lo alta que es) tomando distancia y poniéndoos en el suelo, preciosa foto.

    Bueno, todas en general, las iluminadas, de noche, muy bonitas. Javi está muy guapo con el Sena detrás y la torre al fondo.

    Muchos besos.

  3. BIEN, BIEN. BIEEEEEEEN !!!!

    Que obediéntes sois ! Vaya cantidad de fotos con "bicho" que habéis hecho. Espero que sigáis en esta línea, jejeje.

    Y la Torre… uff, es difícil explicar con palabras todo lo que expresa. Bueno, cómo cada uno de los rincones de esa maravillosa ciudad !!

    ¿ Sabías que Gustavo Eiffel también participó en la construcción de la estátua de la Libertad de New York ?

    Besitos

  4. Sin palabras!!! Que maravilla!! Como me gusta Paris!!! Viaje colectivo YAAAA!!
    Le pido urgentemente a los directivos de Tripmania. (mi agencia favorita) un viaje a París YAAAA!!
    Estaria guayyyy!!

  5. Yo estoy con lo del viaje. Y Javi mas que con lo que nos gusta París, cuantos mas seamos mejor lo pasaremos. Ahora este romantico y luego uno en panda 😀

    Y ya vereis el hotel, que es super chulo, sobre todo por su situacion.

    Un besazo!

    DVD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.